“Faltan nexos con cartel de Medellín”

Juan Manuel, Claudio y Carlos Fernando Galán, hijos del inmolado ex candidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento, exponen sus argumentos frente al fallo judicial que absolvió al ex senador Alberto Santofimio Botero.

La decisión del Tribunal Superior de Cundinamarca, que absolvió al ex senador Alberto Santofimio Botero por el magnicidio de Luis Carlos Galán, causó sorpresa en el país. Los tres hijos del ex candidato presidencial, Juan Manuel, Claudio y Carlos Fernando expresan a El Espectador sus opiniones.

¿Qué ha sido lo más duro de todos estos años sin la presencia de su padre?

Juan Manuel Galán: Pues lo más duro para nosotros es haber crecido sin mi papá, sin su presencia, su apoyo, su consejo, sin su amistad, pero creo que lo más duro también ha sido sentir que toda una generación de colombianos que quedan huérfanos de un representante, de un intérprete y cómo la historia trágica tiende a repetirse en Colombia. Ese reciclaje del narcotráfico y del proyecto político del narcotráfico que afrontó Galán y que le costó la vida y ver que se está repitiendo de nuevo es muy duro.

Claudio: yo creo que en lo personal lo más duro ha sido tal vez el momento en que estuvo ausente llegando a la adolescencia no tuve la oportunidad de compartir con él muchas cosas que hubieran sido muy importante para nosotros. Mirando la realidad del país ve uno, y le parece muy duro que todo lo que él denunció y todo su proyecto político sigue tan vigente y que es cada vez más es más necesario al país, eso he sentido que es muy duro.

Carlos Fernando: Desde el punto de vista personal es difícil crecer sin la presencia física de mi papá. Sin embargo, nosotros siempre hemos sentido su presencia y su apoyo en los momentos claves de nuestra vida hasta ahora y de pronto lo más preocupante es que siempre está un poco a la fecha la posibilidad de que su muerte haya sido en vano y eso es lo que más me preocupa y me duele de estos 19 años.

¿Frente al caso Santofimio que hay una particularidad y es que pues eventualmente unas decisiones judiciales, pero lo que se pregunta un país es quién asesinó a Luis Carlos Galán?

Juan Manuel Galán: Yo creo que en estos 19 años de investigaciones hemos logrado saber algunas cosas importantes. Primero, la autoría material estuvo en cabeza de paramilitares y narcotraficantes del Magdalena Medio, que fueron los mismos paramilitares que entrenó a Yair Klein y estos mercenarios extranjeros financiados por Rodríguez Gacha y por todo ese grupo criminal que exterminó a la Unión Patriótica. Los autores intelectuales, está obviamente el Cartel de Medellín, yo creo que también el Cartel de Cali también le interesaba la desaparición física de mi padre más aún ante la inminencia de su llegada al poder, era un enemigo común para todos los carteles de la droga en ese momento porque tenía una postura que no era postura dirigida exclusivamente al cartel de Medellín, una postura dirigida a todos las organizaciones criminales y del narcotráfico en ese momento y pues hay unos miembros de los organismos de seguridad del Estado que tuvieron una clara participación.

La desviación de la investigación, los nexos con esos grupos narcotraficantes y también por ejemplo, facilitarles la tarea a los autores materiales. El caso del teniente Flórez que le expidió carnet de inteligencia material a los asesinos para que pasaran inadvertidos en Soacha y que los escondió en su casa, en su apartamento mientras pasaban los primeros operativos, pero me parece que esos frentes de la investigación son varios aún quedan muchas cosas pendientes, muchos interrogantes y muchas posibilidades de avanzar en la investigación y yo confío en que con todos estos testimonios que se están decantando recientes de la Fiscalía en estos meses que quedan antes de la prescripción de la acción penal en agosto de 2009, podamos progresar y conocer más verdad. Uno no puede aspirar a la verdad absoluta, porque es casi imposible, pero creo que se pueden dar pasos, progresar en ese objetivo.

Claudio: Yo creo que como lo explicó Juan Manuel era una agrupación de intereses a los que no les convenía la llegada de mi papá a la Presidencia. Simplemente, para complementar yo creo que hay está representando un sector del país que fue cómplice con la mafia, cómplice con el crimen, que participó de él, por eso estamos convencidos de que no solamente el narcotráfico y los carteles estuvieron detrás de la decisión sino que en esa decisión también participaron también grupos que participan en política, que hacían parte de la clase política.

Hubo miembros de seguridad del Estado que facilitaron que se llevara a cabo el atentado y también otros criminales que se asociaron a esa confabulación y que llevaron a que las cosas se dieran como se dieron. Entonces, creo que se avanzó mucho. La investigación se centró en la parte material: Cuáles habían sido los sicarios, cómo había sido la parte operativa del atentado y más recientemente, afortunadamente, aparecieron nuevos testimonios y nuevos indicios que permiten tener más claridad sobre qué estuvo detrás de esa parte material, cómo se tomaron las decisiones y cómo se llegó a la decisión del asesinato de mi papá.

Carlos Fernando: me queda poco por decir que comparto con lo que ellos han dicho, pero mi papá decía que él entró en la política en un momento en que había una transición en Colombia. Un país viejo, que se negaba a que el nuevo país pudiera desarrollarse. Yo creo que son los representantes de ese viejo país los que participaron en su asesinato, representados por las figuras que ellos mencionaron, por el narcotráfico, por el paramilitarismo, por agentes del Estado entregados o que le vendieron su alma a los grupos ilegales. Y en la política, y en ese caso, en el expediente sabemos que se demostró como lo dijo el juez en primera instancia que hizo parte de eso el señor Santofimio.

¿Por qué ha sido desviado el proceso. Arranca con el caso Hasbum y después empieza a desviarse?

Juan Manuel Galán: en un primer momento, en un afán natural en un caso tan significativo para el interés nacional de buscar responsables, de buscar culpables y presentarlos ante la opinión pública pero después nos hemos dado cuenta de que realmente hubo una confabulación que las personas que lideraban los organismos de investigación del Estado, policía judicial, concretamente del DAS y de la Sijin hacia dirigir la responsabilidad hacía personas inocentes que pasaron tres años en la cárcel entre ellos Hasbum que demandó al Estado y que murió en medio de una penosa enfermedad mientras en esos tres años fueron moviendo los autores materiales los testigos también que podían aportar luces para esclarecer el crimen y yo creo que ahí de todas maneras hubo una mano criminal en desviar la investigación y me parece que los nuevos testimonios que está recaudando la Fiscalía en estos últimos meses apuntan a esclarecer algunos nexos entre miembros de seguridad del Estado y el narcotráfico.

Claudio: yo creo que no es fácil en Colombia llevar una investigación por 19 años con tantos tropiezos, cambios de administración en la entidad responsable de llevar a cabo la investigación y sobre todo porque hemos venido dándonos cuenta con lo que se ha sabido en la investigación que los mismos organismos del Estado que tenían a cargo la seguridad de mi papá el día de la manifestación, tuvieron al parecer alguna relación y alguna responsabilidad dentro del mismo atentado y así mismo tuvieron responsabilidad dentro de la investigación.

Entonces yo creo que ese fue el principal obstáculo para que la investigación se encarrilara como se debía encarrilar, la pérdida de tiempo obviamente es muy grave en una investigación como esta cuando hay una prescripción de la acción penal y cuando también hay prescripciones por otro tipo de responsabilidades. Por fallos en la prestación del servicio por parte del Estado, de los organismos de seguridad. Entonces yo que creo que ha habido muchos obstáculos, no se llegará a un resultado óptimo en todos los aspectos de la investigación, pero confiamos en que el país sepa la verdad y que digamos haya justicia en los principales frentes que tienen que la investigación.

Carlos Fernando: en el 94, el fiscal De Greiff antes de salir de su cargo, dio una declaración en la cual decía que con la muerte de Pablo Escobar se esclarecía completamente el crimen de Luis Carlos Galán. A raíz de eso, mi mamá, obviamente liderando a la familia y a las personas que estaban interesadas en el caso, le envió una carta al fiscal De Greiff con algunos interrogantes diciendo básicamente si está esclarecido contestemos por favor estos interrogantes sobre todo cómo había sido el atentado, cómo se había planeado, cuáles habían sido los móviles, en fin y evidentemente no estaban las respuestas todavía a esos interrogantes y por esa razón no se podía cerrar el caso y no estaba completamente esclarecido.

Un año después el vicefiscal Adolfo Salamanca que asumió este caso igual que la Fiscalía le contestó a mi madre ese cuestionario que le había enviado ella y entre otras cosas decía básicamente que se encontraba la investigación, pero que la investigación había sido desviada por la Dijin, el DAS en los primeros años y que eso había sido nefasto para esclarecer el crimen, porque los primeros años son fundamentales para poder recuperar las pruebas necesarias y además, decía que los órganos encargados de la investigación habían favorecido una sola hipótesis que era el cartel de Medellín y Pablo Escobar y a pesar de que hay indicios en el expediente que apuntaban a que podía haber otros campos importantes en la investigación sobre otros actores que habían participado en la muerte no se había hecho nada al respecto, eso le dijo el vicefiscal Salamanca y desafortunadamente por muchos años eso quedó ahí, pero el vicefiscal dijo en ese momento que desviaron la investigación y es necesario investigar por qué se hizo eso, por qué desviaron la investigación, con qué intención lo hicieron.

¿Cómo han evaluado el papel de la Fiscalía, falló la Fiscalía en este caso en momentos en que se produce este fallo en segunda instancia?

Juan Manuel: Nosotros creemos realmente que la Fiscalía ha hecho grandes esfuerzos en estos últimos años en la investigación, creo que a partir de la carta que mi mamá envía a la fiscalía en tiempos de Alfonso Valdivieso y que el vicefiscal Salamanca plantea una serie de interrogantes que la propia Fiscalía reconoció que habían servido para reconstruir la investigación, para reorientar la investigación hacía donde debía ser orientada. Y obviamente pues el hecho de que varios criminales asociados al Cartel de Medellin que participaron de los hechos hayan revivido testimonios, hayan ampliado sus versiones, ha contribuido a que la Fiscalía tenga nuevos indicios, nuevas pistas de investigación que han terminado en lo que el país conoce. En acusaciones al señor Santofimio como coautor intelectual del asesinato y yo confío en que la Fiscalía no desfallezca en estos últimos meses que quedan antes de que prescriba la acción penal, porque ya estamos en una carrera contra el tiempo.

Claudio: yo creo que en algún momento, si falló en un principio la investigación tanto en manos de la Fiscalía como antes de que la Fiscalía asumiera el protagonismo de la investigación. Sin embargo, a raíz de la carta que se produjo, como decían ellos, se encaminó la investigación hacía pistas que eran claves y que desde un principio se han debido examinar y no se habían analizado con cautela. Creo que desde ese momento la investigación se pudo desarrollar hacía las direcciones que se debía desarrollar, que debería haber desarrollado desde un principio, pero en eso se perdió tiempo y desafortunadamente fue tiempo muy dañoso que dificulta el trabajo hacía más adelante y creo que la Fiscalía tuvo una dificultad muy grande en la investigación precisamente por eso, porque se perdió tiempo, se perdió la oportunidad de poder recaudar, recopilar muchas pruebas que con el tiempo es imposible hacerlo.

Carlos Fernando: yo diría que la Fiscalía se cruzó de brazos esperando a que las pruebas llegaran o aparecieran y no se buscaron tanto, así sucedió en la última etapa que se reactivó el proceso fue porque las pruebas aparecieron, no las estaban buscando, aparecieron. Entonces uno si ve de pronto una pasividad de la Fiscalía durante unos años que evidentemente le hizo daño a la investigación que lo que hizo fue que se perdiera mucho tiempo.

¿En concepto de cada uno de ustedes en qué asunto no se ha hondado en la investigación y debe ahondarse?

Juan Manuel: yo creo que en la responsabilidad de agentes del Estado en el crimen tanto la seguridad de mi padre, tanto la noche de Soacha de la infiltración de su escolta en la noche de Soacha y las garantías que el DAS a través del jefe de escoltas le dio a mi papá que el operativo en Soacha era absolutamente confiable y que Soacha estaba inundada prácticamente esa noche, que la plaza estaba acordonada, que había policía, que las personas en frente de la tarima con pancartas eran personas del DAS, todo ese tipo de garantías que resultaron absolutamente falsas porque la verdad es que había trago por todas partes en la plaza y no había acordonamiento, había pólvora que disfrazó los disparos después, que sirvió para camuflar los disparos, había un desorden, una cosa prácticamente lo que se llevó a mi papá en sacrificio.

Entonces, esa responsabilidad está ahí para esclarecer, la desviación de la investigación por parte de la Sijin y del DAS y los nexos de algunos miembros de esos organismos como por ejemplo, ese teniente Florez que le expidió esos carnets de inteligencia militar a los autores materiales y los nexos de según testimonios que ha recaudado la fiscalía pueda tener el general Maza Márquez con Rodríguez Gacha y una parte del cartel de Medellín.

Claudio: yo creo que en unos aspectos más que decir que no se ahondado en la investigación, tal vez no se ha llegado a resultados y el tema de la investigación de los organismos de seguridad si bien hay todavía frentes que no se han aclarado y que hay que seguir la investigación, yo confío en que haya resultados pronto en ese aspecto en algunos temas, en algunas responsabilidades, lo que si no veo que se haya hecho algún esfuerzo es en mirar si hay responsabilidades en el desvío de la investigación. Creo que ahí no se ha investigado absolutamente nada y creo que hay unas responsabilidades muy sospechosas entre que se haya desviado la investigación y frente a la relación de quienes desviaron la investigación con la seguridad de mi papá. Hay una relación directa de quienes estaban al frente de esos dos temas.

Carlos Fernando: evidentemente hubo una negligencia por parte de los organismos de seguridad del Estado encargados de la seguridad de mi papá en Soacha y lo había habido durante varios años inclusive, pero especialmente en Soacha por lo que sucedió y como fue el atentado. Yo creo que cuando además hay negligencia pues también impide cualquier acción más por corto que por otra cosa.

Lo que hay que investigar es si esa negligencia en efecto, como hay indicios fue por un motivo deliberada para permitir el asesinato por una complicidad, de una forma de negligencia, una complicidad con los asesinos, eso es lo que hay que investigar y aclarar y otros puntos por ejemplo, que demuestran esa posible participación o que son indicios claros de que hubo posiblemente una participación de agentes de la misma seguridad del Estado y es el caso del ex ministro Obando que le hicieron un atentado porque no quiso cambiar una declaración en la que teoría ayudaba al señor Alberto Hubiz Hasbum.


¿Qué sensación le deja a usted la vinculación de organismos del Estado en el magnicidio?

Juan Manuel: es muy preocupante porque realmente yo creo que el propio Luis Carlos Galan era consciente del grado de infiltración en esos organismos que tenía la mafia, que tenía el narcotráfico, porque además siempre confió en esos organismos para que le prestaran su seguridad. Él jamás buscó escoltas privados, siempre confió en la seguridad en que el Estado le brindaba, se sentía plenamente seguro, sereno con esas personas que le prestaban su servicio de seguridad, con lo que le decía el general Maza Márquez, con las decisiones que Maza Márquez tomaba de cambiar el jefe de escoltas, de cambiar la gente a veces, todo eso jamás él cuestionó porque estaba tranquilo, sereno y confiaba en los organismos de seguridad. entonces, yo creo que esa es la parte, inclusive para él, para nosotros lo fue, más sorprendente de cómo se habían infiltrado en un grado muy importante en la mafia y el narcotráfico en esos organismos en el propio esquema de seguridad de mi padre.

Claudio: yo creo en lo que decía mi papá que hay que construir y fortalecer nuestras instituciones. Que hay que confiar en la justicia, en el Estado, pero al mismo tiempo me parece muy frustrante que usted ponga su vida en las manos de los organismos de seguridad y esos mismos organismos de seguridad se los sirvan en bandeja a los asesinos. Eso es lo que me parece más frustrante porque está claro que mi papá confió plenamente en los organismos de seguridad, nunca pensó en cuidarse, en mirar su seguridad en otra forma que no fuera con el DAS y organismos de seguridad del Estado y al mismo tiempo hay una claridad en que hubo una negligencia muy sospechosa el día del atentado y en el manejo de la investigación que deja una frustración muy grande.

Carlos Fernando: un punto interesante es que a mi papá el Estado colombiano no le dio un carro blindado sino un día antes de su muerte y fue precisamente por una gestión que hizo en ese momento el ex presidente y en ese momento Gaviria para que le dieran un carro blindado, él era la persona en teoría más amenazada del país y el Estado no le daba un carro blindado. Eso era un poco como la demostración. Pero yo diría que en general me parece que es lógico que haya sucedido eso como creímos que sucedió y que los organismos de seguridad del Estado o agentes de organismos de seguridad del Estado hayan participado porque segruamente mi papá en su propuesta política y en su proyecto político lo que quería era recuperar la moral en la política y las instituciones colombianas de esos sectores que las tenían cooptadas desde esa época y que hoy vemos que en muchos casos también. Al presentar eso en una propuesta política en ese sentido pues uno entiende porque en esos sectores que están infiltrados reaccionan contra eso.

¿Uno puede plantear con los argumento que ustedes han planteado que este sería un crimen de Estado?

Juan Manuel: Entramos a definir qué es un crimen de Estado y en qué términos y parámetros se debe considerar para definirlo como tal. Pero lo que si me queda claro es que momentos que el Estado en el estamento político, en el estamento de seguridad del Estado, tuvieron una clara participación en el asesinato de mi padre y una clara complicidad.

Claudio: yo también creo que sería difícil pensar que ya es un crimen de Estado, pero estoy convencido de que unos sectores y miembros del Estado tuvieron una relación directa en el crimen, una participación directa y eso implica una responsabilidad directa del Estado. Que haya sido todo el aparato estatal el que estuviera detrás de esto, no creo. Pero si hay una responsabilidad por la participación de los grupos criminales infiltrados dentro del Estado.

Carlos Fernando: mi papá junto con otros líderes políticos de los años 80, Rodrigo Lara Bonilla, Carlos Mauro Hoyos, Enrique Parejo y sectores del periodismo y obviamente de sectores de la política asumieron una lucha contra unos sectores que le correspondía al Estado, una lucha de la defensa de las instituciones que le correspondía al Estado de no permitir que las instituciones cayeran en manos de estas personas. Eso fue un poco lo que sucedió. Asumieron esa lucha y esos sectores que también hacían parte del Estado, reaccionaron contra él y lo asesinaron.

¿Dentro de esta amarga experiencia, quienes consideran han pasado de "agache" y que realmente no han sido investigados?

Juan Manuel: algunos miembros de esos organismos de seguridad que el país sabe quiénes son, están en la historia y por supuesto también muchos líderes políticos que hicieron parte de la avanzada del narcotráfico que había en el Congreso de la República

¿Pero específicamente un nombre que les interesaría a ustedes que se ahondara?

Juan Manuel: nosotros no tenemos un caso en particular, pero si creemos que no se deben decantar todos esos hechos que se sucedieron a lo largo de la década de los 80 y que significan claramente quienes hacían parte de ese proyecto político del cartel de Medellín y del Cartel de Cali y del narcotráfico en Colombia.

Claudio: yo creo que en los años 80 había una complicidad muy grande de todos los sectores de la sociedad con el narcotráfico y no me cabe la menor duda de que muchos sectores de la sociedad tuvieron la responsabilidad no solamente en el crimen de Luis Carlos Galán sino de muchos de los crímenes que cometió el narcotráfico y los carteles del narcotráfico. Desafortunadamente, yo creo que en ese momento la sociedad no estaba alerta frente al peligro que representaba el narcotráfico, los organismos de control tampoco estaban tan alerta como están hoy en día, la sociedad civil no estaba alerta, no se habían creado los mecanismos, que yo creo, existen y han hecho que salgan a flote muchos escándalos y problemas que tal vez vienen de atrás en el país, pero que desafortunadamente antes no teníamos los medios para poderlos evidenciar y poderlos visualizar ante la sociedad y la opinión pública.


