Capturado mayor de la Policía por vínculos con alias 'Inglaterra'

Héctor Fabio Murillo Rojas es investigado por la Fiscalía por presuntamente ser el enlace del Clan del Golfo para la compra de armas.

El mayor Héctor Fabio Murillo fue capturado en las instalaciones de Policía Antioquia.archivo El Espectador

Este domingo fue capturado el mayor de la Policía Héctor Fabio Murillo Rojas, investigado por una presunta alianza criminal con Luis Eduardo Padierna, alias Inglaterra, abatido en Norte de Santander en desarrollo de la operación Agamenón II. (En contexto: Con corridos prohibidos y pólvora fue recibido el féretro de 'Inglaterra').

En rueda de prensa, Claudia Carrasquilla, directora Nacional de fiscalías contra el crimen organizado, informó que el oficial estaba encargado de entregar armas a la organización criminal. “Se logró determinar que existía un mayor de la Policía Nacional adscripto a la seccional Antioquia, el cual se encargaba del manejo y la consecución de las armas de fuego para los diferentes atentados que se hicieron en el plan pistola en Antioquia”.

El mayor de la Policía será presentado en las próximas horas ante un juez de garantías de Antioquia. La Fiscalía le imputará cargos por los delitos de concierto para delinquir agravado y prevaricato por omisión. El ente investigador solicitará la medida de aseguramiento en centro carcelario.

Esto es el resultado de la campaña Agamenón II, que desde junio busca acabar con el poderío del Clan del Golfo, una de las más poderosas estructuras delincuenciales que, tras la desaparición de los grupos paramilitares , comenzó a copar sus territorios, se adueñó de las principales rutas para la salida de drogas hacia Estados Unidos, se enseñoreó con su violencia en los pueblos más abandonados de las costas colombianas y hasta se dio el lujo de lanzar un Plan Pistola en contra de la Policía. 

En los últimos dos años, las autoridades han capturado al Clan del Golfo 1.500 de sus integrantes y han decomisado 100 toneladas de coca y activos, por el equivalente a $500.000 millones, que han pasado a extinción de dominio.