Preocupación ante posibles vendettas al interior de grupos ilegales

Las autoridades expresaron su preocupación ante la posibilidad de que se estén desatando vendettas al interior de las organizaciones de narcotraficantes y ex paramilitares, en una lucha interna de poder por el negocio de la droga.

"Lograremos, con parte de las fuentes humanas que colaboran con la policía y la Fiscalía General, establecer a qué se debe estas muertes selectivas y evaluar cada uno de estos casos", dijo el coronel César Pinzón, jefe de la policía judicial, Dijin.

En la policía "manejamos varias hipótesis: puede haberse tratado de una riña o de una vendetta al interior de su organización, puede tratarse de otras bandas que quieran apropiarse" del negocio de las drogas, agregó Pinzón.

El último asesinato se produjo este lunes en Medellín, donde fue asesinado a tiros Antonio López Jiménez, vocero del grupo paramilitar Cacique Nutibara, muerto a manos de dos desconocidos que entraron a un restaurante donde se encontraba la víctima.

"La policía lo recogió (a López) en el restaurante aún con vida, pero cuando estaba siendo traslado a un centro médico de Medellín, falleció. Los desconocidos llegaron en una motocicleta y después de haberle disparado más de cinco veces emprendieron la huida", dijo el general Dagoberto García, comandante de la policía metropolitana de Medellín.

Según el general García, integrantes del grupo paramilitar Cacique Nutibara, que se desmovilizaron en un proceso de negociación con el gobierno a partir del 2003, se han reorganizado en nuevas bandas dedicadas principalmente al narcotráfico.

El coronel Pinzón indicó que López era parte de la llamada Oficina de Envigado dedicado al cobro de deudas, asesinatos y extorsión, entre otros; creado por el extinto capo del cartel de Medellín, Pablo Escobar, quien tenía uno de sus fortines en la población de Envigado, a las afueras de Medellín.

Con la muerte de Escobar, en diciembre de 1993, las tareas de cobro y sicariato han ido pasando de mano en mano de otros narcotraficantes, el más conocido y recientes de ellos Diego Murillo, alias ‘Don Berna' quien fue extraditado a Estados Unidos en mayo pasado.

López "era un hombre muy importante sobre todo la amistad que tenía con ‘Don Berna' le manejaba la parte política", agregó Pinzón.

El asesinato de López fue el más reciente de una cadena de muertes selectivas y que incluyó el 20 de julio pasado en una finca en Antioquia de José Nelson Vanoy Murillo, hermano Ramiro Vanoy Murillo, alias Cuco Vanoy; un ex cabecilla paramilitar y narcotraficante extraditado a Estados Unidos junto a ‘Don Berna'.

Temas relacionados