Bloque Metro, la discusión paralela al caso Uribe

Noticias destacadas de Judicial

El informe que el Centro Estratégico de Valoración Probatoria del CTI le entregó al fiscal Gabriel Jaimes incluye un apartado sobre el bloque Metro, en el cual revela, entre otros datos, que una empresa de los hermanos Gallón Henao (vinculados al paramilitarismo) recibió un subsidio de Agro Ingreso Seguro.

“La primera acción del bloque Metro se produjo dos años después de que la familia del presidente Uribe se hubiera alejado totalmente de esa región (nordeste antioqueño), luego de la venta de (la hacienda) Guacharacas”. “Según los investigadores del fenómeno paramilitar en Antioquia, como la ONG Conciudadanía, el bloque Metro hizo su primera aparición en julio de 1998, repartiendo volantes en los que se hacía una fuerte advertencia a la población civil (…). En aquel momento Álvaro Uribe, su esposa Lina y sus dos hijos, Tomás y Jerónimo, se encontraban viviendo en la ciudad de Oxford (Inglaterra), en cuya Universidad -St. Antony’s College- adelantó estudios de posgrado”. (Lea también: Caso Álvaro Uribe: exesposa de Juan Monsalve fue reconocida como víctima)

Esas conclusiones quedaron plasmadas en el informe de 155 páginas que el Cevap (Centro Estratégico de Valoración Probatoria), una instancia del CTI que inauguró en 2017 el fiscal Néstor Humberto Martínez, remitió al fiscal Gabriel Jaimes el pasado 26 de marzo. El documento, que también conoció en su integridad El Espectador, lo vino a revelar esta semana el diario El Tiempo. Coincidió, de esa forma, con el arranque de la audiencia de solicitud de preclusión para el proceso en contra del expresidente Álvaro Uribe por presunta manipulación de testigos, que fue lo que pidió el fiscal Gabriel Jaimes alegando que no encontró delitos para achacarle al exmandatario.

La orden que se dio al Cevap fue hacer “la caracterización de interviniente del señor JGMP (Juan Guillermo Monsalve Pineda)”, sumado a “identificar, describir y analizar las variables sociodemográficas, políticas y psicológicas, entre otras, del interviniente dentro del proceso penal”. Monsalve fue un testigo principal para que la Sala de Instrucción de la Corte Suprema concluyera que el expresidente Uribe podría haber tratado de presionar a ciertos testigos para su beneficio, hipótesis que él rechaza de plano. Y para la Fiscalía, como ha contado este diario develando el plan de trabajo que siguió desde que recibió el caso Uribe, obtener cuanta información haya disponible de Monsalve se volvió prioridad.

En su informe, el Cevap dijo que Monsalve “le concede gran importancia a su imagen proyectada y autocuidado”, que “si bien no se trata de un sujeto emocionalmente expresivo, probablemente tiene un fuerte vínculo afectivo con su familia”, que muestra una “marcada impulsividad y desconfianza”, que “gusta del lujo y la ostentación” y que “su nivel de inteligencia, aunque debe ser promedio, le ha permitido desarrollar una importante habilidad como negociante”, entre otros rasgos. Pero esos no fueron los únicos datos que incluyó el Cevap en su informe. De las páginas 89 a la 94, ese Centro se ocupó de hacer su propio análisis sobre el bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia.

La investigación que abrió la Corte Suprema de Justicia contra el expresidente Uribe en 2018, y que tiene la Fiscalía a su cargo desde septiembre de 2020 tras la renuncia de Uribe al Congreso -lo que hizo que la Corte perdiera competencia para investigarlo por este tema-, es por dos delitos: fraude procesal y soborno en actuación penal. El tema sobre el cual se erige ese expediente son los señalamientos de Juan Guillermo Monsalve y del exjefe paramilitar Pablo Hernán Sierra en contra de Uribe como supuesto promotor del bloque Metro en el nordeste de Antioquia, región en la cual, durante muchos años, su familia tuvo una hacienda de cientos de hectáreas llamada Guacharacas.

El expresidente lleva años negando esas acusaciones en su contra y asegura que ni él ni su hermano -otro señalado por Monsalve y Sierra- han tenido que ver con el fomento del paramilitarismo en Antioquia. Ahora que la discusión está por llegar a jueces a través de la solicitud de preclusión que hizo la Fiscalía, la entidad tiene en su poder este documento que asevera que “la familia Uribe vendió la finca Guacharacas en 1996, un año antes de la existencia del bloque Metro”. Aunque, al tiempo, se contradice: “Evidencias recopiladas por la Ley de Justicia y Paz advierten que en el año 1995, meses después de la quema a la hacienda Guacharacas, nacería el bloque Metro en el municipio de San Roque”. (Le puede interesar: Caso Uribe: el testigo y “negociante” Juan Guillermo Monsalve, según la Fiscalía)

Según el reporte del Cevap, “Luis Alberto Villegas Uribe, Pedro David Gallón Henao y Santiago Gallón Henao fueron los tres primeros hombres en ser acusados de fundar el grupo paramilitar. Todos ellos tenían propiedades vecinas a la hacienda Guacharacas y habían hecho negocios con los Uribe Vélez”. Como gobernador de Antioquia, Uribe reconoció en 1996 la personería legal de la Convivir El Cóndor -cuyos nexos con el paramilitarismo ha documentado ampliamente la justicia colombiana-, cuyo representante legal era Villegas Uribe. El análisis incluye que Villegas fue asesinado en 2005 por orden de Julián Bolívar, tras descubrir que Villegas instaló un laboratorio de cocaína en sociedad con los Gallón.

