Aseguran a militar por “falso positivo” en el que murió un menor

Se trata de un soldado profesional involucrado en el asesinato de una pareja de hermanos.

Por su presunta responsabilidad en la ejecución extrajudicial de dos hermanos, uno de ellos menor de edad, fue cobijado con medida de aseguramiento el soldado profesional del Ejército Nacional, Anderson Guzmán Roldán, en un nuevo capítulo del llamado escándalo de los "falsos positivos".

Así lo determinó la Fiscalía General de la Nación, que previo a dictar la medida intramural, le imputó cargos al acusado por el homicidio de los dos jóvenes de Concepción, Antioquia.

Según la investigación, el hecho ocurrió en la vereda Corrientes de esa población el 2 de julio de 2004, cuando uniformados que se identificaron como paramilitares, raptaron a un menor de 16 años con el fin de que éste los llevara a la vivienda de su hermano, Andrés Fernando Marín Guarín.

Luego de arribar a la residencia de esta persona, éste personal armado dio cuenta de su identificación como efectivos del Ejército Nacional, que estaba requiriendo a los dos hermanos para que respondieran unas preguntas en el marco de una supuesta investigación.

Al día siguiente, ambos fueron presentados como guerrilleros pertenecientes al frente Bernardo López Arroyabe del ELN que habían sido dados de baja en un combate con esa célula insurgente que, en realidad, nunca se produjo.

"El fiscal de Derechos Humanos y DIH sindicó a Guzmán Roldán por el delito de homicidio en persona protegida, y también aseguró a los soldados regulares Gabriel Durian Rivera Murillo y Wilamar Alberto Arcila Muñoz, por el delito de favorecimiento por encubrimiento de homicidio", señaló el ente acusador.