Así registró El Espectador el tiroteo en la Cámara de Representantes

Hace 67 años, los representantes liberales y conservadores se enfrentaron a tiros en medio de una plenaria. La madrugada del 9 de septiembre de 1949 Carlos del Castillo fue el primero en disparar. Murieron dos congresistas.

En los años 40, los congresistas podían ingresar al Capitolio armados y adentro tenían permitido consumir alcohol. El 8 de septiembre de 1949, cuando se discutía una propuesta del partido liberal para adelantar las elecciones presidenciales, un enfrentamiento entre Carlos del Castillo y Gustavo Jiménez terminó en una balacera dentro del recinto. El relato que publicó en El Espectador el 9 de septiembre de 1949 es hoy una pieza periodística que recuerda, por medio de diálogos y muchos detalles, qué pasó en la batalla en el Congreso hace 67 años. (Lea aquí la carta que escribió el hijo de Carlos Castillo 67 años después)

Cómo se desarrollaron las tormentosas sesiones de anoche y esta mañana en el Parlamento
La sesión vespertina de ayer de la Cámara se inició en un ambiente de grande agitación, a las cinco y media de la tarde. Los miembros de la representación conservadora demostraban especial exaltación de lo cual ya habían dado muestras en la sesión anterior, principalmente el representante nortesantandereano Silva Valdivieso, quien profirió amenazas personales contra el representante José Phillips y anunció que el conservatismo no permitiría que votara el liberalismo el 27 de noviembre porque estaba dispuesto a impedirlo con la violencia.
El primer orador en la sesión vespertina fue el representante conservador Carlos Augusto Noriega, quien intentó hacer un análisis jurídico de la reforma electoral y del mensaje de objeciones del ejecutivo, para terminar con las mismas amenazas del representante Silva Valdivieso, sobre el clima de violencia que se extendería a todo el país para impedir el desarrollo normal de las elecciones presidenciales.

Exposición jurídica
Lo siguió en el uso de la palabra el representante liberal por el departamento de Bolívar doctor Néstor Pineda, quien hizo una de las más interesantes exposiciones jurídicas que se han hecho en las presentes sesiones del Congreso sobre los fundamentos legales y constitucionales de la reforma electoral. El representante Pineda demostró cómo en el país no existe el código electoral y mencionó por orden cronológico todos los códigos de otro orden que están en vigencia. Además, explicó a la Cámara multitud de precedentes que indican que nunca antes una ley había sido sometida al trámite a que se encuentra la anticipación de las elecciones.

Martínez Pereira
La exposición del representante Pineda duró una hora. Continuó en uso de la palabra el representante conservador por Bolívar Bernardo Martínez Pereira, quien se concentró en lanzar ofensas personales al representante liberal por el departamento de Caldas doctor Pedro Nel Jiménez, retándolo al campo del honor. Decía el representante Martínez Pereira que el representante Jiménez no tenía autoridad para defender las ideas liberales, por cuanto su padre era conservador.

Habla Pedro Nel Jiménez
El representante Pedro Nel Jiménez contestó a las ofensas del representante Martínez Pereira con un discurso elevado, de corte literario, que fue aplaudido inclusive por miembros de la representación conservadora.

Declaró el representante Jiménez que su antecesor no había hecho ninguna revelación ante la Cámara al decir que su padre era conservador, pues él en intervenciones anteriores lo había dicho a la Cámara. Recordó que entre su padre y él ha habido siempre un profundo respeto por sus ideas, sin que esto haya sido causa en ningún momento de diferencia entre los dos. Manifestó que en su familia había antecesores que habían luchado en los campos de batalla por las ideas liberales y conservadoras, y terminó declarando que se sentía orgulloso de profesar las ideas liberales, e hizo un llamamiento a la paz y a la concordia de los colombianos.

Habla Nieto Rojas
En seguida del representante Pedro Nel Jiménez habló el representante conservador por Boyacá señor Nieto Rojas, quien principió por exaltar la magnífica presentación del representante Jiménez y luego hizo un ataque al liberalismo, principalmente a la representación liberal de Boyacá, que dijo se bañaba en sangre de conservadores. Habló de los sucesos sangrientos de Maripí y manifestó que le había sido testigo en Chiquinquirá del traslado de los muertos y de los heridos. Luego se refirió a la candidatura presidencial del doctor Echandía, y dijo que su candidatura estaba manchada, al no oponerse, como no lo había hecho, a la expedición de una ley ilegal e inconstitucional como la que pretendían expedir las mayorías liberales. 

Habla Gustavo Jiménez
Le sucedió en el uso de la palabra al representante Nieto Rojas el representante liberal por Boyacá doctor Gustavo Jiménez, quien hizo la defensa de la candidatura Echandía y de la representación liberal de Boyacá. Dijo que después de las magníficas intervenciones de los representantes Pineda y Pedro Nel Jiménez se había escuchado el discurso del representante Nieto Rojas, quien había venido a modificar el ambiente de serenidad y de altura en que el liberalismo había venido adelantando el debate. Agregó que esto indicaría no sólo al Congreso sino a todo el país cuál era la causa de que en su martirizado departamento se estuvieran presentando los tremendos sucesos que registra la prensa y cómo no es posible encontrar en los jefes conservadores de aquella sección ambiente propicio para un entendimiento patriótico.

El representante Jiménez analizó los sucesos de sangre que se han venido presentando en diferentes poblaciones de Boyacá y reclamó del presidente de la República una acción enérgica para combatir el vandalismo y restablecer las garantías ciudadanas.

El discurso del representante Jiménez se prolongó hasta las doce menos cuarto, cuando se concedió el uso de la palabra al representante conservador por Boyacá Carlos del Castillo.

Habla Del Castillo
El discurso del representante Del Castillo se inició con un ataque personal al representante liberal Julio Roberto Salazar Ferro. Recordó una actuación suya, cuando era estudiante, pues desde las barras del Congreso había insultado al representante Salazar Ferro. Por tales insultos lo habían sacado de las barras, y al observar quiénes lo sacaban pudo darse cuenta de que entre los oficiales estaba el capitán Salazar Ferro, hermano del representante. Con este motivo recordó los sucesos en Gachetá, acusando al capitán Salazar Ferro de ser el único responsable de la muerte de 40 conservadores.

El representante Salazar Ferro, no obstante el estado delicado de su salud, lo interrumpió para decirle que su hermano el capitán había sido absuelto unánimemente por la Sala Plena del Tribunal Superior de Medellín, pues ninguno de los magistrados conservadores había encontrado fundamento en los cargos que se hacían al capitán Salazar Ferro.

El representante Del Castillo en tono exaltado culpó después al representante Salazar Ferro como autor intelectual de la muerte de 1.500 conservadores en Boyacá.

Cuando ya faltaban pocos minutos para las doce de la noche, el Presidente de la Cámara, representante Julio César Turbay, levantó la sesión y anunció que se reanudaría a las doce y cinco minutos de la noche. Dejó en uso de la palabra al representante Del Castillo.

La tercera sesión
Durante la sesión vespertina los miembros de la representación conservadora estuvieron libando con frecuencia en el bar de la Cámara. Al intervenir por primera vez el representante Del Castillo todos los asistentes a la sesión pudieron ver que éste se hallaba en estado de embriaguez.

Al reanudarse la sesión, a las doce y doce minutos, volvió a ocupar la tribuna el representante Del Castillo, quien en el breve término entre las dos sesiones, había bajado al bar con algunos de sus amigos, para libar nuevas copas. En su nueva intervención el representante Del Castillo se mostró más exaltado.

Un reto
Las primeras palabras del representante Del Castillo ante el micrófono fueron para retar al representante liberal por Antioquia Lázaro Restrepo. Del Castillo dijo:
-¡A su señoría lo reto a cualquier campo, y tome buena nota de esto!

La tragedia
El representante Gustavo Jiménez se levantó entonces y dijo:
-Su señoría, honorable representante, no es Del Castillo ni Isaza. Su padre fue un modesto campesino boyacense, que por cierto murió en un lamentable accidente, y era Castillo y no Del Castillo. El apellido de su madre era Saza y no Isaza.
El representante Del Castillo:
-¡Yo al menos soy hijo legítimo. Usted no lo es, y reaccione!
El representante Jiménez:
-¡Miente malnacido!

