Caldas: cinco años de inestabilidad política

Cuatro congresistas condenados y alcaldes procesados por nexos con los paramilitares. Un gobernador suspendido y el actual, con su elección en entredicho.

La anulación en primera instancia de la elección del gobernador de Caldas, Guido Echeverri Piedrahita, es un capítulo más de la inestabilidad política que vive este departamento cafetero hace cinco años, donde la parapolítica y la corrupción no han dado tregua. Y en la mayoría de los casos, los partidos Liberal y Conservador están involucrados.

El balance da cuenta de cuatro congresistas condenados por parapolítica; otros tres investigados por posible corrupción; varios alcaldes municipales procesados por posibles nexos con las Auc; el principal cacique liberal en juicio por homicidio, y, recientemente, el exgobernador suspendido por posibles actos de corrupción. A todo este panorama se suma el proceso contra el actual mandatario departamental.


Parapolítica

La seguidilla de hechos que puso al descubierto los delitos de la clase dirigente comenzó con la parapolítica. Las autoridades descubrieron cómo Ferney Tapasco González, jefe del Partido Liberal en Caldas, hizo alianzas con el jefe paramilitar alias ‘Ernesto Báez’ para asegurar las elecciones al Congreso en 2006. Gracias a esta unión, el grupo político alcanzó dos curules en la Cámara de Representantes.

Esto sirvió para capturar en 2008 a los congresistas Dixon Tapasco y Enrique Emilio Ángel Barco (aceptó cargos), quienes fueron condenados por parapolítica. Sus reemplazos fueron Jairo Llano y Juan Pablo Sánchez, quienes corrieron igual suerte. El grupo de liberales investigados por parapolítica lo completó el tradicional cacique liberal Víctor Renán Barco, quien murió en enero de 2009.

En este punto es clave recordar que Ferney Tapasco González, quien reemplazó a Barco en la dirección del Partido Liberal en Caldas, también fue condenado por parapolítica y actualmente se encuentra en juicio por el asesinato del periodista Orlando Sierra Hernández, subdirector del diario La Patria de Manizales.

Junto a los liberales, la Corte Suprema de Justicia también abrió investigación contra dos políticos del Partido de La U: la exsenadora Adriana Gutiérrez Jaramillo, quien renunció al Senado para enfrentar su defensa, y el actual senador Óscar Mauricio Lizcano. En ambos casos, las investigaciones no pasaron los procesos de la etapa preliminar.

Los procesos por nexos entre políticos y paramilitares también se adelantaron a nivel local, lo que permitió la condena del exalcalde de La Dorada, Justo Capera Caicedo, y el exalcalde de Pácora Orlando Ríos Galvis. A estos condenados se suman las investigaciones contra otros exalcaldes de municipios como Aguadas, La Dorada, La Merced, Villamaría, entre otros. De igual forma, se habla de investigaciones a concejales y diputados del departamento.


Corrupción

En medio de este panorama, las denuncias de posible corrupción también han golpeado al departamento. Las investigaciones contra el cacique conservador Ómar Yepes Alzate, por su posible participación en las irregularidades dentro de la Dirección Nacional de Estupefacientes, al igual que la investigación contra el actual jefe conservador Luis Emilio Sierra, son algunos de los casos que afectan al departamento.

Pero quizás el caso más reciente y que más ha sonado en el país es el del exgobernador Mario Aristizábal Muñoz, a quien investigan por posibles hechos de corrupción. El exmandatario departamental fue socio de los dueños del chance en Caldas y al posesionarse les rebajó las transferencias que debía hacer a la salud del departamento. Esto generó investigaciones penales, fiscales y disciplinarias.

El año pasado lo suspendió el presidente, atendiendo una solicitud de la Contraloría General de la República, porque supuestamente estaba desde su cargo entorpeciendo la investigación. Debido a esta decisión, no pudo terminar su mandato. De igual forma, cabe resaltar que la justicia lo investiga por posibles nexos con las Auc.

Este panorama cierra con la reciente decisión del Tribunal Administrativo de Manizales de anular la elección del actual mandatario Guido Echeverri Piedrahita, quien apeló la decisión y tendrá que esperar la decisión del Consejo de Estado, para saber si se queda o se va. Si bien su caso no tiene que ver con corrupción, ni paramilitarismo, sino una violación al régimen de inhabilidades, si aporta a la constante inestabilidad política que vive Caldas desde hace cinco años, que la mantienen estancada en sus principales indicadores de desarrollo.

Temas relacionados