Paras juzgados en EE.UU. piden seguir bajo la Ley de Justicia y Paz

<p>Cuatro del grupo de 14 paramilitares colombianos extraditados a Estados Unidos firmaron este lunes una carta solicitando continuar formando parte del proceso de Justicia y Paz.</p>

Hernán Giraldo Serna, ‘El Patrón'; Nódier Giraldo Giraldo, alias ‘El Cabezón'; Edwin Mauricio Gómez, ‘El Mello' y Eduardo Enrique Vengoechea, alias ‘El Flaco', líderes de las Autodefensas Unidas de Colombia, Auc, suscribieron esta misiva para manifestar que, pese a estar siendo juzgados en EE.UU., están dispuestos a seguir colaborando en el proceso abierto en Colombia.

La Ley de Justicia y Paz, puesta en marcha por el Gobierno del presidente Álvaro Uribe, permitió la desmovilización de más de 30.000 paramilitares en Colombia tras un proceso de paz llevado a cabo entre 2003 y 2006.

Esta Ley ofrece ciertos beneficios a los desmovilizados como penas muy reducidas, con la condición de confesar sus crímenes y reparar los daños a las víctimas.

Los acusados firmaron el documento al término de una audiencia de seguimiento del caso de narcotráfico por el que se les juzga en la Corte Federal del Distrito de Columbia.

También comparecieron ante la Corte, Edwing Mauricio Gómez Luna y Rodrigo Tovar Pupo, alias "Jorge 40", quienes a través de sus abogados declinaron firmar la misiva, sin motivo aparente.

Los acusados aparecieron esposados y con el uniforme naranja que visten los presos en la prisión del Distrito de Columbia, D.C Jail, una de las más duras del país.

No obstante, entraron en la sala animados, tal vez, por la baza que presentaron sus abogados, aunque todavía habrá que evaluar su impacto.

Según explicaron a Efe fuentes judiciales, todavía no está claro el porqué de esta maniobra, ya que no es posible que continúen con los beneficios de esta Ley si están siendo juzgados por un delito en otro país, y podría ser una estrategia para llevar el caso al terreno político.

Su extradición causó un torrente de reacciones ya que para las víctimas, complicaba la búsqueda de los familiares asesinados por las Auc, y para los detractores de la Ley demostraba su falta de eficiencia, por considerar que, pese a todos los beneficios concedidos, los paramilitares siguieron traficando.

El juez Reggie B. Walton escuchó las quejas de los abogados y fijó una nueva vista de seguimiento del caso para el próximo 2 de agosto, en la que también se discutirá la petición de la Fiscalía de una moratoria de seis meses para fijar la fecha definitiva del juicio.

Como en audiencias anteriores la Fiscalía hizo referencia a la necesidad de analizar las pruebas que todavía están por llegar de Colombia, así como los 150 folios de las declaraciones que hizo "Jorge 40" ante un tribunal colombiano, dentro del proceso de Justicia y Paz.

Por su parte, los abogados se quejaron de las condiciones en las que viven sus clientes en la D.C Jale, donde, según contó a Efe Anthony Martín, abogado de Hernán Giraldo Serna, "los tienen 23 horas al día encerrados, nada más los sacan para darse un baño, y cuando los bajan para las reuniones con los abogados están totalmente desorientados".

Los seis pertenecen al grupo de 14 antiguos miembros de la AUC que fueron extraditados el pasado 13 de mayo a EE.UU., entre ellos, Salvatore Mancuso, Diego Fernando Murillo ("Don Berna"), Ramiro Vanoy Murillo ("Cuco Vanoy"), Fransico Javier Zuluaga y Guillermo Pérez Alzate, que están siendo juzgados en distintas Cortes del país.