La audiencia de la Fed

La próxima presidenta de la Reserva Federal compareció ayer ante el Senado con el objetivo de defender su nominación. Aseguró que el plan de estímulo económico no será para siempre.

Janet Yellen, actual vicepresidenta de la Fed, defendió ante el Senado su nominación para dirigir el banco central. / AFP

Janet Yellen escogió un traje de sastre negro y un collar dorado para su gran día. Que comenzó ayer hacia las 10 de la mañana, cuando la mujer de 67 años llegó a la sala de audiencia del Capitolio estadounidense para someterse a las preguntas de la veintena de senadores que conforman el Comité Bancario. Ellos tendrían la tarea de definir su nominación oficial para ocupar la Presidencia de la Fed, el principal motor —por estos días— de la economía de EE. UU.

Tan pronto entró a la sala, los fotógrafos se centraron en su figura. Mientras preparaba su intervención y repasaba el fólder de temas económicos que había preparado, los periodistas recalcaban el perfil de la nominada, recordaban que es esposa de George Akerlof, Nobel de Economía, y hasta consignaban cuáles son las respuestas que dominan este tipo de ceremonias: ‘Gracias, senador, por esa buena pregunta’ o ‘Tengo muchas ganas de trabajar con su equipo en la solución de ese problema’.

Claro que, tan pronto Yellen comenzó su intervención, el mundo financiero sufrió sacudidas. Ante el Senado, la economista neoyorquina consideró “imperativo hacer lo que podamos para promover una muy fuerte recuperación”, aunque fue enfática al aclarar que el actual programa de estímulo económico de la Fed (con compras de activos mensuales por US$85.000) no puede durar para siempre.

También rechazó cualquier suposición sobre la parición de una nueva burbuja financiera en el país del norte: “Los precios de las acciones han aumentado fuertemente, pero si usted toma las medidas tradicionales de valoración no consideraría que están en un territorio que sugiera esas condiciones”.

La audiencia continuó con requerimientos de los senadores sobre el papel de la Fed en la era posterior a la crisis financiera de 2008 y el estado de su propio balance (el banco central maneja recursos por US$4 billones). A su término, el senador demócrata Tim Johnson, presidente del comité, expresó sus impresiones sobre Yellen en un comunicado: “Ha probado a través de su extenso e impresionante experiencia en el servicio público y la academia que es la mejor calificada para ser la próxima presidenta de la Reserva Federal”.

Para el mercado, más allá de su opinión sobre temas puntuales, se trató de una audiencia habitual. “No esperábamos opiniones contundentes, porque cualquiera de ellas podía dificultar sus opciones de asumir el mando de la Fed y perjudicaría innecesariamente los mercados”, le dijo Gennadiy Goldberg, estratega de TD Securities, al diario The New York Times.

Claro que los inversionistas estuvieron muy pendientes de su intervención y reaccionaron según la nominada respondía los cuestionamientos de los senadores. Por ejemplo, los contratos de gasolina en EE. UU. para entrega a diciembre subieron a US$2,68 por galón, mientras el índice accionario Dow Jones subió 0,34%. El indicador S&P 500 siguió la tendencia y creció 0,47%.

[email protected]

Temas relacionados