Condenan a la Nación por operación del Ejército donde murió una civil

En la 'Operación Mariscal', Medellín, murió Martha Janeth Correa Murillo.

El fallo fue emitido por el Juzgado Tercero Administrativo del Circuito en el proceso que se seguía por la muerte de Correa Murillo durante la operación que se llevó a cabo en la Comuna 13 de Medellín en 2002.

Por esta razón, el Estado deberá pagar la suma equivalente a cien salarios mínimos a Carlos Hernán Gaviria Agudelo, compañero de la víctima; y cien salarios mínimos para cada uno de sus hijos.

La investigación permitió conocer que en dicha operación se incurrió en excesos, como fue la utilización de efectivos, vehículos, tanquetas, helicópteros y armas de todos los calibres, para realizar las supuestas capturas de 34 personas por delitos menores.

"Los disparos de ráfagas indiscriminadas que hacían blanco en las humildes viviendas del vasto sector habitado por 4.000 personas, dando al traste con la vida de dos amas de casa y cuatro niños, quienes por lo endebles de los materiales de construcción de sus hogares, no pudieron protegerse de los disparos cruzados, amén de otras personas, que murieron en las puertas de sus casas cuando trataban de auxiliar a los heridos", señaló el fallo.

A juicio del Ministerio público la Fuerza Pública violó el ordenamiento constitucional, así como lo contenido en los tratados internacionales sobre protección de los derechos humanos, específicamente la vida, la dignidad e integridad personal.

Agregó que "el Ejército Nacional hizo uso de las armas comprometiendo el derecho fundamental a la vida de ciudadanos colombianos que formaban parte de la población civil y por ende gozaba del estatus de personas protegidas (...)"

Para la Procuraduría resultaba previsible que con un ataque de tal magnitud, en un lugar densamente poblado por cerca 34l mi personas y con viviendas rudimentariamente construidas en bahareque se ocasionarían daños a personas y bienes protegidos por las leyes humanitarias del conflicto.

 

 

Temas relacionados