Buscan justicia en casos de periodistas asesinados en Colombia

Desde la una de la tarde, en la Plaza de Bolívar de Bogotá, se les rendirá un homenaje a los 153 periodistas asesinados en Colombia en los últimos 38 años.

Guillermo Cano fue asesinado el 17 de diciembre de 1986 en Bogotá. / Archivo El Espectador
Guillermo Cano fue asesinado el 17 de diciembre de 1986 en Bogotá. / Archivo El Espectador

Entre 1977 y 2015 han sido asesinados en Colombia 153 periodistas. Así lo reveló el Centro de Memoria Histórica en su informe “La violencia contra periodistas en Colombia”. Guillermo Cano Isaza, director de El Espectador entre 1952 y 1986, fue una de las víctimas. La noche del 17 de diciembre de 1986, mientras conducía su carro Subaru de placas AG 5000, tras salir de la sede de este diario en Bogotá, fue baleado por sicarios del cartel de Medellín. Una sentencia del narcotráfico para silenciar a la prensa.(Vea el especial 30 años sin Guillermo Cano)

Hoy, 2 de noviembre, cuando se celebra el Día internacional para poner fin a la impunidad de crímenes contra la prensa, declarado por la ONU, justo a 45 días de que se cumplan tres décadas de su asesinato, su rostro y el de 152 periodistas y empleados de medios de comunicación más, todos asesinados mientras ejercían su deber, estará presente en la Plaza de Bolívar de Bogotá. En un acto simbólico, familiares, amigos, periodistas y organizaciones dedicadas a la libertad de prensa les rendirán homenaje.(Vea qué pasaba en Colombia 100 días antes de que asesinaran a Guillermo Cano)

En diálogo con El Espectador, Ana María Busquets de Cano, esposa de Guillermo Cano Isaza y presidenta de la Fundación que lleva el nombre del director de este diario, fue enfática en decir: “Preferiría tener hoy a Guillermo vivo y no ver nada de lo que va a pasar hoy. Sería más bonito. Agradezco la colaboración y la fraternidad de todas las organizaciones y sé que vamos a concentrar a mucha gente, como en 1986 lo hicimos en la Marcha del Silencio”. Ana María Busquets se refiere al 19 de diciembre de hace tres décadas, cuando miles de personas salieron a las calles a repudiar el asesinato de este periodista que se encargó de advertir la influencia del narcotráfico en diversas instancias del poder. (Vea algunos de los textos de don Guillermo Cano)

Hace seis años, en 2010, el asesinato de Guillermo Cano fue declarado crimen de lesa humanidad. Sin embargo, los adelantos judiciales en Colombia han sido ínfimos. Al respecto, Pedro Vaca, director de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), comentó: “En Colombia la contribución de la justicia a la libertad de prensa es mínima. De los casos de periodistas asesinados, 73 están prescritos, es decir, la justicia nunca avanzó y no pudieron procesar a alguien”. (Le puede interesar conocer algunas de las pasiones de Guillermo Cano)

Con el apoyo de la Unesco, Open Society Foundations, Ifex, la Flip, la Fundación Guillermo Cano Isaza, Friedrich Ebert Stiftung, Andiarios, la Fnpi, el Ceper y las universidades Javeriana y los Andes, hoy la sociedad colombiana recordará los casos de 153 periodistas, víctimas de la Fuerza Pública, bandas criminales, narcotráfico, guerrillas, los paramilitares o autores desconocidos. “Es una apropiación del espacio público, porque cuando se asesina a un periodista se afecta el corazón de la democracia y los ciudadanos deben interesarse por las historias que se dejaron de contar y las voces que fueron silenciadas”, manifestó Pedro Vaca.

Por su parte, Ana María Busquets de Cano, viuda de Guillermo Cano, hizo un llamado para que el caso de su esposo se resuelva judicialmente. “Esperamos que se pueda agilizar la investigación, porque nosotros sabemos quién fue el culpable, pero hay mucha gente más que estuvo involucrada y en este momento está libre”.

A las 2:45 de la tarde, en el centro cultural Gabriel García Márquez, en Bogotá, intervendrán Frank La Rue, subdirector de la Unesco, y Ana María Busquets, presidenta de la Fundación Guillermo Cano Isaza. Hablarán sobre la valentía de los periodistas y las difíciles condiciones en las que se ven sometidos por hacer su trabajo.

Además, se realizará una charla sobre ¿Cómo se ejerce el periodismo en Líbano?, en la que participará May Chidiac, ganadora del Premio Guillermo Cano Isaza en 2006.

Durante el evento Édison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, hará un llamado para que este tipo de crímenes sean imprescriptibles: “La impunidad de los crímenes contra periodistas refuerza la violencia, desalienta a la prensa y deteriora la calidad de la democracia”, sostuvo.

Según la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), en la actualidad, el panorama para los periodistas no es alentador y en las regiones en las que más riesgo corren son Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, pues según la Fundación hay unas “rentas ilegales” muy poderosas con la capacidad de intimidar a la prensa. “A eso se suma la problemática del Catatumbo (Norte de Santander) y Arauca por la presencia de la guerrilla, porque aunque no generan hechos de violencia, sí tienen un poder de silenciamiento e intimidación. También nos preocupa el Bajo Cauca antioqueño”.

En el mismo acto se firmará un Manifiesto para la Libertad de Prensa en Colombia, escrito por la Flip y Andiarios, con el que se pretende hacer entender que la libertad de prensa es un derecho muy robusto y debe contar con la veeduría ciudadana. A través de este documento se plantearán los puntos que ellos consideran deberían ser prioridades del Estado para garantizar la libertad de prensa.