Beneficios para el 'hacker'

Tras la explosiva entrevista que Andrés Fernando Sepúlveda le dio a la revista Semana, las críticas contra él, desde distintos frentes políticos, no se hicieron esperar.

Andrés Fernando Sepúlveda. / Archivo

Por ejemplo, congresistas del Centro Democrático, en cabeza de Álvaro Uribe, arremetieron contra Sepúlveda calificándolo de mentiroso y como una persona que está al servicio del gobierno de Juan Manuel Santos. A su vez, la Procuraduría rechazó los señalamientos y solicitó que se le abriera una investigación penal.

La Fiscalía continúa escuchando las declaraciones de Sepúlveda, que aún no convencen por completo, ya que hay imprecisiones en comparación con los testimonios que antes habría entregado y las versiones que dieron sus exsocios a las autoridades, como las del español Rafael Revert, quien dijo que era la mano derecha del hacker y que nunca tuvo conocimiento ni relaciones con la polémica sala de inteligencia fachada del Ejército, Andrómeda. Sin embargo, para el ente investigador, Sepúlveda ha entregado pruebas y valiosa información, por lo que se estudia la posibilidad de firmar un preacuerdo y un principio de oportunidad.

El hacker en estos momentos está siendo procesado por los delitos de concierto para delinquir, violación ilícita de comunicaciones, uso de software malicioso, interceptación de datos informáticos y espionaje. En una de los apartes de la entrevista de Sepúlveda se lee que la Procuraduría lo contrató para hacer campaña sucia contra Gustavo Petro durante la época en que se debatía su destitución y que además lo habían presionado para que no contara la verdad y modificara su testimonio.

“Querían que dijera que en la Fiscalía me estaban presionando para declarar en contra de Zuluaga y de Uribe. ¿Qué pienso yo de eso? Era una manera de ellos de blindarse. Eso lo intentaron usar hace poco”, aseguró Sepúlveda. El Ministerio Publico respondió ante las graves acusaciones y precisó que sus actuaciones en el proceso se debieron a que Luis Carlos Sepúlveda, hermano del hacker, fue quien pidió el pasado 29 de mayo protección para Andrés Fernando, ya que indicó que en la Fiscalía lo estaban presionando: “señaló directamente al director del CTI, Julián Quintana, y al vicefiscal, Jorge Fernando Perdomo”.

“La Procuraduría Delegada Preventiva para los DD.HH. visita su lugar de reclusión el 13 de junio de 2014. En dicha diligencia, Andrés Sepúlveda reitera lo dicho por su hermano y lo deja por escrito mediante un acta redactada por uno de los funcionarios de la Procuraduría en la misma diligencia, ni antes ni después, como lo deja entrever Sepúlveda en la entrevista, que ha recibido presiones de agentes del CTI de la Fiscalía General de la Nación para declarar en contra de algunas personas a cambio de cuantiosos beneficios económicos y jurídicos para él y su familia”, puntualizó el Ministerio Público.

El tema está más caliente que nunca. Mientras unos consideran que el hacker no es más que un mentiroso con afán de protagonismo que está intentando enlodar a las altas esferas políticas del país, el presidente Santos manifestó que las declaraciones de Sepúlveda permiten inferir que “existe y existió allí una empresa criminal para delinquir y por eso como jefe de Estado pido que se llegue al fondo porque esas acusaciones, esos señalamientos, son supremamente graves. En un Estado de Derecho, en una democracia como la nuestra, eso es muy peligroso”.

Temas relacionados