'Lo botaron por un ascensor'

Las autoridades investigan qué pasó el sábado pasado en Bogotá cuando se presentó el incidente en el que el universitario Cristian David Jiménez cayó desde un quinto piso.

Todo parece indicar que Cristian David Jiménez fue agredido en un acto de intolerancia. El joven de 19 años, quien fue lanzado desde un quinto piso por el canal de un ascensor mientras asistía a una fiesta de cumpleaños en el barrio El Salitre en Bogotá, al parecer fue atacado por el simple hecho de tener el pelo largo.

El Espectador reconstruyó lo que sucedió esa noche gracias al testimonio de varios de sus amigos presentes el sábado 14, día que ocurrió el extraño accidente.

A pesar de las burlas y ofensas, Cristian decidió ignorarlos y, de acuerdo con sus amigos, se dedicó a disfrutar del cumpleaños. Momentos después se dio un enfrentamiento entre uno de los amigos de Cristian y los hombres que antes lo habían molestado. Según los asistentes, por este motivo se retiraron de la fiesta aduciendo que no querían “hacer más grande el problema”.

La noche siguió su curso, el baile y los tragos protagonizaron el cumpleaños. Las autoridades, de hecho, reportaron que una vez enterados del supuesto accidente fue muy difícil tomar las declaraciones de los jóvenes por el alto grado de alicoramiento en el que se encontraba la mayoría de ellos.

Entrada la madrugada Cristian o Morcillo, como le dicen de cariño, se quedó con otro amigo en el apartamento mientras los demás acompañaban a otra joven a tomar un taxi. Cuando el grupo regresó, todo fue una confusión. Uno de los jóvenes que estuvo con Cristian esa noche aseguró que cuando volvía al apartamento se encontró con alguien que les dijo a él y a sus acompañantes: “Váyanse ya que los van a matar”. Segundos después vieron bajar a varios jóvenes, entre ellos a los tres hombres que antes habían molestado a Cristian. Ignorando la advertencia del desconocido, subieron al apartamento en búsqueda de Morcillo.

Cuando llegaron al quinto piso descubrieron que en el lugar no había nadie ni tampoco rastro alguno de Cristian. Lo buscaron en todas las habitaciones y, finalmente, volvieron al pasillo. Empezaron a ver manchas en la puerta del ascensor, que estaba descolgada. De inmediato intuyeron lo que había pasado: el estudiante de derecho de la Universidad Católica había caído por el canal del ascensor.

Mientras bajaban corriendo llamaron, despavoridos, a una ambulancia. Cuando lo encontraron trataron de alumbrar el lugar con los celulares para ver si daba alguna señal de vida. El joven de 19 años respiraba con dificultad. La algarabía que se formó hizo que uno de los guardias de seguridad del conjunto se acercara y al ver lo que estaba sucediendo llamó a la Policía.

Se necesitó la ayuda de los Bomberos para sacar a Cristian del oscuro espacio, lleno de resortes y tornillos, al que había caído. El muchacho fue trasladado inmediatamente a la Clínica Colombia, donde permanece bajo un coma inducido. Según el dictamen médico, Cristian tiene la mandíbula rota, coágulos en el cerebro, una laceración en uno de sus riñones y una herida por arma cortopunzante. La tesis de sus amigos es simple: lo golpearon, abrieron las puertas del ascensor y lo empujaron al vacío.

En diálogo con El Espectador, uno de los testigos del hecho relató que en un momento de la noche, mientras estaba en una de las habitaciones del apartamento con dos amigos, escuchó un golpe muy fuerte. Según él, cuando salió a ver qué pasaba no encontró a nadie. Pero, poco después, alguien le dijo sin mayores rodeos: “A ese chino lo botaron por el ascensor”.

En este momento las autoridades adelantan la investigación que busca aclarar qué fue realmente lo que sucedió esa noche del sábado pasado y cómo fue que el joven estudiante de segundo semestre de derecho y baterista en una banda de rock terminó cayendo de un quinto piso. Los compañeros de Cristian David Jiménez ya rindieron su testimonio a la Fiscalía. ¿Crimen o accidente? La justicia indaga.

Según ellos, desde que llegaron al apartamento 504 de una de las torres del Conjunto Residencial Carlos Lleras Restrepo tres jóvenes desconocidos que también se encontraban en el lugar empezaron a molestar a Cristian por el largo de su cabellera. Incluso le dijeron que era un Emo (en referencia a una tribu urbana depresiva).

Temas relacionados