Atacan con arma de fuego a testigo clave en caso del grafitero Diego Felipe Becerra

Un hombre ingresó a la vivienda de Nelson Tovar, el uniformado que aceptó haber suministrado el arma con la que se alteró la escena del crimen de Becerra. El sujeto disparó contra él y contra la habitación de su hijo. No hubo heridos, pero el atacante escapó.

Nelson Tovar, Subintendente de la Policía, fue atacado esta madrugada en su casa. / Archivo particular

Un nuevo capítulo se abre en la empantanada historia del grafitero Diego Felipe Becerra, quien fue asesinado por Wilmer Antonio Alarcón, un patrullero de la Policía, el 19 de agosto de 2011 en el noroccidente de Bogotá. Nelson Tovar, el Subintendente de Policía que voluntariamente decidió colaborar con la justicia, y que incluso reconoció haber suministrado el arma que se sembró en la escena del crimen para así alterarla, fue atacado con arma de fuego en su vivienda. Ocurrió en la madrugada de este sábado. Hacia las 3:00 a.m., un hombre armado ingresó al domicilio de Tovar y dispararon contra él y contra la habitación de su hijo.

Tovar alcanzó a reaccionar y logró sortear las tres balas que alcanzó a disparar el atacante, aunque resultó herido en una de sus manos. En la acción, Tovar buscó defenderse, pero el hombre que entró a su vivienda salió huyendo del lugar rápidamente. Su hijo, quien descansaba la habitación contra la que disparó el sujeto, no fue alcanzado por ninguna de las balas, según confirmaron las autoridades.

De inmediato, Tovar fue trasladado a la Clínica de Occidente, donde fue evaluado. Allí confirmaron que la herida que recibió el Subintendente no representa mayor gravedad, no obstante será trasladado a la Clínica de la Policía para que repose tras el hecho. Tovar se ha quejado continuamente de la poca protección que le ha dado el Estado en su calidad de testigo; sin embargo, las autoridades afirmaron que, luego del ataque en contra del uniformado y su familia, reforzarán la seguridad de su vivienda, mientras inician las investigaciones del posible agresor.

No es la primera vez que este testigo estrella en el caso del asesinato de Diego Felipe Becerra denuncia ataques en su contra. El padre del grafitero asesinado, Gustavo Trejos, afirma que el abogado de Tovar, Jairo Acuña, es quien ha recibido más represalias que nunca fueron esclarecidas. A Acuña le han enviado panfletos y mensajes intimidantes a su correo electrónico. También han entrado a su residencia y asesinaron a su mascota.

En ese entonces, según denunció Acuña, las cámaras registraron a dos hombres con uniformes de la Policía esperando a los cuatro sujetos que entraron a su casa. La casa estaba vacía. El perro fue torturado y castrado. Quienes ingresaron al lugar se llevaron un folio del proceso de su defendido, lo que hizo pensar en la directa relación que había con el ataque.

Trejos, padre del grafitero, rechazó los ataque y manifestó su inquietud por que cada vez que se acerca una diligencia judicial, hay algún tipo de ataques sospechosos como el que recibió Tovar. “El próximo lunes va haber una audiencia en la cual el juez va a decidir si acepta o no el principio de oportunidad que le dieron al subintendente Tovar y lo pueden condenar, y cada vez que se va a presentar a una audiencia siempre hay un atentado o hay disparos; hace 15 días también al subintendente y a la hermana trataron de secuestrarlos desde un taxi” le dijo a RCN Radio el padre del grafitero.

El familiar, víctima del ataque de policía en una noche que no ha podido ser contada de largo sin hoyos negros que desvíen o confundan la narración, dice que hay muchas anomalías en el proceso de justicia contra los 16 uniformados señalados por el hecho, por el que ya fue condenado Alarcón, el que disparó el arma, quien a propósito está prófugo de la justicia.