Buscan responsables en el caso de Sigifredo López

En el proceso serán llamados a declarar los peritos que hicieron los análisis técnicos al video en el que supuestamente aparecía el exdiputado.

Fiscal Martha Lucía Zamora.  / Archivo
Fiscal Martha Lucía Zamora. / Archivo

El giro en el caso del proceso que adelantó la Fiscalía contra Sigifredo López Tobón el año pasado, en el que lo capturó y lo señaló de ser responsable del secuestro y posterior asesinato de sus 11 compañeros de cautiverio y exdiputados del Valle (2002), obligó al Consejo Superior de la Judicatura abriera investigación disciplinaria contra los fiscales que estuvieron vinculados al caso. Son tres funcionarios judiciales los que están bajo la lupa del magistrado Henry Villarraga Oliveros por los errores cometidos en la recolección y verificación de pruebas.

Entre los investigados está la fiscal 4 delegada ante la Corte Suprema, Martha Lucía Zamora, quien además de haber sido fiscal general encargada, adelanta procesos como el caso de la muerte del universitario Luis Andrés Colmenares. Zamora fue vinculada a la investigación disciplinaria porque fue una de las encargadas de adelantar las pruebas técnicas —cotejo de voz y morfológico— al video en el que supuestamente aparecía el exdiputado planeando su propio secuestro y el de sus compañeros de la Asamblea del Valle del Cauca. Además, ella fue una de las que firmaron la resolución para capturar a López.

Junto a Zamora, también se investigará a los fiscales de la Unidad de Derechos Humanos Marlen María Barbosa y Hernando Castañeda Ariza. Los tres habrían pertenecido al cómite técnico jurídico que asesoró al fiscal 38 de DD.HH., Paulo César García, en el proceso que se adelantaba contra López. Una nariz y similitudes en la voz del exdiputado fueron los indicios que condujeron a cometer el error en el proceso y por tal motivo el alto tribunal ordenó “verificar la ocurrencia de la conducta, determinar si es constitutiva de falta disciplinaria, esclarecer los motivos determinantes, el perjuicio causado a la administración pública con la falta y responsabilidad disciplinaria de los investigados”.

Dentro de la investigación disciplinaria, el magistrado Villarraga escuchará las declaraciones juramentadas de la fonoaudióloga de la Dijín Judith Valencia Torres, de la perito del laboratorio de acústica de la Dijín Liliana Andrea Giraldo, del técnico de retrato hablado de la Dijín Juan Carlos Ramírez y de los investigadores del CTI Margarita María Marín y Carlos Jiménez Gallego. Todos ellos responsables de recoger pruebas y realizar los análisis técnicos al video que fue encontrado en el computador del extinto comandante guerrillero Alfonso Cano. Las diligencias se realizarán entre el 22 y el 31 de mayo, y a partir de estos testimonios la corporación determinará si los fiscales incurrieron en una falta disciplinaria o por el contrario, fueron inducidos al error por fallas en el análisis morfológico y el cotejo de voz.

Este caso no sólo generó indignación entre los familiares de los exdiputados asesinados en 2007, sino que el propio fiscal general, Eduardo Montealegre, tuvo que ofrecer excusas públicas a Sigifredo lópez por el garrafal error que cometió el ente investigador. Asimismo, Montealegre aceptó que no se verificaron los testimonios de cuatro exguerrilleros que vinculaban al exdiputado con las Farc y resultaron ser testigos falsos.