Aseguran a cinco militares por “falsos positivos” de Soacha

Los efectivos son sindicados de la muerte de dos de los jóvenes caídos en esa empresa criminal.

Con medida de aseguramiento sin beneficio de excarcelación fueron cobijados cinco de los sindicados en la ejecución de los crímenes estatales reportados en Soacha, Cundinamarca, bajo la modalidad conocida en Colombia como "falso positivo".

Los uniformados son sindicados de la muerte de dos de los jóvenes, cuyos cadáveres fueron trasladados al departamento de Norte de Santander, simulando que se trataban de guerrilleros muertos en combate.

La medida afecta a Pedro Antonio Gamez Díaz, Darío José Palomino Ballesteros, Sandro Mauricio Pérez Contreras, Uriel Ballesteros Obeso alias ‘Pocho', y Ender Obeso Ocampo alias ‘Pique', como posibles coautores de los delitos de homicidio agravado, desaparición forzada concierto para delinquir agravado.

Se presume que los militares guardan responsabilidad en el asesinato de los jóvenes Camilo Andrés Valencia y Daniel Suárez Martinez que, al parecer, fueron engañados por soldados que los conminaban a participar de la búsqueda de una guaca, que supuestamente contenía dinero incautado a grupos irregulares.

Se dice que, con ese pretexto varios muchachos fueron convocados a un lugar aún por precisar, donde habrían muerto a tiros a manos de soldados del Ejército Nacional.

Los hechos materia de esta investigación sucedieron entre el 5 y 7 de diciembre del años 2007, cuando tropas regulares reportaron la muerte de dos supuestos guerrilleros en un enfrentamiento con las Farc, en Norte de Santander, cuando en realidad se trataba de los muchachos desaparecidos en Soacha.

En el caso de Gamez Días, la Fiscalía precisó que el sindicado se encuentra privado de la libertad en la penitenciaría La Picota en Bogotá. Pese a la calidad de personas ausentes que mantienen los demás detenidos, el Fiscal de instrucción reiteró las órdenes de captura.

Esta decisión se suma a las medidas de aseguramiento que pesan sobre militares de alto rango involucrados en este escándalo como el coronel (r) Álvaro Diego Tamayo Hoyos, y otros como el soldado profesional, Medardo Ríos Daza.

Temas relacionados