Extinción de dominio a bienes de ex funcionaria de hidroeléctrica

Teresa de Jesús Castaño Grajales fue condenada a 42 meses por corrupción.

Los bienes de la ex funcionaria quedaron en poder del Gobierno, después que las autoridades confirmaran que utilizó su cargo para llevar a cabo actos de corrupción.

Castaño Grajales, ex subgerente administrativa de la Central Hidroeléctrica de Caldas (CHEC), ya fue condena a 42 meses de prisión e inhabilidad de por vida para ejercer cargos públicos, falló proferido por el Tribunal Superior de Manizales en su contra.

De acuerdo con las pruebas presentadas por la Fiscalía Tercera Delegada ante el Tribunal, la funcionaria no demostró el injustificado incremento de su patrimonio, superior a los $400 millones , entre 1996 y 2000, período en el que laboró para la mencionada empresa.

Una de las propiedades que ya pasaron a manos del Estado, fue una de las principales pruebas en este proceso.

Se trata de una vivienda que la ex funcionaria construyó en el barrio Tejares de Manizales, avaluada en monto similar al incremento de su capital. Así mismo, se detectaron irregularidades que develaron corrupción administrativa en la entidad.

Castaño Grajales permanece recluida en la Cárcel de Mujeres de la capital caldense.