Ex jefe paramilitar coleccionó cerca de 12 mil documentos de sus víctimas

Además ordenó exhumar e incinerar 200 cadáveres para evitar que las autoridades los hallaran.

El jefe paramilitar Carlos Mauricio García, asesinado en 2004 por rivales, coleccionó los documentos de identidad de unas 12.000 personas que fueron asesinadas o desaparecidas por orden suya, aseguró un antiguo lugarteniente de ese cabecilla.

Los documentos eran guardados por García en su domicilio clandestino, afirmó Luis Adrián Palacio, alias 'Diomedes', uno de los hombres más cercanos al desaparecido jefe paramilitar.

García, antiguo lancero del Ejército conocido con el alias de 'Rodrigo' o 'Doble Cero', creó el Bloque Metro (BM), reducto asociado a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU), grupo paramilitar de los hermanos Fidel, Carlos y Vicente Castaño, todos ellos desaparecidos.

El BM tuvo como área de operaciones Medellín y una vasta región al este y el noreste de esta ciudad, y se extinguió tras una guerra con el llamado Bloque Cacique Nutibara (BCN), liderado por el narcotraficante Diego Fernando Murillo, alias 'Don Berna', extraditado hace más de un año a Estados Unidos.

La confrontación la desató, al parecer, la postura de García contra la infiltración de narcotraficantes en las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), organización que se disolvió a mediados de 2006 tras desarmar a más de 31.000 paramilitares.

García fue asesinado en mayo de 2004 en la ciudad de Santa Marta, adonde había huido para ponerse a salvo de sus rivales.

En una versión de su testimonio divulgada por la Fiscalía, Palacio indicó que García coleccionaba las cédulas de identidad en su casa de Cristales, zona rural de San Roque, en Antioquia.

Los documentos eran de "personas asesinadas o desaparecidas entre 1996 y 2003 por paramilitares del Bloque Metro", señaló la entidad judicial, y agregó que, según el mismo lugarteniente, García "ordenó incinerar los documentos cuando estalló el enfrentamiento" entre el BM y "otras facciones armadas ilegales".

Palacio sostuvo que la guerra la desató el asesinato, en el territorio que controlaba el BM, del paramilitar 'El Mexicano', que era "amigo cercano" de Carlos Mario Jiménez, alias 'Macaco', otro jefe paramilitar extraditado a Estados Unidos.

El mismo lugarteniente aseguró que García dio la orden de "exhumar e incinerar 68 cadáveres en el municipio de Santo Domingo (Antioquia) y más de 50 en San Roque, para evitar que las autoridades los hallaran".

El Sistema de Información de Justicia y Paz (SIJYP), de la jurisdicción judicial en la que comparecen los paramilitares desmovilizados, tiene documentadas 12.080 víctimas del BM.

El paramilitar Palacio aseguró en declaraciones pasadas que, por instrucciones de su jefe García, se infiltró en guarniciones militares, de las que retiraba armas y uniformes para las Auc.

Palacio implicó en una de estas entregas al general en retiro Mario Montoya, antiguo comandante del Ejército y actual embajador de Colombia en República Dominicana.

Temas relacionados