Asesinan a un policía exsecuestrado de las Farc

El crimen lo cometieron dos asesinos que irrumpieron en la vivienda familiar de Cañón en Aguablanca, populosa barriada del este de Cali.

El policía colombiano Alejandro Cañón Mera, a quien la guerrilla de las Farc mantuvo secuestrado durante casi tres años, fue tiroteado en su domicilio de Cali, informaron el martes autoridades policiales locales.

El crimen lo cometieron dos asesinos que irrumpieron en la vivienda familiar de Cañón en Aguablanca, populosa barriada del este de Cali, y es el segundo de antiguos uniformados que estuvieron en manos de los rebeldes.

El subcomandante de la Policía Metropolitana de esa ciudad, Wilson Barón, dijo a la prensa que Cañón se transportaba en una motocicleta y fue seguido hasta su domicilio por los victimarios, que también se movilizaban en un aparato igual.

El uniformado hacía parte del equipo de investigadores del grupo contra hurto de automotores en la Seccional de Policía Judicial (Sijín) de Cali, la capital departamental del Valle del Cauca.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

Barón no descartó que el crimen tenga relación con la tarea de Cañón en este grupo policial, en el que ingresó después de su puesta en libertad por las Farc.

El policía, de 37 años y con el grado de intendente, fue secuestrado en noviembre de 1998 durante la toma guerrillera a Mitú, la capital del departamento selvático del Vaupés (sureste).

En la acción, las Farc mataron a 37 policías y militares, e hicieron cautivos a 61 uniformados. Los secuestrados fueron liberados de manera gradual y, en su caso, Cañón quedó en libertad en 2001.

El primer exhrehén de las Farc asesinado fue el soldado en retiro William Giovanni Domínguez, hecho cautivo en 2007 en la zona rural de Florencia (sur), condición en la que estuvo hasta 2009.

Domínguez, pensionado de manera anticipada por razones de salud, murió tiroteado y apuñalado en una calle bogotana.