Manual de bolsillo para que militares no se excedan en sus funciones

Los uniformados portarán, además del fusil, una tarjeta con "las reglas de encuentro" para actuar según la amenaza.

El ministro de Defensa, Gabriel Silva, presentó "Las Reglas de Encuentro", un conjunto de normas sencillas que determinan los niveles, intensidades y tipos de uso de la fuerza según la amenaza, e integran las obligaciones de derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario al lenguaje operacional, estableciendo las circunstancias en las que los militares pueden entablar combate.

El material de entrenamiento, diseñado por el Ministerio de Defensa, el Comando General de las Fuerzas Militares y las diferentes fuerzas, con el apoyo del gobierno de Estados Unidos, incluye más de 400 mil tarjetas que incorporan las reglas de encuentro y serán entregadas a los militares que se encuentran en terreno, así como 2.000 instructivos de bolsillo para los comandantes, 250 pendones pedagógicos y 700 vallas con escenarios que recrean situaciones operacionales extraídas de la realidad y en las que estas reglas deben aplicarse, todo en el marco de una estrategia de entrenamiento.

"El fin de este material es preparar a nuestros hombres y mujeres para que cuenten con todas las herramientas necesarias para operar en el contexto operacional colombiano, que es un contexto dinámico y que supone mayores retos en el uso de la fuerza, porque nuestras tropas enfrentan amenazas de diferente naturaleza que operan en grupos pequeños, valiéndose de la población civil y con un nivel violencia y organización tal que deben ser combatidos por las Fuerzas Militares", señaló el jefe de la cartera de la Defensa.

Silva criticó el manejo de información sobre las investigaciones a miembros de la Fuerza Pública, al señalar que se abusa de las garantías judiciales para los delincuentes.

"A todos los ciudadanos hay que darle garantías jurídicas por igual, pero lo que nos preocupa es que a veces se exceda y se abuse de las garantías para los delincuentes como recientemente sucedió con alias 'Kener' (...) En muchos casos vemos como no hay igual celo por defender los derechos fundamentales de nuestros hombres que defienden con su vida a los colombianos", puntualizó.

Así mismo, señaló que en algunos casos se maneja con ligereza la información de piezas procesales y se viola la reserva del sumario en los casos que se inician contra militares por actuaciones ilícitas en el ejercicio de sus funciones. "No puede ser que nuestros hombres sean custodiados como los peores delincuentes cuando apenas están en proceso de ser evaluados jurídicamente por acciones en el servicio".

Por su parte el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, dijo que ese material es un aporte dirigido a garantizar la legitimidad en todas y cada una de las actuaciones en que intervengan los soldados.

"Hoy, como ayer, ningún miembro de las Fuerzas Militares puede justificar una conducta ilegal aduciendo haber recibido instrucciones superiores o complacencia de sus comandantes o del gobierno", aseveró Padilla.

Finalmente, advirtió que estas reglas no solo refuerzan el compromiso de las Fuerzas Militares con el respeto a los derechos humanos y el Derechos Internacional Humanitario, "sino que además protegen a nuestros hombres y mujeres, garantizando que sus actuaciones se enmarquen en la ley y evitando excesos en el uso de la fuerza".

Las Reglas de Encuentro

1. Unas reglas para aquellos contextos de hostilidades en los que el uso de fuerza puede ser la primera opción cuando se ataca un objetivo militar previamente identificado. Se trata de reglas de enfrentamiento para el combate terrestre: la tarjeta roja.

2. Y, unas reglas para escenarios en los que el fin último es mantener la seguridad garantizando la consolidación del territorio y el respeto por el Estado de Derecho, en los que el uso de la fuerza únicamente puede darse en circunstancias excepcionales en ejercicio del derecho a la legítima defensa. Estas reglas han sido denominadas reglas de uso de la fuerza para operaciones terrestres de mantenimiento de la seguridad: la tarjeta azul.

Con la tarjeta roja, quienes se ven compelidos a hacer uso de la fuerza entenderán que sólo se pueden atacar objetivos militares previamente identificados como tales en las órdenes de operaciones en las que han sido ponderados todos los principios del derecho internacional humanitario: el uso de las armas NO puede ser indiscriminado y se debe reducir al máximo el daño que se pueda causar. En todos los casos, como siempre ha sido, es deber de las Fuerzas Militares proteger a la población civil y a los bienes civiles.

Temas relacionados