Capturado alias 'Carlos Pesebre', jefe de la oficina de Envigado

Este es el primer resultado del arribo a Medellín del director de la Policía, el general José Roberto León Riaño.

La Policía Nacional logró este martes los primeros resultados operacionales, luego de la decisión del Gobierno Nacional de arremeter contra la criminalidad en Medellín (Antioquia).

Las autoridades lograron la captura de alias ‘Carlos Pesebre’, actual jefe de la oficina de Envigado, que mantenía el control de esa banda criminal. Fue aliado de grupos paramilitares en el occidente de Antioquia, antes de ingresar a la organización criminal "la Oficina". Sería el presunto líder de la Odín (organización delincuencial integrada al narcotráfico) ‘Robledo’, con influencia directa en las comunas 7, 12 y 13.

Freiner Ramírez García era uno de los más buscados hace dos años y la Alcaldía de Medellín ofreció una recompensa de hasta 50 millones de pesos por su captura.Contra el capturado de 39 años de edad, recientemente fue expedida una orden judicial por el delito de concierto para delinquir agravado.

Se conoce que este presunto ciminal tenía bajo su mando cerca de 200 delincuentes vinculados de forma directa con actividades sicariales y de narcotráfico.

Se investiga su participación en el homicidio de la defensora de Derechos Humanos Judith Vergara Correa, integrante de la Corporación para la paz y el desarrollo social (CORPADES), presidenta de la Acción comunal del barrio El Pesebre y candidata del Polo Democrático Alternativo a la junta administradora local de la comuna 13 y quien además hacía parte de Redepaz, Asapaz Antioquia y las Madres de la Candelaria. Así mismo, es señalado como autor material e intelectual de varias acciones de violencia contra otros integrantes de esta Corporación.

Igualmente se le sindica de ser el autor intelectual del múltiple homicidio ocurrido el 5 de mayo de 2006 en el barrio Santa Rosa de Lima, donde fueron asesinados 4 jóvenes.

“Carlos Pesebre” posterior a la captura de colitas (hombre de confianza de “Sebastián”), asumió la responsabilidad de coordinar la seguridad de los hermanos Vargas Cardona, así como de realizar las coordinaciones a través de abogados para lograr el traslado de centro de reclusión de alias “frank”.

Su emporio criminal lo basaba en el control del microtráfico y las extorsiones en el Valle de Aburrá, pero logró establecer reconocidas “oficinas de cobro” a nivel nacional mediante las cuales prestaba los servicios de ajustes de cuentas criminales. De igual forma obtenía grandes réditos económicos a través de negocio de finca raíz.