Asesinado el Día de las Víctimas

Desconocidos acribillaron al presidente de la Mesa de Desplazados de Valencia (Córdoba).

Éver Antonio Cordero  (izquierda), junto con otros reclamantes, en una exposición ante el Incoder. / Semana.com
Éver Antonio Cordero (izquierda), junto con otros reclamantes, en una exposición ante el Incoder. / Semana.com

Éver Antonio Cordero, presidente de la Mesa Municipal de Desplazados de Valencia (Córdoba), fue asesinado el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas. Ayer, cuando se preparaba para participar de una de las miles de marchas anunciadas por este día, desconocidos lo acribillaron.

Cordero era un reclamante de tierras que hacía parte de la organización Tierra y Vida, dirigida por Carmen Palencia, y que encabeza, con otras organizaciones, la lucha por la restitución de tierras en Córdoba, una región que en su momento fue el bastión de la casa Castaño y en la que el despojo de tierras fue de grandes proporciones.

Al saberse de la muerte de Cordero, el presidente Juan Manuel Santos comentó en su cuenta de Twitter: “Condenamos el asesinato del presidente de la Mesa de Participación de Víctimas en Valencia, Córdoba. Se investigará hasta dar con los asesinos”. Por su parte, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, reclamó: “Deploro este asesinato, que tiene lugar el día mismo en que Colombia marcha por la paz y celebra el Día de las Víctimas. Esto demuestra que los enemigos de la paz y de las víctimas están despreciando el querer nacional que congrega al país en favor de la reconciliación”.

Cordero se unió a la lista de por lo menos 64 líderes campesinos que han sido asesinados desde 2008. Hace dos semanas murieron Gustavo Adolfo Pizo y Ermes Enrique Vidal Osorio. Este último se convirtió en el tercero de su familia en morir a manos de los violentos .

Por estos homicidios, la ONU urgió al Estado a implementar medidas para la protección de los líderes. También les recomendó a éstos solicitar al Estado medidas para salvaguardar sus vidas. Lo mismo hizo el director de la Unidad Nacional de Protección, Andrés Villamizar, quien le informó a este diario que Éver Cordero no había solicitado medidas de protección ante esa entidad y que ninguna entidad había pedido que lo protegiera.

Villamizar indicó que desde finales de 2011 han muerto dos de las personas que le han solicitado medidas a la Unidad y que en este momento 450 reclamantes de tierras están bajo su salvaguarda. Hace dos semanas, los 54 jueces y magistados de tierras que tiene el país le enviaron una carta al presidente Santos pidiendole protección. Se espera que prontamente les sean asignados esquemas de seguridad.

Gerardo Vega, de la organización Forjando Futuros (que hace presencia en Córdoba), lamentó el asesinato de Éver Cordero y pidió que se investigue bien lo sucedido porque, en su criterio, “hay mucha impunidad alrededor de crímenes como éste. Mientras no se castigue a los responsables esto seguirá sucediendo”. Vega propuso que en las zonas donde hay proyectos para la restitución de tierras se prohíba el porte de armas, incluso de aquellas con salvoconducto.

Mientras miles de personas marchaban por la paz, la familia de Éver Antonio Cordero lloraba su partida. La restitución de tierras ha sido una de las banderas del presidente Juan Manuel Santos en su búsqueda de la paz, pero, sin protección a los reclamantes de tierras, es probable que todo quede como un saludo a esas banderas.

Temas relacionados