Asesinato de escolta de Leyner Palacios no estaría relacionado con el líder social

Noticias destacadas de Judicial

El pasado 4 de marzo, Arley Hernán Chalá fue asesinado a plena luz del día en un barrio de Cali (Valle). De acuerdo con las investigaciones de la Policía y la Fiscalía, los sicarios lo confundieron con su hermano a quien pretendían asesinar.

Desde el pasado 4 de marzo, las autoridades se dieron a la tarea de esclarecer el asesinato de Arley Hernán Chalá, un escolta de la Unidad Nacional de Protección (UNP) que era parte del esquema de seguridad del líder chocoano Leyner Palacios. Las primeras versiones apuntaban a que el asesinato en plena vía pública del barrio La Selva en Cali (Valle) estaría relacionada con la protección al líder social, versión que las autoridades desvirtuaron hoy tras determinar que los sicarios confundieron a Chalá con la persona a quien en realidad pretendían asesinar: su hermano.

(En contexto: Asesinan a un escolta del líder social Leyner Palacios en Cali)

Según el brigadier general Manuel Vásquez, “logramos evidenciar que el asesinato del escolta de la UNP obedeció a un error, a una equivocación teniendo en cuenta que a quien realmente se pretendía asesinar era a su hermano de crianza con quien vivía en el suroriente de la ciudad de Cali”. A través del análisis morfológico la Policía y la Fiscalía encontraron similitudes físicas entre el escolta y su hermano, lo cual comprobaría la confusión de los sicarios a la hora del crimen.

Las cámaras de seguridad grabaron 310 horas de video que dejaron en evidencia los movimientos realizados por los presuntos asesinos y que fueron analizadas por los investigadores de la Fiscalía y la Policía. De acuerdo con el general Vásquez, “las grabaciones nos hicieron descartar que los sicarios no estaban siguiendo al escolta pero que este hecho coincide en el día y la hora del retorno de la jornada laboral de su hermano”.

Al momento han sido capturados cinco de los implicados en el crimen del escolta Chalá y determinar su modus operandi. Según Vásquez, “luego del asesinato los sicarios emprenden la huida en una motocicleta de alto cilindraje siendo dejados en diferentes puntos de la ciudad como se había planificado con anticipación”.

(Le puede interesar: Amenazan a Leyner Palacios, líder de Bojayá)

Los cinco presuntos responsables habrían asesinado a otras tres personas en menos de once días en Cali. La intención de los presuntos homicidas era no dejar rastro del crimen y cortar el paso a las autoridades. Para ello, por ejemplo, solo dos días después del asesinato del Chalá, localizaron al taxista que los transportó luego del asesinato y lo ultimaron también. Según Vásquez, los sicarios lo identificaron como un posible testigo que podría ayudar con las investigaciones para esclarecer el crimen del escolta.

A los cinco capturados les imputaron los delitos de concierto para delinquir, fabricación, trafico, porte de armas de fuego y homicidio agravado. “Con estos cargos los cinco presuntos homicidas enfrentarán la justicia, incluyendo al coordinador y uno de los determinadores”, puntualizó el general Vásquez.

Comparte en redes: