Gobernador Pablo Ardila, a indagatoria

El Gobernador de Cundinamarca fue vinculado formalmente a un proceso penal por supuesto enriquecimiento ilícito y el próximo lunes deberá comparecer ante la Fiscalía.

Ardila fue vinculado por un Fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia por supuestas irregularidades en contratación durante su periodo como Gobernador, luego de que su ex asesor Julio Eduardo Riveros, conocido como ‘Yiyo', fuera investigado por unas grabaciones en las cuales admití que recibía comisiones por la adjudicación de contratos de la Gobernación y de las cuales el Gobernador recibía participación.

"Él (Yiyo) tendrá que explicarle a la justicia todas sus actuaciones. Es una responsabilidad individual que debe asumir", dijo Ardila al notificarse personalmente en el Búnker de la Fiscalía.

El Gobernador tendría que enfrentar los cargos de enriquecimiento ilícito y de celebración indebida de contratos.
Así pues, el próximo lunes 17 de diciembre el funcionario tendrá que dar sus explicaciones sobre lo que se le acusa, en especial sobre irregularidades con algunas ladrilleras del departamento.

Cuando acudió a la Fiscalía para apersonarse de la notificación, Ardila aseguró que estaba tranquilo porque durante su administración hizo las cosas bien y defendió a sus funcionarios.