La brutalidad de un exnovio

La Fiscalía investiga a un hombre, Luis Felipe Bueno Cruz, señalado por su exnovia de haberla secuestrado, quemado, torturado e intentado asesinarla.

En Colombia la violencia contra la mujer ha llegado a niveles insospechados. Desde Rosa Elvira Cely, empalada en el parque Nacional, en Bogotá, en junio de 2012 hasta Angélica Gutiérrez Marín, asesinada ese mismo año por su exnovio, quien la atacó con un machete y luego la quemó.

El conflicto y el machismo de la sociedad se han ensañado con la mujer. A tal punto que ya hay un proyecto de ley que propone tipificar el feminicidio como un delito independiente en Colombia.

Mientras este proyecto es aprobado, en nuestro país se siguen presentando casos tan salvajes como el de Cely y Gutiérrez. Por ejemplo: el de una joven de 22 años que denunció que su exnovio, Luis Felipe Bueno Cruz, “la secuestró, le quemó y cortó los genitales, le practicó otras torturas e intentó asesinarla”, en hechos ocurridos recientemente en el barrio El Albergue del municipio de Guadalajara de Buga (Valle del Cauca)

Bueno, de 23 años de edad, fue detenido por la Policía de Buga el pasado 7 de enero, debido a una alerta de la comunidad. Y hoy la Fiscalía le imputó los cargos de secuestro simple agravado y homicidio en grado de tentativa, cargos que no fueron aceptados por el detenido.

A renglón seguido el juez tercero penal de ese municipio vallecaucano, con función de control de garantías, cobijó a Bueno con la medida de aseguramiento y este fue trasladado a la cárcel Divino Niño, ubicada en esta misma localidad y donde permanecerá mientras avanza el proceso en su contra.

“La investigación surgió a raíz de la denuncia presentada sobre un posible plagio en una casa ubicada en la calle 10 sur # 8-25, barrio Albergue, de esta ciudad. Cuando la Policía llegó, entrevistó a una mujer con muchas heridas y golpes, así como quemaduras en muchas partes del cuerpo, que estaba siendo atendida por la comunidad”, sostuvo el ente investigador por medio de un comunicado.

Al hablar con las autoridades, la mujer explicó que Bueno, su exnovio, la había citado a su casa, donde la mantuvo en contra de su voluntad y la agredió verbal y físicamente. Según la Fiscalía, la víctima “habría recibido múltiples golpes, quemaduras y cortaduras en sus genitales y otras partes del cuerpo. Asimismo, habría sido víctima de intento de estrangulamiento luego de haber sido amordazada”. Todo esto, al parecer, como venganza ante el rompimiento de la relación que sostenían.

La joven fue atendida en el hospital San José de Buga. El secretario de Gobierno de ese municipio, Ovidio Arango Esguerra, le dijo a Caracol Televisión que “las lesiones no comprometen su vida como tal pero obviamente serán los médicos legistas que dictaminen qué lesiones físicas tuvo esta niña en su integridad y así hará parte de las investigaciones”.

En el primer semestre del año pasado, 637 mujeres fueron asesinadas. 83 de estos homicidios fueron perpetrados, según Medicina Legal, con características propias de un feminicidio; es decir, que se cometieron basados, sobre todo, en el género de las víctimas y que, en su mayoría, fueron perpetrados por las parejas o las exparejas de las víctimas.