Mario Uribe queda en manos de la Fiscalía

El ex senador salió de la embajada de Costa Rica en una camioneta de la Fiscalía, luego de que el Gobierno de Costa Rica considerara “improcedente” su solicitud de asilo político. El Presidente Álvaro Uribe dijo que "asume el dolor con patriotismo".

“El Ministerio de Relaciones Exteriores, en conocimiento de los antecedentes del caso, provenientes, en particular, de la Fiscalía de Colombia; amparado en los principios y normas del derecho de asilo, y con base en la información disponible, considera improcedente dicha solicitud” , señala el comunicado oficial.

“La histórica institución del asilo no debe ser desvirtuada”, argumentó el Gobierno costarricense en su negativa de asilo a Uribe Escobar, ex presidente del Congreso colombiano.

Según la nota oficial de la cancillería, en la decisión de no asilar a Uribe Escobar se tomó en cuenta una carta remitida por la Fiscalía de Colombia. Dicha misiva, apuntó, da cuenta de la “orden de captura en su contra por el delito de concierto para delinquir consistente en concertarse para promover grupos armados al margen de la ley (autodefensas o paramilitares) y de la preocupación de que no evada los requerimientos de la justicia colombiana”.

Una vez se conoció la noticia, la Casa de Nariño emitió un comunicado en que dejó ver la preocupación que siente el Presidente por la determinación de la Fiscalía en contra de su primo Mario Uribe.

En el comunicado leído por el vocero de la Casa de Nariño, César Mauricio Velásquez, el mismo Jefe de Estado, Álvaro Uribe, lamentó la condición judicial de su primo, Mario Uribe Escobar: "Me duele y asumo ese dolor con patriotismo, sin mengua en el cumplimiento de mis responsabilidades, con el interés único de proteger las instituciones, protección que además depende de los titulares de las otras ramas del poder público".

El Primer Mandatario en el texto difundido por su Secretaria de Prensa aseguró que respeta la total independencia de las diferentes ramas del poder.

El ex congresista Mario Uribe se encontraba desde la 11 de la mañana en la embajada costarricense para presentar su solicitud, horas después de que la Fiscalía ordenó su captura por supuestos vínculos con paramilitares.

La orden de arresto la impartió Ramiro Marín, delegado de la Fiscalía ante la Corte Suprema de Justicia que ha procesado por presuntos vínculos con paramilitares a 63 congresistas colombianos, de los cuales 32 están detenidos.

Del total de los investigados, 53 pertenecen a los partidos o movimientos que, como coalición mayoritaria en el Legislativo, respaldaron la reforma constitucional que facilitó la reelección de Álvaro Uribe en los comicios de 2006.

Temas relacionados