Bandas criminales también están reclutando a menores, según la Defensoría

Denuncia que niñas menores de 14 años son víctimas de la modalidad 'secuestro exprés' y la mayoría resultan infectadas con enfermedades de transmisión sexual.

Archivo El Espectador

No sólo las AUC o las Farc son culpables del reclutamiento de menores de edad en el país, a estos grupos al margen de la ley se suman las bandas criminales o grupos armados post-desmovilización, quienes están reclutando a niños y niñas menores de 14 años. Así lo denunció María Cristina Hurtado, delegada para la infancia, la juventud y el adulto mayor de la Defensoría del Pueblo.

En diálogo con Caracol Radio, Hurtado reveló que bandas criminales como las Águilas Negras, Los Rastrojos, Los Paisas, Los Urabeños, entre otros, están reclutando a menores de 14 años. Un 30 % de estos son niñas y 70 % niños.

Afirma que las niñas son víctimas del llamado ‘secuestro exprés’, un delito de género que violenta la dignidad sexual de las menores. Estos grupos armados secuestran a niñas entre los 10 y 12 años de edad para obligarlas a sostener relaciones sexuales con los miembros de estas organizaciones criminales.

La delegada para la infancia, la juventud y el adulto mayor de la Defensoría aclaró que todo acto que comprometa la vida y dignidad sexual de los menores de 14 años se considera un delito “la legislación dice que así las relaciones sean de carácter voluntario, se entiende que es un delito sexual agravado, por haber sido sobre un menor de edad”.

Lo que más le preocupa a la Defensoría es que además de ser víctimas de secuestro y violación, las menores de 14 años están siendo drogadas y además quedan en embarazo e infectadas con enfermedades de transmisión sexual. “El grupo armado las droga para poder tener control sobre su voluntad”.

Los dos estudios realizados en 2014 se realizaron en lugares de alto impacto como Bogotá, Putumayo y Nariño, entre otros, donde la Defensoría del Pueblo trabajó en la prevención de estos delitos con enfoque étnico, debido a que los datos revelan que los niños de las etnias son las principales víctimas de reclutamiento.