'Asesinato de grafitero no fue un acto de servicio': Defensa

La abogada Myriam Pachón señaló que un oficial y un suboficial de la Policía revelarán que la actuación del patrullero no se enmarca dentro de los actos de servicio.

 La defensa del joven grafitero asesinado, Diego Felipe Becerra señaló que en el curso de la próxima semana solicitará ante un juez de garantías que avale las pruebas testimoniales y documentales que demostrarían que el patrullero Wilmer Antonio Alarcón “no actuó en servicio” durante los hechos registrados en la noche del viernes 19 de agosto.

“Deja de ser una acto de servicio en el momento en que requisa el bolso, mira que no hay arma y le dispara por la espalda, a menos de un metro con cincuenta”, precisó Pachón.

Explicó que la única forma de catalogar esta acción como un acto de servicio sería si el grafitero "hubiera tenido un arma de fuego y le estuviera apuntando al policía, pero esto no fue así".

Igualmente mostró su contradicción frente a la posición de la Fiscalía y de la Procuraduría de avalar el envió del proceso a la justicia penal militar, manifestando que de esta forma el crimen del grafitero quedará en la impunidad.

“No confio en la justicia penal militar. Revisando procesos mucho más graves que este me he dado cuenta que fueron absueltos”, precisó Pachón haciendo referencia al hecho de que contactaran instancias internacionales para su revisión dada la “inseguridad judicial” en la que dice encontrarse.

Señaló además que los testigos que manifestaron que su cliente era el autor de un atraco de una buseta "mienten", puesto que pesee a que el atraco sí ocurrió como lo señaló el conductor de buseta, esta acción se registró el jueves y no el viernes, dia en que murió el grafitero.

Indicó que en la próxima semana espera el pronunciamiento de las Naciones Unidas y de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos sobre este hecho. 

Temas relacionados