Así fue la reunión entre las familias de Juliana Giraldo y del soldado que la mató

Noticias destacadas de Judicial

En la mañana de este viernes se encontraron familiares de Juliana Giraldo, mujer que falleció a manos de un soldado en Miranda (Cauca) ayer jueves, y la madre y el hermano de ese uniformado. La reunión fue promovida por el propio Ejército como un acto de reconciliación, un día después de conocerse la muerte violenta de Giraldo, en un video publicado por su pareja sentimental Francisco Larrañiaga. Entre lágrimas y abrazos, ambas familias acordaron actuar sin resentimientos.

Juliana Giraldo murió el jueves 24 de septiembre, cuando un soldado del Ejercitó disparó contra el carro en el que se transportaban ella, su esposo Francisco Larrañiaga y otros dos acompañantes. El hecho causó gran revuelo en el país, luego de que Larrañiaga denunciara la muerte de su pareja a través de un video en redes sociales. Tras un día agitado, el Ejército organizó una reunión entre ambas partes para dialogar sobre lo sucedido.

Uno de los comandantes militares de la región, en un costado de la vía que conduce a Miranda (Cauca), inició la reunión presentando a los familiares. “Ella es la madre del soldado y ella es la hermana de la víctima, de la persona que murió”, les dijo. Tras esto, el militar lamentó la muerte de Juliana Giraldo y explicó la importancia de reunirse para buscar un espacio de reconciliación. A partir de allí, las partes tomaron la palabra.

Así inició el hermano del soldado implicado, quien al lado de su madre contó cómo está viviendo el caso. “Nosotros también estamos pasando por una situación muy difícil. No sabemos la verdad que pasó. La verdad lamentamos mucho lo sucedido. Él ya sabe que viene una investigación. De verdad, mis condolencias para ustedes. Pido disculpas en nombre de mi hermano porque no creo que él haya tenido esa intención de hacer daño a la persona. Él es un buen muchacho”, explicó.

Lea también: Militar mató a una mujer en la vía pública en Miranda (Cauca).

Aura María Diaz, hermana de Juliana, escuchó atentamente al hermano del militar y respondió con la voz quebrada y un pañuelo entre las manos. “Nosotros no tenemos odio, tenemos un gran dolor. A mi hermana nadie nos la va a devolver. Y nosotros sentimos como se están sintiendo, pero créanme que de nuestra parte no hay dolor”, dijo. Seguido de esto, Francisco Larragaña complementó la intervención de su cuñada: “Mi señora -hablándole a la madre del soldado- usted no tiene la culpa. Su hermano hasta también es víctima. A mi me toca quedarme sin el ser querido, pero yo los disculpo”.

El primer intercambio de palabras funcionó para liberar la tensión entre los familiares, quienes entraron en detalles más profundos. El hermano del militar explicó que su pariente estaba a punto de finalizar el servicio militar y que se trata de una “buena persona” en realidad. “Les pido mil disculpas en nombre de él, creo que de pronto no lo hizo con ninguna intención. En unos segundos pasan cosas que uno no se espera”. A eso, Francisco Larragaña comentó que se pone en los zapatos de él y que la situación es muy “berraca”.

Lea también: “¿Están para cuidar al ciudadano o para que nos maten?”, reclama la madre de Juliana Giraldo.

“Así como está sufriendo su mamá, así está la mía que está lejos”, expresó Aura María Diaz, hablándole a la madre del soldado implicado en la muerte de Juliana Giraldo. Además, adhirió a las palabras que habría conversado con uno de los comandantes, sobre los hechos violentos que se presentaron en la noche anterior, cuando un policía fue golpeado por presuntamente disparar a un plantón en Cali. “Ojalá, como nos decía el comandante, esto no se preste para más violencia en este país. Que nadie se aproveche de esto”, puntualizó.

La conversación estuvo marcada por las voces entrecortadas de los familiares, quienes estuvieron en disposición de explicar sus sentimientos y escuchar a la contraparte. Al final, el comandante militar de la región aplaudió el dialogó entre ellos, a lo cual la madre del soldado procesado rompió en llanto. Como respuesta, la hermana de Juliana Giraldo la abrazó y le dijo que estuviera “tranquila”. Frotó sus brazos y se despidió. Los demás involucrados se dieron la mano y así finalizó la reunión.

Comparte en redes: