Nuevo regaño del Consejo de Estado a Empresa de Energía, por accidentes con redes

La magistratura ordenó reparar a los familiares de ciudadano que murió electrocutado hace 15 años.

Un fuerte llamado de atención hizo el Consejo de Estado a la Empresa de Energía de Bogotá, debido a los frecuentes accidentes causados por la inadecuada instalación de las redes en los barrios, que ha cobrado la vida de decenas de personas en los últimos años.

Para la magistratura, aún cuando se ha demostrado que las urbanizadoras, en numerosas oportunidades han violado normas de seguridad, al no mantener las distancias requeridas entre la ubicación de los cables de alta tensión y las edificaciones, corresponde a la prestadora del servicio público vigilar permanentemente el cumplimiento de estas disposiciones, teniendo en cuenta del riesgo que puede causar el contacto directo de cualquier transeúnte con tales estructuras de tráfico de electricidad.

"Las empresas prestadoras del Servicio de Energía tienen la obligación de realizar una permanente vigilancia en las redes eléctricas que han instalado. Se trata de una actividad considerada como peligrosa, en cuanto interviene la conducción de energía eléctrica, mediante cables de alta tensión, de manera que la entidad estatal, dueña de las redes y prestadora del servicio de energía queda con la obligación de velar por el adecuado funcionamiento de este servicio", sostuvo la Sección Tercera del Alto Tribunal.

A través del fallo, el Consejo de Estado ordenó a la Empresa estatal a reparar a los familiares de una persona que falleció electrocutada, luego de entrar en contacto accidental con uno de los cables que colgaban de los postes del barrio Santa Librada, al sur de Bogotá, a solo 50 centímetros de uno de los límites de su vivienda.

El 20 de febrero de 1995, Luis Alberto Rivera, perdió la vida, al recibir una fuerte descarga eléctrica que se produjo en momentos en que se recostaba cerca de un muro de la casa, hecho que posteriormente motivó la demanda.

La magistratura condenó a la Empresa de Energía de Bogotá al pago de cerca de 170 millones de pesos a los familiares de la víctima, como reparación material, luego de 15 años del lamentable accidente.

El Consejo de Estado consideró que era inobjetable la responsabilidad de la empresa estatal, pues el hecho evidenciaba la falta su falta de previsión, dejando al descubierto la falta de mantenimiento y de vigilancia sobre las redes, que hubieran podido evitar esta tragedia.

Temas relacionados