Creo que desafortunadamente nos tocó una época donde muchas responsabilidades van a quedar ocultas por eso, porque le tocó a mi papá y a un grupo de personas de la cual habla Carlos Fernando, de enfrentar el narcotráfico y enfrentar la amenaza que representaba para la sociedad y el Estado. Desafortunadamente, sin los medios para poder judicializar, generar una sanción no solo desde el punto de vista jurídico sino social, por parte del país, entonces creo que muchas responsabilidades van a quedar ocultas.

Carlos Fernando: creo que Colombia ha tenido en los últimos 30 años, tres procesos que están vinculados entre si y que tienen que ver con el narcotráfico y que uno los puede separar para hacerles el análisis. Uno el de la parapolítica que estamos viviendo ahora y que gracias a que se han fortalecido las instituciones parcialmente, está por lo menos en curso, hay procesos abiertos, etc. Hubo un proceso, investigar los vínculos del Cartel de Cali con muchos políticos, yo creo que el proceso quedó a medias, no se investigó completamente, pero fue un paso adelante en que por lo menos se rompió el hilo de la impunidad que tenia este país entre políticos y gente del establecimiento con grupos ilegales, pero si uno se pregunta qué pasó con el Cartel de Medellín, por los vínculos de muchos políticos con el Cartel de Medellín no hay nada, no se hizo prácticamente nada en investigaciones, siendo que en esa época tanto los aparatos de seguridad del Estado como el tema judicial era más débil, seguramente era más fácil para ellos tener acceso a los diferentes instituciones y podían infiltrarlas.

Lo que deberían investigar también para que el país pueda superar esos fantasmas del pasado y podamos aprender esas lecciones que estamos viviendo ahora en la parapolítica es que se investigue y se aclare que fue lo qué pasó en casos como el del Cartel de Medellín, hasta dónde llegó la infiltración. En qué casos lograron infiltrar congresistas para que lucharan contra las tradiciones del congreso, eso sucedió en varios momentos. Inclusive varios afectados alrededor de este tema y eso nunca se investigó, nunca se aclaró.

¿Qué pensó cuando se enteró esta semana de la decisión en el caso Santofimio?

Juan Manuel: una gran decepción, una gran frustración y un sentimiento de injusticia, un revés grande, pero inmediatamente pensé en toda la experiencia de este proceso, que es un proceso que no se circunscribe a este episodio ni mucho menos y en todos estos años hemos sufrido varios reveces, no es el primero y no será el último que suframos y yo dije que como en la primera instancia no podemos cantar del todo victoria, creo que en esta nueva instancia tampoco podemos cantar derrota y creo que tenemos que hacer todo el esfuerzo y todo para que en la corte en la acción de casación prospere y la Corte pueda darse cuenta que esto es un caso que tiene una carga simbólica para las instituciones de justicia en Colombia.

Claudio: sentí lo mismo que dijo Juan Manuel. Mucha frustración, al mismo tiempo recordar todos estos años de investigación y ser consciente que no es fácil llegar a que haya justicia en el caso de mi papá. Pero al mismo tiempo, una reflexión que me queda es que nosotros no podemos quedar satisfechos frente a decisiones que no lleguen a esclarecer la verdad, que termine con conclusiones de que por dudas no se pueda saber qué pasó, no se puede saber si hay culpabilidad o no.

Para nosotros es claro que con los elementos que existen en la investigación, en el proceso, no hay duda sobre la responsabilidad en este caso de Alberto Santofimio, pero creo que es importante para la opinión pública que la decisión final frente a este tema sea clara y llegue a una conclusión absolutamente certera. En eso creo que es lo que espera el país, que no le digan vamos avanzando en diferentes frentes y llegamos a un momento en el que hay una duda o no se puede llegar a una conclusión clara, el país requiere saber la verdad y saber qué fue lo que pasó en el caso de mi papá, entonces creo que todavía nos queda mucho trabajo.

Carlos Fernando: yo sentí tristeza. En ese momento sentí que se confirmaron algunos temores que teníamos en los últimos meses sobre, por ejemplo, el caso del abogado de los parapolíticos que salió a decir que estaba convencido, seguro de que Santofimio salía de la cárcel antes de fin de año, muy seguro, como si supiera o tuviera una convicción muy clara por alguna razón del tema. a mi me generó temor, preocupaciones y en ese momento, apenas me enteré.

¿En ese sentido se podría decir que ustedes están defraudados de la justicia en Colombia?

