Viuda del magistrado Urán desmiente afirmaciones sobre incendio del Palacio

Dice que la conflagración se originó de una manera muy distinta a la expresada por la Juez García de Useche.

Ana María Bidegain, viuda del magistrado Carlos Horacio Urán, manifestó que algunas de las declaraciones de la ex juez de Órden Público, Clemencia García de Usecehe, frente al incendio del Palacio, no se ajustan a la realidad, pues no corresponden a muchos de los detalles que ella conoció en el mismo momento de la toma.

Señaló que no es cierto que el incendio se haya originado 45 minutos después de iniciada la toma, como lo aseguró la ex funcionaria, pues este empezó a hacerse evidente unas ocho horas después de perpetrada la acción insurgente.

Indicó que fue cerca de las 7:30 de la noche que recibió la última llamada de su esposo Carlos Horacio, fallecido en la tragedia, quien le manifestó su decisión de movilizarse, debido al abundante humo que empezaba a dificultarle la respiración. Fue entonces cuando se convirtió en rehén de los rebeldes, parapetados en el baño del tercer piso.

Ana María Bidegain indicó que, a juzgar por los señalamientos de la también ex fiscal, García de Useche, todo se debe a las declaraciones falsas que entregó el ex magistrado Samuel Buitrago, que fue la misma persona que la llamó a decirle que su marido había sido asesinado en el baño, junto con Manuel Gaona, Carlos Medellín y Luz Stella Bernal, versión que considera improbable, teniendo en cuenta los análisis forenses aplicados a los cadáveres.

Buitrago también habría hecho referencia a la afinidad y cercanía existente entre Manuel Gaona y Carlos Horacio Urán, cuando la viuda de este último dice dar fe de que ellos ni siquiera pudieron haberse dado la mano, pues no se conocían.

Esta catedrática universitaria se pregunta si Buitrago no hace parte también del llamado pacto de silencio que habrían conformado algunas personalidades de la vida nacional para ocultar los hechos de Palacio de Justicia, pues todas sus declaraciones parecen ir encaminadas, precisamente, al propósito de mantener en secreto lo que ocurrió durante aquella tragedia.

Sigue cuestionándose si el ex funcionario judicial no está haciendo lectura de un guión en el que se dice qué se puede decir y qué no, para no romper el acuerdo y dejar ver la responsabilidad de algunos poderosos en los hechos delictivos que pudieron rodear la retoma.

Ana María Bidegain dice sentirse como si no hubiera habido ningún avance en torno al esclarecimiento de este hecho, pese a la conformación de una Comisión de la Verdad, pues siguen vigentes las mismas premisas falsas de siempre, como la muerte de los magistrados Gaona y Reyes Echandía.

Para ella, es diciente el hecho de que los informes de balística hayan demostrado que el tiro de gracia con el que murió Gaona Cruz fue originado con una 9 milímetros, de la que no disponían los guerrilleros del M-19 que hicieron parte de la toma.