Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 13 horas

Naciones Unidas advierte aumento de la violencia infantil en Medellín

Al parecer, hay una evidente problemática social de la niñez de la capital antioqueña.

"Si no se brinda un decidido y eficaz acompañamiento por parte de las autoridades municipales a la población infantil de la comuna 13 de Medellín, se podría generar en el futuro cercano una delicada problemática social ligada principalmente al aumento de la violencia armada".

Esta advertencia fue hecha por Cristian Salazar Volkmann, delegado para Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, tras adelantar una visita relámpago realizada al sector del occidente de la capital antioqueña.

Según el informe, en poco más de "dos horas recorriendo los intrincados callejones", las empinadas calles y escalares que componen esta comuna y tras dialogar con sus habitantes, en especial con jóvenes escolarizados, Salazar Volkmann comprobó lo que ya ha leído en varios informes de la Sub-Oficina de Naciones Unidas en Medellín sobre la situación de la ciudad en materia de derechos humanos.

"La Oficina aquí en Medellín ha levantado varios informes sobre la situación de los niños y las niñas de la comuna 13, pero en general de toda la ciudad, por eso quería ver la situación con mis propios ojos", manifestó Salazar Volkmann, quien no ocultó su extrañeza y preocupación por los testimonios que escuchó de parte de los menores de edad.

"Un niño con el que dialogué me dijo: ‘usted me cayó bien, si me da una pistola, yo mismo lo cuido'. Esto es muy impresionante, esto expresa que los niños están creciendo en un ambiente de violencia", señaló el Delegado. "Yo creo que esto debería ser motivo de gran preocupación para las autoridades porque ahí se está incubando una nueva generación de criminales".

En su visita a la comuna 13, Salazar Volkmann también conoció el trabajo de acompañamiento a familias víctimas del conflicto armado que vienen realizando las religiosas del convento de la Madre Laura. Si bien no ahorró palabras para elogiar dicha labor, el Delegado mostró su extrañeza por el clima intimidatorio que rodea las actividades de las monjas.

"Quedé muy triste luego de conocer los hostigamientos de las que han sido víctimas y eso asusta mucho porque, uno se pregunta, si le está sucediendo esto a personas que están trabajando por el bienestar de los niños, entonces, ¿qué está pasando en la sociedad?", agregó.

Su cuestionamiento se suma a una larga lista de denuncias hechas meses atrás por diversas organizaciones no gubernamentales, quienes vienen documentando casos de reclutamientos forzados y utilización de menores de edad por parte de nuevos grupos armados y bandas delincuenciales que operan en esta zona de la ciudad.

Entre el seguimiento que las organizaciones vienen realizando también se observan casos de desplazamiento forzado de familias para evitar el reclutamiento de sus hijos así como el asesinato de varios menores de edad que se negaron a hacer parte de estas nuevas estructuras armadas, todos ellos denunciados durante este año solamente.