Puede haber "concentración del poder" con los cambios a la reforma judicial

Jesael Giraldo, presidente de la Sala Administrativa del CSJ, no ve con buenos ojos la reforma que plantea el gobierno porque lo ve como concentración del poder.

"En ningún sistema presidencialista en el que se pretenda concentrar el poder ha sido bien visto un órgano autónomo e independiente de administración de un poder como es el poder judicial. En Venezuela lo primero que hizo el presidente Chávez fue suprimir el Consejo Superior de Judicatura y entregarle la administración y el gobierno de la Rama Judicial a la Corte Suprema de Justicia y luego buscó la forma de que la Corte Suprema fuera elegida por la Asamblea Nacional. De esa manera hoy la rama judicial venezolana ha perdido, en mi juicio, la autonomía y la independencia que antes tenía".

Esto es lo que piensa el presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura (CSJ), Jesael Antonio Giraldo Castaño, de la propuesta informal que el pasado viernes 18 de julio presentó el ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio. El magistrado se refirió específicamente al punto en el que se proponen cambios en la composición de la dependencia que él preside. Es decir, que dicha sala quede compuesta por los presidentes de las Cortes Constitucional, Suprema y el Consejo de Estado y que se elija un Gerente General.

El primer borrador del articulado que entregará mañana el gobierno a los cuatro presidentes de las Altas Cortes, para que ellos en sus plenarias lo estudien y se pueda así empezar una "concertación", tiene preocupado al magistrado Giraldo Castaño, quien no ve con buenos ojos la reforma. Según él, debido a que las consecuencias inmediatas conducen a la disminución de la autonomía e independencia del poder judicial porque se le impondrán más tareas y cargas a los otros órganos con lo cual el acceso a la justicia por parte de los ciudadanos será limitado y remoto.

"Este Consejo empezó a funcionar el 16 de marzo de 1992 y se han presentando ocho reformas constitucionales para suprimirlo, lo que quiere decir que el Consejo Superior de la Judicatura no ha sido bien visto y no será bien visto en un sistema presidencialista fuerte en el que se pretenda la concentración del poder", le dijo a El Espectador Jesael Giraldo.

El presidente de la Sala Administrativa también fue enfático al afirmar que suprimir ese órgano especializado perjudicaría al ciudadano porque hasta ahora empieza a consolidarse y mostrar sus éxitos. Así mismo, indicó que ensayar con experiencias que ya fueron superadas, regresar a anacronismos que fueron lesivos para la democracia colombiana, como la cooptación, sería lesionar la democracia, hecho que ya se evidenció en el pasado. "De manera que yo no veo ninguna justificación para que en este momento se presente un proyecto que no sea otro distinto que el de distraer al pueblo colombiano".

El CSJ, órgano que administra el presupuesto de la Rama Judicial, que es de un billón 250 mil millones, está consolidando en este momento la implementación del sistema penal acusatorio, impulsa la reforma a la ley de pequeñas causas, implementa el código de la infancia y la adolescencia, tiene en curso la reforma al código de procedimiento civil y está trabajando en la reformas del código contencioso administrativo para implementar la oralidad.

De la misma manera sus esfuerzos se encuentran encaminados en la reforma a la jurisdicción de paz, en un sistema nacional de coordinación entre la jurisdicción indígena y el sistema judicial nacional, el proyecto de ley de carrera administrativa judicial, un proyecto de normas de sistema de gestión de calidad, el trámite en los procesos para el manejo en los despachos judiciales y en el perfeccionamiento de los 240 programas de capacitación.

Para Jesael Antonio Giraldo Castaño el cambio que propone el ejecutivo generaría un estancamiento y represamiento de las políticas que se están adelantando. "Nosotros somos respetuosos de las competencias del ejecutivo y el legislativo. Ellos tienen iniciativas legislativas y tienen la función principal especialmente el legislativo, de diseñar la arquitectura constitucional del Estado, pero vemos con preocupación que una institución que hasta ahora se está consolidando y hasta ahora está mostrando buenos resultados, sea suprimida o sustituida sin darle la oportunidad de la consolidación".

Temas relacionados