Juan Manuel: nosotros realmente a lo largo de estos 19 años, hemos recorrido el camino de las instituciones, hemos apelado a la justicia, hemos creído en la justicia, porque además no podemos hacer otra cosa. El ejemplo que nos dejó Luis Carlos Galán fue precisamente que el camino de la sociedad colombiana en la construcción democrática son sus instituciones, el único camino, no hay otro camino. Nosotros no podríamos obrar de otra manera, tenemos que creer en las instituciones por más que las instituciones tengan defectos, tengan deficiencias, tengas carencias, la responsabilidad que tengamos para seguir trabajando para ser cada vez más fuertes y trabajar dentro de ellas y reivindicar nuestro derecho como víctima dentro de las instituciones.

Claudio: frente a las decisiones de la justicia siempre hemos tenido un respeto, debemos considerar que la justicia ha hecho un trabajo que no es fácil de hacer, por lo que hemos visto, hablado, sobre las dificultades que hubo en la investigación de recaudar pruebas de poder llegar a fondo de la información, en los diferentes temas, en los diferentes frentes de la investigación. Yo creo que es muy diferente decepcionarse de la justicia y otra muy diferente es tener una opinión diferente frente al análisis de unas pruebas, frente a la manera como se examinan los diferentes elementos en una sentencia, en un proceso. Creo que tenemos una opinión diferente y por eso vamos a ejercer otro derecho que es un recurso de Casación frente a la Corte Suprema y eso es también seguir confiando en las instituciones.

Carlos Fernando: yo no me siento defraudado y creo más que en este caso se ha avanzando en identificar el autor intelectual del asesinato de un candidato presidencial y yo creo que si bien esto es un revés, para ese esclarecimiento se avanzó y hay posibilidades de que esa decisión se reverse si la Corte considera eso y eso serviría para que se siembre un precedente en Colombia.

¿Usted ha liderado debates sobre el narcotráfico en el país, no le deja la sensación de que el narcotráfico está ganando la batalla en Colombia?

Juan Manuel: Uno tiene sentimientos encontrados y porque por un lado uno ve que la Corte Suprema como reserva moral de la nación está liderando una lucha que es histórica para el país para sus instituciones, para su viabilidad, como país dentro del concierto internacional y para evitar además que tengamos que llegar a alcances de la Corte Penal Internacional que demuestren que Colombia o no pudo o no quiso juzgar a sus criminales.

Para mi es un sentimiento de esperanza en las instituciones colombianas y por el otro lado, que el nivel de penetración que ha logrado el narcotráfico, porque para mi, el paramilitarismo, la parapolitica es simplemente narcotráfico, no le veo otro matiz y mucho menos ideológico ni político, puro narcotráfico y es como un reciclaje, una reinvención del narcotráfico y que de otra manera trata de perseguir los mismos fines que ha perseguido en Colombia desde hace 30 años, más que ganar el poder político es ganar las elecciones, es ocupar las instancias del poder a todo nivel y eso pues me preocupa mucho, me angustia y me hace sentir muy frustrado frente a lo que fue la lucha de mi padre, porque fue precisamente una lucha para evitar ese triunfo del proyecto político del narcotráfico.

Claudio: yo creo que mi papá repitió que los grandes cambios de una sociedad no se van a dar por el trabajo de un gobierno o dos gobiernos, sino que necesitan espacios de una o más generaciones y yo creo que en ese tema del narcotráfico nos ha tocado una transformación que va más allá de una generación. Creo que el poder del narcotráfico no se ha disminuido sino que al contrario ha aumentado, se ha transformado, se ha aliado con los grupos ilegales al margen de la ley, tanto de izquierda como de extrema derecha, y ha infiltrado cada vez más instituciones.

En eso, es frustrante ver a pesar de todo lo que se hizo de las denuncias que le costó la vida a Luis Carlos Galán a muchos colombianos de bien que trabajaron e hicieron un esfuerzo para llevar adelante esa lucha frente al narcotráfico a la amenaza que representaba para la sociedad y el Estado, pero sin embargo, esa lucha no fue en vano, porque se ha avanzado también mucho en la consciencia de la sociedad frente al tema y también del Estado y la responsabilidad y la capacidad institucional del Estado de enfrentar el tema.

yo creo que no es fácil, no va ser de la noche a la mañana que logremos poderle freno al problema del narcotráfico o más bien a la amenaza que representa el narcotráfico para la sociedad y el Estado, pero creo que también se ha avanzado mucho en esto. También en los escándalos como el proceso 8.000 como la parapolitica hoy en día o los diferentes escándalos que aparecen y que dan la impresión de que el país está cada vez peor, también son el resultado de que las instituciones están funcionando más y que están con la capacidad de evidenciar el problema y de llevar a los responsables a que paguen por sus delitos.

Carlos Fernando: hay cosa que es la lucha contra las drogas, que la necesidad de abrir un debate para que eventualmente se replantee la estrategia frente a este problema. Evidentemente no hemos tenido resultados que se puedan comparar con los sacrificios que ha hecho el país en temas no solo económicos sino en todo sentido. Pero yo creo que más que el narcotráfico en Colombia hay una cultura mafiosa que se ha ido apoderando poco a poco de todos los estamentos sociedad o que está presente, parcialmente en algunos más que en otros y yo creo que eso es lo grave, que siempre hay un interés de apoderarse del Estado para un beneficio particular y no para el beneficio de la mayoría y el narcotráfico es un síntoma de eso de los elementos, pero no es todo. Es más una cultura en general mafiosa que la lucha de la contratación pública que busca una cantidad de cosas en beneficio particular.


