Sentir hambre en la guerrilla es un delito

Alias ‘Danilo', desmovilizado de las Farc, dice que intentar saciarla es sinónimo de muerte.

Alias ‘Danilo' un joven guerrillero de 18 años desertó del frente 49 de las Farc debido al desespero y difícil situación que se vive al interior de la guerrilla.

Según narró el joven, en las Farc el hambre es un delito, e intentar saciarla es sinónimo de muerte.

"Nos internamos en un territorio agreste y el alimento empezó a escasear; comíamos agua con maíz y sal, pero eso fue debilitando la moral de muchos, por eso cuando las mujeres lloraban las fusilaban porque consideraban que a cualquier momento se fugarían".

Tras permanecer cuatro años al interior de las filas de la guerrilla, ‘Danilo' sabía que cada día estaba más cerca de la muerte y que su vida "pendía de un hilo", de ahí que prefirió huir antes de seguir soportando los malos tratos, las humillaciones, las largas caminatas y la certeza de un amanecer marcado por el hambre y los deseos de reencontrarse con sus padres.

"Similar situación sucedía con los compañeros que por amortiguar el hambre se robaban un pedazo de panela o una libra de azúcar; una vez los cabecillas los descubrían ordenaban su fusilamiento, como sucedió con ‘Freddy' y con ‘Peligro'", relató el desmovilizado.

El joven, que ingresó a las filas de las Farc por ignorancia, necesidad y falta de oportunidades aprovechó su turno como centinela y apoyado por la oscuridad, inició una carrera desenfrenada hacia la libertad. Huyó del Caquetá y se alejó de los hombres de ‘Joaquín Gómez', para buscar la ayuda del Ejército.

"Yo me volé de mi casa cuando tenía 14 años; me aseguraron que en la guerrilla lo tendría todo pero nunca fue así, porque si por alguna razón lograba conseguir dinero, ellos me lo quitaban y nunca me permitieron comunicarme con mis papás quienes solo supieron de mi estadía en la guerrilla por la gente de la vereda que me vio partir rumbo a los campamentos de las Farc", relató el joven guerrillero.

‘Danilo' logró llegar hasta Neiva donde encontró a un grupo de soldados a quienes les relató su travesía. Ahora se encuentra en el programa de atención a los desmovilizados del Gobierno Nacional.

"Lo único que quiero es olvidarme de las cosas horribles que viví en la guerrilla y estudiar para convertirme en un gran médico y estar cerca de mis padres".

últimas noticias