Cuatro personas serán vinculadas al proceso

Atentado en Barranquilla: todo apunta al Eln

Investigación de la Fiscalía tiene en la mira a las milicias urbanas. Expertos coinciden en presiones de esta guerrilla al Gobierno.

Siete policías perdieron la vida en los atentados de este fin de semana en el país. / AFP

En 24 horas Colombia se cubrió de luto. Tres ataques contra la Policía volvieron a revivir los peores fantasmas de los colombianos. El primer caso se registró en la mañana del sábado. Un artefacto explosivo fue activado mientras los uniformados hacían su formación en la estación San José, en Barranquilla.  (En contexto: Recompensa de $50 millones para dar con responsables de atentado a estación de Policía).

Los policías que resultaron con heridas menores comenzaron a auxiliar a sus compañeros y en varios audios quedó grabado ese grito de auxilio. “Envíen ambulancias, aquí hay muchos heridos”, gritó uno de ellos. La acción terrorista dejó un saldo de cinco policías asesinados y 42 oficiales heridos. Las víctimas fueron identificadas como Yossimar Márquez Navarro, de 29 años; Ánderson René Cano Arteta, de 32 años; Freddys de Jesús Echeverría Orozco, de 24 años; Freddy de Jesús López Gutiérrez, de 28 años, y Yamid José Rada Muñoz.

A las 4:00 a.m. de este domingo un nuevo ataque, que guardaría relación con lo sucedido en Barranquila, sacudió la Costa. Un explosivo fue lanzado contra el CAI del barrio Soledad 2000 de Barranquilla, que dejó a siete personas heridas: cuatro policías y tres civiles. A esto se sumó el ataque a la subestación de Policía del corregimiento de Buenavista, en Santa Rosa, sur de Bolívar. En el hecho perdieron la vida los uniformados de la Policía Manuel Galvis Contreras y Ferney Alexánder Posada. (Le puede interesar: Atentado en Barranquilla: grupo del Eln tiene 18 años de antecedentes).

Tras la firma hace un año de los acuerdos entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc, las autoridades empezaron una lucha contra disidentes de la guerrilla, grupos insurgentes que siguen secuestrando y las mafias de narcotraficantes que le declararon en mayo la guerra a la Policía al verse acorraladas por los operativos de las autoridades.

¿El Eln responsable?

Las escenas que se vivieron en la estación de la Policía en el sur de Barranquilla recordaron el atentado con explosivos y dispositivos del barrio La Macarena de Bogotá, que se atribuyó al Eln en febrero del año pasado, en el que perdieron la vida cinco policías y dejó heridos de gravedad a otros 42. 

Expertos señalan como principal responsable del atentado del sábado a esta guerrilla. “En Barranquilla opera la célula del Eln Kaled Gómez Padrón. El Gobierno está siendo presionado para someterlos a las negociaciones en Quito. Con el fin del cese al fuego bilateral se han registrado 34 acciones de este grupo guerrillero”, comentó a este diario Jhon Marulanda, experto en seguridad.

De igual forma, señaló que, aunque no se le puede adjudicar al mismo grupo, habría que mirar también la presión que se está ejerciendo en Ecuador, en donde el pasado sábado se registró un atentado con carro bomba contra el cuartel de la Policía en la provincia de Esmeraldas (frontera con Colombia), dejando 24 heridos leves, entre uniformados y civiles, y daños estructurales.

Por su parte, el experto en seguridad Hugo Acero afirmó que el Gobierno debe entender que la guerra no ha terminado, “las acciones de los últimos días muestran que el terrorismo no ha acabado, el Eln volvió a dinamizar los ataques. Tampoco se pueden descartar las acciones de otras organizaciones criminales como el clan del Golfo y disidentes de las Farc, sus acciones es reaccionar cuando se ven acorralados por la Fuerza Pública”.

Este domingo, a través de redes sociales, el Frente de Guerra Urbano Nacional del Eln se adjudicó la acción terrorista. Sin embargo, el Comando Central del mismo grupo guerrillero no ha confirmado el comunicado. “La represión brutal a las legítimas protestas ciudadanas originadas por la pésima prestación de los servicios públicos, como es el caso de Electricaribe, desastroso monumento a la corrupción, que tiene en su haber cortes de energía y cambios de voltaje que ocasionan daños en electrodomésticos y hasta muertes por electrocución. En respuesta a este panorama, el Frente de Guerra Urbano Nacional del Eln, en ejercicio legítimo del derecho a la rebelión, realizó la siguiente acción militar: se atacaron fuerzas policiales de la estación San José, en el sur de Barranquilla, capital del departamento del Atlántico”, dice el comunicado.

Las pistas de los investigadores

La Fiscalía sigue la pista a Cristian Camilo Bellón Galindo, de 31 años, quien fue detenido como el posible autor material del ataque terrorista, ya que en su poder fue hallado un aparato con el que habría detonado desde la distancia el explosivo. Además de un cuaderno y un radioteléfono que tenía en su poder, en una de sus hojas se pueden leer dos direcciones: la del ataque terrorista en el barrio San José y la del CAI del barrio El Carmen, en donde al parecer se iba a realizar el siguiente plan criminal. En otra página se ve cómo Bellón Galindo tenía un listado de teléfonos, uno de ellos correspondiente a un número venezolano que están verificando los investigadores.

Bellón Galindo, a quien ya le legalizaron la captura, será presentado este martes ante un juez para imputarle cargos por cinco homicidios, 42 tentativas de homicidio, terrorismo y uso de explosivos. Sobre este joven se conoció que llegó a Barranquilla desde la primera semana de enero proveniente de Norte de Santander para realizar labores de inteligencia. Comenzó estudios en filosofía en una universidad de Bogotá. “Este domingo se realizaron operativos de allanamiento en su casa en la capital, donde se recaudaron pruebas (planos y materiales electrónicos) que nos permiten adelantar las investigaciones”, dicen fuentes del ente investigador. No descartan la participación del Eln en estos hechos, “se está indagando si las milicias participaron en estos hechos”. También son buscadas tres personas más, de las cuales ya se revelaron sus fotografías, entre ellas una mujer, que están vinculadas con el atentado en Barranquilla.

A la luz de estos hechos, en medio de la coyuntura electoral, no son descabelladas las hipótesis que atan cabos y vislumbran una intromisión de los armados en las próximas elecciones. “No se puede descartar que están buscando llevar al Gobierno a declarar una emergencia por orden público que podría afectar las elecciones”, comentó a este diario el experto en seguridad Jhon Marulanda. De hecho, esa ha sido una de las preocupaciones de organizaciones como la Misión de Observación Electoral (MOE) y otros veedores del proceso ante la demora por parte del Gobierno y el equipo negociador del Eln para lograr un nuevo acuerdo de cese al fuego, pues las acciones armadas de la guerrilla pondrían en riesgo las jornadas del 11 de marzo y el 27 de mayo, y complicarían las intenciones del Estado de garantizar, por ejemplo, la instalación de la totalidad de los puestos de votación en regiones como el Catatumbo (Norte de Santander), Arauca y Cauca.