Así operaba una red de trata de mujeres que explotaba a colombianas en China

Noticias destacadas de Judicial

Al parecer, con promesas de una carrera en el modelaje, una organización logró engañar a más de 30 mujeres de Antioquia y Santander para que viajaran a Asia, donde eran explotadas sexualmente.

Siete personas fueron capturadas en diferentes lugares de Colombia son señaladas por la Fiscalía y la Policía de conducir una red de trata de personas que engañaba a mujeres con promesas de una carrera de modelaje en el exterior para luego terminar explotándolas sexualmente en China. La investigación inició por las denuncias de dos víctimas, pero las autoridades tienen identificadas a más de 30 mujeres que sufrieron un destino similar y presumen que podría haber más. Los capturados fueron puestos a disposición de un juez y serán procesados por los delitos de concierto para delinquir agravado y trata de personas.

(Lea también: Nueve datos preocupantes sobre la trata de personas en el mundo)

Así engañaban a sus víctimas

Una parte del grupo, según explicó la Fiscalía, se dedicaba a contactar mujeres, principalmente de Antioquia y Santander, a través de redes sociales o en una casa de citas de Bucaramanga. Al parecer, a las víctimas les prometían un futuro en el modelaje, les hacían estudios fotográficos y les prometían millonarias sumas de dinero a cambio de que posaran para determinadas líneas de ropa en China. Para la siguiente parte del trámite, otra parte del grupo conseguía las visas y toda la documentación para que las mujeres reclutadas pudieran viajar al gigante asiático.

Hasta entrenaban a las víctimas para que supieran qué decir en los filtros migratorios, y por lo general viajaban de Bogotá a Madrid (España), para de allí dirigirse a Ámsterdam y, luego sí, a la capital china, Beijing. Una vez allí, eran trasladadas a un establecimiento en la turística provincia de Guandong o Cantón. “En este sitio las jóvenes, supuestamente, eran retenidas, les quitaban los pasaportes y documentos personales, y les imponían una deuda 14 mil dólares, que debían cumplir mediante el pago de 600 dólares diarios en servicios sexuales”, indicó la Fiscalía a través de un comunicado.

(Le puede interesar: La trata de niños en Colombia no es un cuento)

Por estos hechos fueron capturados: Daniela Botina Ocampo, alias Barbie, quien sería la jefe de la organización y fue aprehendida en Cali; James Leonardo Téllez, capturado en Bogotá, sería el encargado de la logística y traslados en Asia; Edilma González, alias La Tía, en Bucaramanga, sería la propietaria de la casa de citas; Martha Rubiela Gómez y Bellanid Rojas Rodríguez, estarían al frente del trámite de visas, pasaportes y demás; Gloria Patricia Ocampo y Juan Pablo López Galeano, detenidos en Quindío, al parecer proveían los recursos para preparar y costear el viaje de las víctimas. Una octava mujer que estaría vinculada a esta estructura de trata de personas fue localizada en España.

(Le recomendamos: El viacrucis judicial de una víctima de trata de personas)

Asimismo, mientras una fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales les imputa cargos a estas siete personas, la Dirección de Extinción de Dominio del ente investigador pidió medidas cautelares sobre bienes muebles e inmuebles pertenecientes a presuntos miembros de la organización. Se trata de dos vehículos de gama alta, tres casas, y un establecimiento de comercio avaluados en más de $1.500 millones que quedarán congelados y no podrán ser ni traspasados ni disfrutados por los propietarios mientras un juez de extinción de dominio decide si debe quitárselos, en cuyo caso pasarían a ser patrimonio de la Nación.

Comparte en redes: