Jorge Castro Pacheco negó nexos con el paramilitarismo

El ex congresista reiteró que nunca hizo pactos con el bloque Norte de las autodefensas.

En la primera audiencia del juicio que se le sigue por supuestos vínculos con los paramilitares, ante los magistrados de la Sala Penal de la Corte el ex parlamentario Jorge Castro Pacheco negó haber tenido relaciones con este grupo armado ilegal o, mucho menos, beneficiarse de éste con fines electorales.

Castro Pacheco dijo en su defensa que en 2002 él no fue el elegido al Senado de la República sino Dieb Maloof, de quien era segundo renglón. Agregó que no contaba con los recursos o el caudal electoral para asumir una campaña electoral por su cuenta, y recordó que en 1998 también llegó al Congreso pero como tercer renglón de Roberto Pérez Santos.

Cuando la Fiscalía tomó la decisión de llamarlo a juicio, anotó: “la situación de Dieb Maloof como cabeza de lista al senado no puede evaluarse separadamente de la de su segundo renglón, Jorge Castro Pacheco, porque a ambos les asistía el interés de obtener los votos necesarios para ser elegidos. Entonces, el hecho de haberse acogido el primero a sentencia anticipada aceptando cargos por concierto para delinquir, precisamente, por su alianza electoral con las autodefensas ilegales, afecta directamente también a su segundo renglón Castro Pacheco”.

Castro Pachecho, que se entregó a las autoridades en mayo de 2008 en Barranquilla, sostuvo que los sufragios que lo favorecieron tuvieron origen en sus relaciones con gente influyente económica y políticamente hablando, pero nunca con paramilitares. Y cuestionó la lógica de la acusación de la Fiscalía, señalando que es el único segundo renglón recluido en la cárcel La Picota por el escándalo de la parapolítica.

El ex jefe de informática del DAS y uno de los principales testigos contra Castro, Rafael García, declaró en el proceso que el político fue designado como puente entre García y el comandante ‘para’ extraditado Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’. Castro Pacheco refutó este testimonio. Su hija, Norella Castro Rozo, le contó a este diario que ‘Jorge 40’ les robó a sus padres un bulldozer, muestra clara de que Castro Pacheco no tenía buenas relaciones con el jefe ‘para’.

A Castro Pacheco también lo tiene en líos jurídicos el llamado Pacto de Pivijay, suscrito en noviembre de 2001 por políticos de Magdalena. La justicia indaga si dicho pacto fue promovido por ‘Jorge 40’ ´para garantizar la elección de Maloof y otros candidatos al Congreso, así como de varios aspirantes a alcaldías de ese departamento. En su audiencia, Castro Pachecho afirmó que este documento se limitaba exclusivamente al terreno político e indicó que entre los firmantes no había un solo jefe paramilitar.

En cuanto al “Pacto de Pivijay”, suscrito en  noviembre de 2001, supuestamente fue organizado por Jorge 40 para garantizar la elección de los congresistas Dieb Maloof, Jorge Castro, José Gamarra Sierra y Gustavo Orozco, así como varios candidatos a las alcaldías de Pivijay, San Ángel, Algarrobo, Zapayán, Salamina, Remolino, Chivolo y Arigauní. El documento establecía que los dineros obtenidos por la reposición de votos de los candidatos elegidos debían destinarse a la construcción de una obra del municipio que saliera elegido por sorteo.

Uno de los testimonios más esperados en la audiencia de hoy era el de Tovar Pupo, quien hablaría desde Estados Unidos en teleconferencia. Sin embargo, su abogado leyó un comunicado en el que manifestó que Tovar Pupo no sabe si continuará brindando declaraciones relacionadas con procesos penales en Colombia.

Temas relacionados