Juez 51 sigue a la espera de informe de EE.UU. en caso Palacio

Requirió nuevamente a Mininterior para que informe en qué va la solicitud al Gobierno norteamericano.

Que se le informe cómo se ha desarrollado el trámite de solicitud de un informe acopiado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, frente a los hechos ocurridos en el holocausto del Palacio de Justicia, solicitó la Juez 51 Penal del Circuito de Bogotá al Ministerio del Interior y de Justicia.

En una comunicación dirigida a esa Cartera del Ejecutivo, la titular del despacho, Cristina Trejos, recordó la orden del auto expuesto en la Carta Rogatoria No. 001 del 23 de noviembre de 2009, para que se de cuenta del documento, obtenido por el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, con miras a su análisis dentro del juicio que enfrenta el general (r) Iván Ramírez Quintero.

"Le solicito se sirva informar el trámite dado (...) mediante el cual se dispuso requerir al Departamento de Justicia de Estados Unidos de América para que remitieran con destino al proceso en referencia, prueba desclasificada por el Departamento de Estado de los E. U. A., clasificada por el embajador de ese país en Colombia, Curtis Kamman y obtenido por el Archivo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos", señala la misiva. 

La nueva petición, fechada el 15 de marzo pasado, es la segunda que emerge de este operador de justicia en menos de una semana, pues durante audiencia del miércoles pasado, la Juez había hecho expreso este requerimiento frente al descubrimiento de la prueba.

En el mencionado informe, titulado "State Departament Says Colombian Armmy Responsable for Palace of Justice death, disapppearances", que se mantuvo clasificado como de carácter secreto durante diez años, se da cuenta de una reunión de integrantes de la Embajada de los Estados Unidos con ONG colombianas y algunos representantes de la Fuerza Militares, en la que estuvo presente el coronel (r) Luis Alfonso Plazas Vega.

En el documento se señala que Plazas comandó el operativo de retoma del Palacio de Justicia en 1985, en el que fueron asesinados varios guerrilleros y civiles extrajudicialmente, incluyendo a 11 personas que se encontraban en la cafetería del edificio, que fueron víctimas de desaparición forzada.