Reino Unido lamenta falta de progresos en Derechos Humanos en Colombia

En un informe se critican los problemas estructurales del país, en ese sentido.

El Reino Unido considera que siguen existiendo "problemas estructurales subyacentes" en Colombia que socavan los Derechos Humanos y lamenta la "falta de progresos" realizados en esta materia por Cuba, donde detecta signos que indican un probable "aumento de la represión".

Así se recoge en el informe anual del 2009 sobre la situación de los Derechos Humanos que presentó hoy en Londres el ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, David Miliband.

En este documento, de 192 páginas, Colombia y Cuba figuran, junto con otros 20 Estados, en la lista que cada año elabora el Foreign Office sobre los países que continúan violando los derechos fundamentales.

Exteriores consideró que la situación general que se vive en Colombia sigue constituyendo "una gran preocupación" por la existencia de "problemas estructurales subyacentes" que limitan los derechos fundamentales.

El Foreign Office incluyó en su documentado de forma particular los problemas relacionados con la "exclusión, la marginalidad, la pobreza, la desigualdad, la propiedad de la tierra, la impunidad y una falta de acceso a la justicia" que se detectan en ese país.

Londres reconoce que durante el pasado año, el Gobierno colombiano "adoptó un enfoque más abierto y con un talante más cooperador" para solventar esta problemática y destacó las invitaciones hechas a observadores internacionales de la ONU.

No obstante, el Gobierno británico señaló que "pese a los intentos de Colombia por reforzar la ley, las actividades de grupos ilegales armados continúan teniendo un impacto negativo grave".

"Los grupos armados ilegales, el terrorismo y la guerrilla siguen matando y abusando", alertó.

Además, en el informe se manifiesta la "gran preocupación" del Foreign Office por el incremento experimentado en el 2009 por nuevas bandas armadas y ante el regreso a las prácticas criminales de paramilitares supuestamente desarmados.

En cuanto a la situación de Cuba, el Reino Unido lamentó las "pocas mejoras concretas" registradas en cuestión de Derechos Humanos por ese país en 2009 y alertó de la existencia de "signos de que la represión podría estar aumentando".

Indicó que "Cuba es un Estado autoritario, centralizado, de un partido único, donde a la gente se le niegan de forma regular sus derechos civiles, políticos y económicos".

Londres deploró también la "falta de progresos" hechos en esta materia y observó que aunque la Constitución cubana garantiza los Derechos fundamentales, estos no se llevan a la práctica, "contrariamente a la existencia y objetivos de un Estado socialista" a la vez que el código penal cubano "criminaliza a los disidentes".

"Pese a que el presidente Raúl Castro ha hablado de reformas económicas, el pasado año no se dieron cambios estructurales sustanciales, aparte de iniciativas positivas en agricultura", recordó.

El Gobierno británico criticó también la ausencia de derechos en materia de propiedad, la existencia de límites a la libertad de movimiento que existen en la isla y las restricciones en los accesos a la información.

Puesto que en Cuba no se tolera la oposición política, los disidentes, entre los que incluye a los defensores de los Derechos Humanos y a los periodistas independientes, "se enfrentan a graves consecuencias" por el ejercicio de estas actividades, señaló.

Entre ellas, enumera, por ejemplo, las penas de cárcel, detenciones, los cargos criminales, la intimidación, la negativa de oportunidades laborales o la violencia
"Los contratiempos han sido más llamativos que los progresos", afirmó Miliband en su intervención.

En ella, este titular expresó preocupación por la práctica de tortura y las actividades terroristas que continúan registrándose en Pakistán y Arabia Saudí y comentó la situación que se vive en China, de donde regresó hoy tras una visita de tres días.

Sobre ese último país, el ministro manifestó su inquietud por "el empleo de la tortura, las detenciones arbitrarias, el arresto de defensores de los Derechos Humanos y disidentes políticos, vejaciones a prisioneros, la pena de muerte y la imposición de políticas restrictivas en Tíbet y Xinjiang" que lleva a cabo China.

Los otros Estados considerados "preocupantes" en el informe son: Afganistán, Bielorrusia, Birmania (Myanmar) , Colombia, Cuba, Corea del Norte, República Democrática de Congo, Irán, Irak, Israel y los territorios palestinos, Rusia, Somalia, Sri Lanka, Sudán, Siria, Turkmenistán, Uzbekistán, Vietnam, y Zimbabue.