E inmediatamente el representante Jiménez hizo el ademán de llevarse la mano derecha al cinto, el representante Del Castillo, quien durante toda su intervención había mantenido la mano derecha en el bolsillo del saco, en actitud amenazante, sacó inmediatamente su revólver y disparó sobre el representante Jiménez. El representante liberal, gravemente herido a la vida sobre la escalinata que conduce al centro del recinto.
Después fue el caos. Los representantes conservadores Amadeo Rodríguez, Ricardo Silva Valdivieso, Carlos Augusto Noriega, el subsecretario conservador de la Cámara, señor Daniel Lorza Roldán, y otros sacaron sus armas y comenzaron a disparar. Los congresistas se arrojaron unos al suelo para defenderse o se hicieron detrás de los pupitres. Más de cincuenta disparos se escucharon entonces, que pudieron oír también todas las personas que seguían a esa hora por radio el curso del debate. Muchos de los parlamentarios, entre ellos el representante Forero Benavides, gritaban: “paz, paz, no nos asesinen”. La muerte del representante Jiménez fue casi instantánea. Resultaron heridos los representantes Jorge Soto del Corral, quien recibió una grave herida en una perna, Guillermo Bustamante, Amadeo Rodríguez y Ricardo Silva.

Los representantes liberales Víctor Mosquera Chaux y José Phillips se arrojaron a levantar a su colega el representante Jiménez, y su cuerpo lo colocaron sobre la alfombra.

El representante Soto del Corral se desangraba rápidamente y fue sacado por el representante Virgilio Barco y otros, quienes lo condujeron inmediatamente a la Clínica Bogotá, donde se encuentra hospitalizado

Cámara ardiente

Restablecida un poco la calma, y ya presenta la Policía en el recinto, fue sacado el cadáver del representante Gustavo Jiménez y llevado al salón contiguo a la presidencia de la Cámara, donde fue colocado en cámara ardiente, cubierto el cuerpo por el pabellón nacional.

Los miembros de la dirección nacional del liberalismo, doctores Carlos Lleras Restrepo y Francisco J. Chaux, enterados de los deplorables sucesos, llegaron en seguida. El otro miembro de la dirección liberal, doctor Jorge Uribe Márquez, estaba allí, como miembro que es de la representación a la Cámara.
Es salón de sesiones de la Cámara fue sellado y las llaves las tomó el teniente coronel Willy Hollman, comandante de la Policía Nacional, mientras llegaban las autoridades de Policía encargas de adelantar la investigación de la muerte del representante liberal Gustavo Jiménez.

Reuniones separadas

La representación liberal se reunió después en la oficina del presidente de la Cámara.

La representación conservadora se reunió en la oficina del secretario de la corporación.

Unos y otros estuvieron considerando separadamente y por largo rato a la situación que se contemplaba como resultado de la tragedia. Los miembros de la representación conservadora enviaron comisiones para que se entendieran con los miembros de la representación liberal, y estuvo hablándose de la posibilidad de aprobar una proposición de protesta por los hechos ocurridos o de lanzar un manifiesto conjunto deplorando los sucesos.

Pero a última hora, cuando parecía que existiera un acuerdo, los miembros de la representación conservadora manifestaron que nada podían firmar mientras no lo consultaran con los miembros de la dirección nacional conservadora, y que a sus miembros no los habían podido reunir hasta el momento.

Se reanuda la sesión

En vista de lo anterior, la representación liberal anunció que iba a continuar la sesión interrumpida por los trágicos sucesos. Los miembros de la representación conservadora fueron invitados expresamente para seguir el debate, pero éstos se abstuvieron de concurrir, manifestando que ya sólo estaba allí 25, que sus demás compañeros se habían retirado, y que ellos se retirarían también para sus casas.

Rechazadas las objeciones

A las cinco de la madrugada de hoy la representación liberal de la Cámara continuó la interrumpida sesión en el salón del Senado, por encontrarse sellado, como ya se dijo, el de la Cámara.

En esta sesión la Cámara de Representantes aprobó la proposición en que se rechazaban las objeciones del Gobierno al proyecto de ley por la cual se anticipan la fecha de las elecciones presidenciales para el último domingo de noviembre.