Condenan a 20 años de cárcel a capitán Gordillo, por masacre de San José de Apartadó

Se trata de uno de los oficiales de la Brigada 17 involucrados en el asesinato de ocho civiles, entre ellos tres niños.

A 240 meses de cárcel fue condenado el capitán de la Brigada 17 del Ejército, Guillermo Armando Gordillo Sánchez, por su participación en el homicidio de ocho personas en la llamada masacre de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, durante la cual murieron niños de dos y cinco años de edad.

Así lo determinó el Juzgado Primero Especializado de Antioquia, que lo encontró responsable de los delitos de homicidio en persona protegida, actos de barbarie y concierto para delinquir.

De la misma manera, el Juez le ordenó el pago de más de 726 millones de pesos, equivalentes a 1.410 salarios mínimos mensuales vigentes, así como a una inhabilidad de 15 años en el ejercicio de funciones públicas.

El Oficial al servicio de la cuestionada Brigada 17, con sede en Carepa, Antioquia, confesó que más de 100 uniformados del Ejército acompañaron a 50 paramilitares que hacían parte del Frente Héroes de Tolová en labores de patrullaje, en momentos en los que se produjo la masacre.

Indicó que la operación ya había sido pactada con mucho tiempo de anticipación entre ese grupo paramilitar, comandado por Diego Fernando Murillo, alias "Don Berna", y un General, un Coronel y un Mayor del Ejército, que se encargaron de repartir funciones y que, incluso, habrían informado a sus subordinados sobre la presencia de los paras, disfrazados de labriegos.

En la masacre, que se produjo el 21 de febrero de 2005 en la vereda de Mulatos Medio de San José de Apartadó, fueron asesinados todos los integrantes de dos familias, entre los que se cuenta a dos pequeños que se habían refugiado debajo de sus camas, los que significó el abrebocas de una nueva andanada de asesinatos en contra de civiles, que integraban la Comunidad de Paz.

Además del capitán Gordillo, fueron vinculados otros diez militares que fueron llamados a juicio por el Juzgado Segundo Penal Especializado de Antioquia, diligencia que ha dado lugar a la sospecha de que el general (r) Mario Montoya, entonces Comandante de la Primera División del Ejército, también es coautor del delito, según lo precisa la parte civil.