Capturan a 22 narcotraficantes solicitados en extradición

Los detenidos serán procesados en países como España, Italia, Brasil, Perú, Malta, Estados Unidos, entre otros.

Durante un operativo de Interpol y la Policía, en varias ciudades de país, fueron capturadas 22 personas sindicadas por el delito de tráfico de estupefacientes. Los capturados serán procesados en países como España, Italia, Brasil, Perú, Malta, Estados Unidos, entre otros.

Larry Yepes, señalado de traficar más de 30 toneladas de cocaína hacia España y quien fue capturado en la ciudad de Armenia, era el jefe de una organización criminal que trasportaba la droga en contenedores con harina de palmaste en las localidades de Nijar, Arganda y el puerto de Cádiz.

Yepes se movilizaba por los sectores cafeteros debido al gran número de bienes inmuebles que posee en la región. Es de resaltar que este ciudadano también se encuentra procesado por el delito de tráfico internacional de cocaína en los Estados Unidos de América, por agencias antidrogas.

Helmer Gonzalo Chávez Rusinque, responsable del tráfico de grandes cantidades de droga especialmente en Madrid, era integrante de la organización denominada la “Camorra” dedicada al tráfico de sustancias estupefacientes (cocaína) desde Latinoamérica a España.

Chávez hizo parte de un grupo de ciudadanos colombianos asentados en territorio español, encargados de suministrar estas sustancias, además de facilitar otro tipo de logística a grupos criminales de ciudadanos italianos que servían de puente con los clanes Camorristas con injerencia en Nápoles, Italia.

Carlos Arturo Campiño, buscado desde el 2001 por España, fue capturado en la ciudad de Pereira. Era jefe de una organización que tenía como modus operandi el suministro y distribución de cocaína procedente de Colombia con destino a Gran Bretaña, Holanda, Francia e Italia; para tal efecto utilizaba la infraestructura de una empresa internacional de transporte con domicilio en España.

Campiño era un reconocido ganadero del departamento de Risaralda, donde posee diferentes bienes entre ellos una finca avaluada aproximadamente 1.600 millones de pesos. Campiño era un objetivo desde el 2001 para la Guardia Civil española por su importancia en la organización Criminal.

Alejandro Gracia Álvarez, considerado el narcotraficante más buscado de Argentina, fue capturado en Bogotá. Según las autoridades Gracia es jefe de una organización criminal compuesta por 24 colombianos y argentinos que organizaban empresas fachada, negocios inmobiliarios y automóviles de alta gama, considerado además la mano derecha de Ignacio Álvarez Meyendorff, narcotraficante colombiano radicado en Argentina y extraditado a los Estados Unidos en el 2013.

Se calcula que esta organización “lavó más de $900 millones de dólares productos del tráfico de droga hacia Europa y Estados Unidos, a través de empresas en sociedad con otros colombianos vinculados al lavado de activos”.

Ángel Rodrigo Mateus Barreto alias ‘bombillo’ o ‘Gus’, fue capturado en la ciudad de Yopal, y es solicitado en extradición por las autoridades peruanas.

Era el cabecilla de una organización criminal dedicada al tráfico ilícito de drogas, donde supervisaba el financiamiento de las operaciones criminales, así mismo, coordinaba en Colombia el trasporte, almacenamiento, método de ocultamiento de la cocaína para ser enviada a Perú y posteriormente al exterior. Entre los métodos de ocultamiento de esta organización estaba el empacar al vacío (precintado) la cocaína para que esta quedara con color y forma de ladrillos.

Otro de los capturados fue identificado como Oscar Elejalde Montoya, capturado en Medellín es requerida por autoridades judiciales de la República Federativa de Brasil por el delito de tráfico internacional de drogas.

De acuerdo a las autoridades brasileras habría sido condenado a 9 años de prisión abierta, luego de haber sido capturado en flagrancia en Tupa (Brasil), por mantener cocaína en congeladores para transportarla a los muelles del Puerto de Santos y posteriormente exportarla hacia España entre 2001 a 2007; sin embargo, dicha condena no la cumplió huyendo de la justicia brasilera.