Conversatorio de Colombia 2020

hace 4 horas

Ataque de las Farc: “con el tiempo vamos a hallar ese perdón”

La mamá del patrullero Juan David Marmolejo, asesinado junto con el coronel Alfredo Ruiz Clavijo, no solo resaltó los valores de su hijo sino las cualidades del coronel, de quien su hijo recibió un excelente trato y un acompañamiento casi paternal.

El patrullero Juan David Marmolejo, asesinado junto con el coronel Alfredo Ruiz Clavijo.
Doris García Cardona y Alfredo Marmolejo son los padres de Juan David, el joven de 20 años que fue asesinado junto al coronel Alfredo Ruiz Clavijo el viernes 12 de junio. La última vez que vieron con vida a Juan David fue en Semana Santa cuando lo llevaron a la terminal de buses de Cali para despedirlo en su regreso a Ipiales (Nariño). Juan David llevaba dos años y cinco meses en la institución, siempre quiso ser Policía y lo logró gracias al esfuerzo de toda la familia y a su empeño personal. 
 
Con una tranquilidad extraordinaria, Doris García explicó lo orgullosa que se siente de su hijo y lo agradecida que se siente con Dios porque a todas partes donde llegó Juan David encontró “angelitos” que le ayudaron, entre ellos el coronel Ruiz Clavijo, de quien era secretario desde enero de este año cuando lo trasladaron al departamento de Nariño. 
 
La mamá del joven que cumpliría 21 años el próximo 6 de agosto dice que desde que su hijo empezó a trabajar con el coronel le contaba a su familia que recibía buenos tratos, consejos y un acompañamiento muy paternal de su parte. Para ella y su esposo eso les generó mucha tranquilidad y felicidad. Asimismo, explicó que en cada parte a donde Juan David llegó desde que empezó a estudiar para ser policía conoció gente muy amable que lo “adoptaba”, como en Villavicencio, cuando estuvo en la Escuela de Carabineros Eduardo Cuevas. Allá encontró una familia con la que compartía espacios y tiempos libres, ir a Cali no era fácil desde la capital del Meta, entonces en sus días de descanso se quedaba con esa, que se convirtió en su segunda familia, algo que para Doris García era fundamental, pues cuando se fue solo tenía 18 años.
 
Juan David siempre quiso ser policía, dice su mamá, por eso a los tres años lo disfrazaron de patrullero. Aunque su mamá llegó a pensar que era un embeleco de niño y que iba a cambiar de opinión cuando creciera, eso no pasó y al terminar el colegio seguía con la misma idea, por eso tuvo que esperar hasta los 18 años para empezar la carrera. Cuando era niño mencionaba el lema de Superman, “luchar por la justicia”, para explicar por qué quería ser policía. A sus papás les preocupaba el que se tuviera que ir tan lejos de la casa estando tan chiquito, pero él estaba muy convencido de que eso era lo que quería y por eso se fue para Villavicencio. Su primer traslado fue a Cumaral (Meta), un lugar que por cierto le gustó mucho. 
 
Con respecto a su trabajo, Juan David no les contaba mucho a sus papás, era muy reservado y por eso creen que le iba bien, porque es una cualidad que deben tener los policías. Por esa misma razón, no saben si el coronel podría estar amenazado o si hubiese cosas que a Juan David le indicaran que podría estar en riesgo, él nunca se los dijo. Doris García explica que en este momento le cuesta mucho aceptar la forma como murió su hijo, porque no tuvo la oportunidad de defenderse y porque además de la explosión, el coronel y su hijo fueron acribillados, tal como lo confirmó el general Rodolfo Palomino: “fueron ultimados con tiros de gracia”. "Uno es consciente del peligro al que están expuestos ellos, pero uno no se imagina que pueda morir acribillado y eso fue lo que pasó, Juan David no murió luchando en un combate sino acribillado, le destrozaron la cara", explicó Doris García. Alguna vez, su mamá le dijo a Juan David que se saliera, que las cosas estaban muy difíciles, pero él le contestó que no, que su decisión no dependía de lo que estuviera pasando en el país, que su trabajo era por la patria. 
 
"A la mamá y a la esposa del coronel Ruiz quiero decirles que ese ese señor era muy amoroso. Que me dio mucha tristeza también lo que al él le pasó, porque era muy buena persona. Yo les agradezco esa persona que mi hijo se encontró, era muy bueno. También les digo que aunque ahora no podamos hablar de perdón, con el tiempo se nos van a sanar las heridas y vamos a hallarlo", dice la mamá de Juan David.
 
Por ahora desde el Ministerio de Defensa se han ofrecido 200 millones de recompensa por información que conduzca a la captura de los responsables del atentado en el que también falleció el civil Carlos Andrés Valenzuela de 25 años que se movilizaba en una moto cuando fue detonado el explosivo contra la patrulla. Además, resultaron heridos el agente Leonardo Báez y el enfermero Gustavo Adolfo Ñañes.
Temas relacionados