Fiscalía declara imprescriptible caso de Bernardo Jaramillo

Al considerarlo como un  delito de lesa humanidad, evitó el cierre de la investigación.

El asesinato del ex precandidato presidencial de la Unión Patriótica, UP, Bernardo Jaramillo Ossa, no prescribirá, por determinación de un Fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación, que lo declaró como un delito de lesa humanidad.

A escasos cuatro días del vencimiento de los términos de la investigación, el ente acusador determinó que el homicidio había sido perpetrado en el marco del propósito de atentar contra un grupo humano, en este caso, emergido por la convergencia en las convicciones políticas de sus integrantes.

Con esta determinación, se abren las puertas a que el proceso de exterminio de esta colectividad izquierdista sea considerado como un crimen contra la humanidad, toda vez que fueron miles de sus militantes los que terminaron asesinados, por intolerancia frente a sus preceptos ideológicos.

Jaramillo Ossa fue ultimado el 22 de marzo de 1990 en inmediaciones del Puente Aéreo de Bogotá, cuando se disponía a tomar un avión con destino a Santa Marta, Magdalena.

El dirigente fue atacado a tiros por un sicario que apenas contaba con 17 años de edad y que las autoridades identificaron más tarde como Andrés Arturo Gutiérrez.

Por el crimen ya habían sido condenados los hermanos Carlos y Fidel Castaño Gil, luego de que el Juzgado Octavo Penal Especializado de Bogotá los sentenciara a 18 años de prisión, tras hallarlos responsables del delito de homicidio agravado con fines terroristas y absolverlos de la acusación por concierto para delinquir.