Justicia Ordinaria, a retomar violaciones a DDHH por parte de militares

La Corte Suprema ordenó reabrir investigación de asesinatos extrajudiciales cometidos en 1985.

Casos de violaciones a los derechos humanos por parte de militares que hayan sido abordados por la Justicia Penal Militar, en los cuales cursen acciones de revisión, deberán ser reabiertos por parte de la Jurisdicción Ordinaria, según lo determinó la Corte Suprema de Justicia.

Para la Corporación, aún cuando la Constitución de 1886 no dio lugar al establecimiento de una norma que impidiera al operador de justicia dar cuenta del yerro en el que estaba incurriendo, la adscripción posterior del país a convenios internacionales de derechos humanos obligan al Estado a dar prelación a tales disposiciones, por cuanto deben revisarse los casos de sismilar naturaleza que hayan sido dirimidos por tribunales castrenses.

"Dada la inexistencia de una norma inequívoca que reconociera esa prelación, lo cual llevó a la Corte Suprema de Justicia a negar el control de constitucionalidad de las leyes frente a los textos de derecho internacional, como se lee en el siguiente antecedente: Pero ello no significa que en vigencia de la anterior constitución, los convenios y tratados internacionales aprobados y ratificados por Colombia no tuvieran fuerza obligacional", sostuvo la Corte Suprema.

La Alta Corporación hizo uso de una anterior jurisprudencia en la que determina las limitaciones de la Justicia Penal Militar para conocer los delitos cometidos por efectivos de la fuerza pública, pues su competencia no va más allá de los cargos relacionados con la ejecución de funciones propias de sus cargos.

Al determinar la Corporación, apoyada por la misma Corte Constitucional, que las ejecuciones extrajudiciales no constituye un acto del servicio, la Sala se vio abocada a compulsar copias a la Fiscalía General de la Nación para que reabra la investigación en la que se precluyó la responsabilidad de oficiales y suboficiales de la Policía en el asesinato de dos civiles, en septiembre de 1985.

Se refiere al caso en el que un tribunal de la jurisdicción militar terminó absolviendo a los agentes oficiales implicados en los homicidios, tras el operativo que se inició en el sur de Bogotá por el recordado asalto de un camión de leche, protagonizado por guerrilleros del M-19, hace casi 25 años.