En cuanto a los hermanos Gallón Henao, dice el reporte: “Son socios comerciales y amigos personales del expresidente Álvaro Uribe Vélez y han sido denunciados de manera reiterada por actividades criminales (…) Definitivamente no era un secreto en Antioquia que Santiago Gallón Henao, además de ganadero, tenía relaciones estrechas con el paramilitarismo y el narcotráfico”, por lo que fue condenado en 2010. Una empresa suya, llamada Clamasan S. A., revela este informe, “fue beneficiada con un subsidio de Agro Ingreso Seguro”, programa del gobierno Uribe. La empresa Ganados del Norte compró la hacienda Guacharacas en 1996 y, le dijo el propio Uribe a El Espectador en 2019, esa compañía era de herederos de Óscar y Darío Vélez Salazar. Según el informe de la Fiscalía, era “de los hermanos Gallón Henao”.

“Los hermanos Pedro David y Santiago Gallón Henao se dieron a conocer en la esfera nacional por el crimen del jugador de la selección Colombia Andrés Escobar -cierra el informe con respecto a este tema-. Los hermanos fueron condenados a 15 meses de cárcel por el delito de ‘determinadores de falsa denuncia agravada’, pero un par de meses más tarde un juez los dejó en libertad tras pagar una irrisoria multa”. Por el crimen del futbolista, cometido en 1994 después del Mundial de Fútbol en Estados Unidos, quien realmente resultó condenado fue Humberto Muñoz, conductor de los Gallón Henao. “Todavía no me habían dado la orden”, fue lo que le dijo Muñoz a la Fiscalía cuando le preguntaron si el homicidio se había perpetrado por indicación de sus jefes.

Paramilitarismo en el nordeste antioqueño

Que la Fiscalía le atribuya tres fechas distintas al surgimiento del bloque Metro (1995, 1997 y 1998), con el cual el expresidente ha dicho una y otra vez que no tuvo nada que ver, deja en evidencia un dato que la justicia colombiana ya da por cierto: que el paramilitarismo en el nordeste antioqueño, donde estaba la hacienda Guacharacas -allí yace hoy uno de los proyectos de explotación aurífera más importantes del departamento-, comenzó desde antes de que el bloque Metro existiera bajo ese nombre. “En el nordeste antioqueño hay registros de grupos paramilitares mucho antes del bloque Metro en el 98. De hecho, el bloque Metro entra a recoger algunas de esas experiencias”.

Esa es la conclusión de Fabián Restrepo, un investigador de la ONG Conciudadanía (la misma que cita el propio Cevap) y en la cual coincide Gisela Aguirre, otra investigadora de la misma organización. Ambos hablaron con este diario para explicar, en palabras de Restrepo, que “el bloque Metro es como una definición que se le da en el interior de las autodefensas a unas misiones específicas, una de ellas fue copar militarmente el territorio del nordeste y oriente antioqueño. Lo cual no quiere decir que antes de este bloque no existieran expresiones paramilitares en la zona, como Los 12 Apóstoles, una expresión paramilitar propia de los ganaderos del nordeste antioqueño y del Bajo Cauca”. (Lea también: Caso Uribe: la duda del reloj grabadora que habría resuelto el exabogado de Monsalve)

Un fallo que el Tribunal Superior de Medellín profirió en febrero de 2020, al cual el equipo del fiscal Gabriel Jaimes le hizo inspección durante su trabajo investigativo por el caso Uribe, sostiene que el bloque Metro fue la respuesta a la presencia en el nordeste antioqueño del frente Bernardo López Arroyave del Eln. Según el reporte del Cevap, el testigo Juan Guillermo Monsalve sostiene una relación -no explica de qué tipo- con Maricela Granda, “hermana de Darío Granda alias Gigante (…) era un reconocido militante del frente Bernardo López del Eln, y posteriormente de las autodefensas en el grupo del oriente”. Por esa vía, dice el Cevap, Monsalve afianzó “el conocimiento de esta actividad delictiva”.

El fallo de Justicia y Paz cuenta con testimonios de exparamilitares como John Fredy González, alias Rosco, quien contó en versión libre de 2010 que “la quema de la hacienda Guacharacas fue un antecedente a la formación de grupos paramilitares en la zona”. “Esa hacienda siempre la ha manejado la familia Villegas que son de San José y el señor Santiago Gallón”, agregó. El Cevap sostiene que “la única persona que ha dicho que los hermanos Uribe Vélez fueron los creadores del bloque Metro es Juan Guillermo Monsalve, mientras que ningún jefe de las Auc le haya dado validez a su testimonio”. Un dato que seguro se debatirá en profundidad, pues el exjefe paramilitar Pablo Hernán Sierra sostiene lo mismo que Monsalve. Uribe y su defensa mantienen que Monsalve es un testigo mentiroso.

La discusión que está por venir en la audiencia de solicitud de preclusión, de acuerdo con los elementos que tiene la Fiscalía en su poder, seguramente será extensa. Por ahora la decisión de si el caso por presunta manipulación de testigos se archiva o si el expresidente Uribe es llamado a juicio está en manos de la jueza 28 de Conocimiento, Carmen Helena Ortiz Rassa. (Le puede interesar: Radiografía del caso Uribe en la Fiscalía)

Vea el documento completo aquí

Comparte en redes: