Asesinato de líder caucano está en manos de jurisdicción indígena

Al parecer, la muerte violenta del líder indígena Olmedo Pito García se habría dado por conflictos dentro de la comunidad, motivo por el cual su investigación estará en manos de las autoridades indígenas.

Olmedo Pito García habría salido de un establecimiento público minutos antes de que fuera atacado. /Foto: Cortesía Reddhfic

La Fiscalía confirmó que la investigación y sanción por el asesinato del líder indígena Olmedo Pito García, ocurrido el pasado 6 de enero en Caloto (Cauca), estará en manos de la jurisdicción especial indígena, y no en manos de la justicia ordinaria.

Según el ente investigador, esta decisión se tomó pues los motivos detrás del homicidio estarían relacionados con asuntos internos de la comunidad a la cual pertenecía Pito García, quien ejercía como comunero Nasa del resguardo Indígena de Huellas (Caloto), en Cauca.

En la versión inicial de los hechos se señaló que el líder nasa fue asesinado en la vereda La Trampa, de Caloto (Cauca), cuando en la entrada de su casa, varios desconocidos se acercaron a él y con un arma blanca lo hirieron tres veces. Olmedo Pito García no alcanzó a llegar al Hospital de Caloto para ser atendido por la gravedad de sus heridas.

No obstante, fuentes de la Fiscalía indicaron una versión diferente. Al parecer, el asesinato se habría presentado en una disputa que tuvo Olmedo Pinto con otro miembro de la comunidad, cuando ambos se encontraban bajo efectos del alcohol. De acuerdo con el ente investigador, fue el gobernador del Resguardo al que pertenece Pito quien contactó a la Fiscalía para indicarle que la justicia indígena asumiría la investigación y sanción pertinente para este caso.

Aun así, en el comunicado en el que la Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano Francisco Isaías Cifuentes (Reddhfic), la organización responsabilizó al Gobierno y a la Fuerza pública por la “actual situación de zozobra y temor fundado sobre los defensores de derechos humanos y los pobladores de Caloto”.

Olmedo Pito García, además de ser comunero del Resguardo de Huellas (Caloto), pertenecía al Movimiento de los Sin Tierra Nietos de Manuel Quintín Lame, al comité de derechos humanos en el Municipio de Caloto, al Proceso de Unidad Popular del suroccidente Colombiano (Pupsoc), a la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas de Colombia CONPI y al movimiento político Marcha Patriótica.