¿Cómo define cada uno de ustedes a Alberto Santofimio Botero?

Juan Manuel: yo citaría a mi papá, lo que escribió en una servilleta antes días de morir. Yo creo que es una tristeza para el país una persona que tal vez tenga grandes capacidades para aportarle algo bueno al país y desafortunadamente desaprovechó esa capacidad que tenia por el crimen y por los intereses que quiso defender y la manera como manejo su vida pública.

Claudio: No le veo ya hoy en día credibilidad a una persona como él y creo que eso es lo triste ver en el país que hay lideres que generan una reacción de la gente importante y que esa reacción no sea encaminada hacía el fortalecimiento del Estado, al fortalecimiento de la legalidad, de las instituciones, sino más bien mal encaminada y termina contribuyendo a que siga creciendo el crimen en el país.

Carlos Fernando: como inteligencia desperdiciada o inteligencia puesta al servicio del mal.

¿Santofimio ha planteado después de salir de la cárcel para la formación de una especie de tribunal de la verdad, ustedes estarían dispuestos a acudir a ese tribunal?

Juan Manuel: nosotros tenemos la prioridad de trabajar en estos meses que quedan antes de la prescripción de la acción penal para que el crimen de Luis Carlos Galán, nuestro padre, no quede impune y realmente no vamos a perder el tiempo en acciones que no nos permitan avanzar sustantivamente en la búsqueda de la verdad, de la justicia, porque si se cumplen los 20 años y no se alcanza a progresar en la investigación, después nos vamos a arrepentir no haber aprovechado el tiempo en cosas que nos permitan avanzar en esa agenda que permita la justicia.

Claudio: yo creo que el tiempo nos dejó una lección y es que es muy fácil que una investigación como esta se desvíe del camino hacía donde debe concentrarse. Creo que las personas más adecuadas para pensar ese tipo de propuestas no serian sino las instituciones del Estado o la parte civil y las personas que realmente el país sabe que están interesadas en que se conozca la verdad.

Carlos Fernando: Colombia sabe que tiene que buscar la verdad en casos como este, la verdad histórica. Yo diría más bien que una propuesta por parte de él es una estratagema de distracción que un real interés que se conozca lo que pasó.

En la providencia que ordenó la libertad de Santofimio se dice que 8 testimonios no fueron suficientes para confirmar la sentencia, que no fueron pruebas contundentes, ¿qué opinión les merece está providencia?

Juan Manuel: nosotros siempre hemos estado tranquilos sobre la contundencia de las pruebas, sobre la fortaleza de las pruebas por que no, basta con reconstruir la historia. No solamente atenerse a los testimonios que obren en el expediente como prueba, sino reconstruir todo el contexto histórico de los años 80, de la política, del proyecto criminal del narcotráfico, del proyecto político del narcotráfico, de las acciones que se desarrollaban desde el congreso de la república y para perseguir a los criminales del Cartel de Medellin que en su momento eran viles tradición, si uno reconstruye esa historia paso a paso se da cuenta de que esto es como un rompecabezas donde todas las piezas encajan perfectamente. Por eso a nosotros nunca nos ha surgido la menor duda sobre la responsabilidad de la autoría intelectual de Alberto Santofimio en el crimen de mi padre

Claudio: yo creo que no sólo en este tema sino en los otros aspectos de la investigación es que confiamos en que vamos a llegar prontamente a resultados concretos, establecimiento de responsabilidades. Es muy claro, conocemos la historia del país y teniendo en cuenta todas estas pruebas y elementos que están presenten en la investigación, encajan todo perfectamente y es claro como fueron sucediendo las cosas y como se fueron dando las circunstancias que envolvieron el asesinato de mi papá.

Carlos Fernando: la verdad procesal se construye por partes. Uno no puede y es muy difícil en un caso como este encontrar una prueba que le aclare concretamente un asesinato, no puede. Creo que es importante entender que es por parte, que en este caso los testimonios son complementarios, ratifican y ponen en contexto las diferentes pruebas y no se puede coger una prueba y sacarla de contexto, porque el contexto que tiene le da un sentido a la acusación que dice la Fiscalía y le da un sentido a la sentencia del juez. Entonces, yo creo que hace parte de un contexto y que la verdad se construye así, con contexto también.

Ustedes son muy jóvenes pero iniciaron una vida pública y una vida política, está decisión del caso Santofimio cambia en algo o les modifica algunos comportamientos hacía el futuro?

Juan Manuel: a mí me deja claro que es necesario persistir, persistir y no claudicar para reconstruir instituciones democráticas más fuertes, más accequibles para todos los ciudadanos, porque si en el caso nuestro, que tenemos posibilidad de reivindicar nuestro derecho a la justicia, yo me imagino que muchos colombianos victimas de esas masacres paramilitares, asesinos no tienen la posibilidad de acceder a la justicia y eso es un reto para mi clarísimo y yo creo que estoy convencido que debo persistir de mi que hacer público para lograr que el derecho no sólo para mi sino para los colombianos más humildes que es en lo que creo.

Claudio: yo creo que uno de los retos más grandes que tiene el país hoy en día para lograr la paz es construir esa paz a través de la reconciliación, a través de la verdad, a través de la justicia, a través del reconocimiento de los derechos de todos, no solamente de poder abrir un proceso de paz con los grupos armados sino de también de reconocer que las víctimas tienen unos derechos y que hasta que la sociedad y el Estado no se interesen y no garanticen esos derechos, no vamos a poder lograr la reconciliación y la paz. Esto me deja claro que hay que hacer un esfuerzo grande en el caso de mi papá para seguir trabajando y lograr que el país conozca la verdad plenamente en todos los aspectos de los acontecimientos del 18 de agosto de 1.989 y que van a ser muy importantes para aportar precisamente a ese proceso de paz que en un país que conocer la verdad es un paso fundamental para poder lograr justicia, reconciliación y paz.

Carlos: yo decidí hacer política por dos razones fundamentales: primero, porque mi papá, a pesar de que él murió, cuando yo tenía doce años, alcanzo a inculcarme un amor por el servicio y por trabajar por el país. El decía que era apasionante trabajar por una sociedad y por los diversos estamentos, obviamente. Pero estaba convencido de que la política era mi rol y que estamos en una sociedad y los diferentes frentes de una sociedad. Eso es una cosa y la otra es porque yo sentí que ese proyecto político y esa visión de país que él tenía se frustró, se truncó el 18 de agosto, quedó ahí, quedó en veremos y si nosotros tenemos las posibilidades, por qué no hacerlo y decisiones en este sentido no nos generan en ese sentido sino que nos impulsan aún más.

¿Ustedes son víctimas de la narcoviolencia, estamos en un país donde hay demasiadas victimas, qué les dicen a esas víctimas?

Juan Manuel: que no se desanimen. Que realmente el país desde hace algunos años está abriendo un espacio mejor para las víctimas para reivindicar su derecho a la justicia, a la verdad, a la reparación, a la dignidad, a la memoria y Colombia sin duda no va ser ajeno a ese proceso mundial. Y acá ya se está organizando la sociedad civil, la legislación, el sistema jurídico para asumir esas demostraciones aberrantes de agresión a las víctimas por parte de los grupos paramilitares y tenemos que luchar porque no se repitan jamás.

Claudio: yo creo que sería el mismo mensaje. Es importante que las victimas en el país no desfallezcan en la búsqueda de justicia y de reparación por sus sufrimientos y por todo lo que hayan vivido. Es importante que sigan adelante en ese trabajo, que ojalá la investigación sobre la muerte de Luis Carlos Galán sirva en algo para animar a algunas personas que están en esa lucha y que están trabajando por que se les reconozca el derecho a la verdad, a la justicia y que el país para poder pasar, para construir la paz y poder lograr la reconciliación, pueda llegar a establecer en la mayoría de los casos por cuales ha pasado el país.

Carlos Fernando: yo pienso exactamente lo mismo que ellos, pero es importante que tengamos en cuenta que la violencia se ha producido porque hay unos actores en el país que rechazan que las instituciones y que el país caiga en manos de esas personas y por eso somos victimas, por eso hay violencia. Si en Colombia no hubiera eso sería porque tal vez ellos se hubieran apoderado del país y tendrían completo control, entonces, somos víctimas en alguna medida porque somos representantes de un sector del país que ha rechazado, que no ha dejado el país en manos de los ilegales.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienen de su padre cuando se van a cumplir 20 años de su asesinato?

Juan Manuel: su carisma.

Claudio: son muchos los recuerdos y el cariño que nos tuvo, el amor que nos dio y algo que me deja algo de dolor y es que él siempre fue muy directo con nosotros y nos hacia ser conscientes de la importancia de su trabajo, que siempre estaba presente como él quisiera estar, pero siempre nos dijo que más adelante iba a haber tiempo para compartir con nosotros y desafortunadamente no se pudo.

Carlos Fernando: yo tuve la suerte de que en los últimos meses lo acompañé tal vez más que mis hermanos, porque ellos estaban en grados superiores en el colegio, pues era más difícil faltar y era una persona muy, muy cariñosa. Siempre le interesara que uno preguntara cosas, uno tuviera inquietudes, no tragara entero, que uno estuviera siempre muy activo. Yo recuerdo que era muy tímido y a él preocupaba eso y entonces me decía tiene que romper esa barrera porque yo la tuve cuando chiquito también y eso me dificultó mucho las cosas, era una barrera para su desarrollo personal y profesional en el futuro, entonces uno, él gustaba que uno le hablara de todo, le contara todo, que le ayudara a él a hacer preguntas. Era una persona muy cariñosa.

86152

2008-10-26T11:10:00-05:00

article

2008-10-26T11:19:25-05:00

ee-admin

none

Judicial

“Faltan nexos con cartel de Medellín”

42

43820

43862