Capturan a 72 integrantes del Clan Úsuga

Con estas detenciones se cierra aún más el cerco contra 'Otoniel', máximo jefe de esa organización.

La Policía asestó un duro golpe contra el Clan Úsuga, que deja aún más acorralado a su máximo cabecilla Darío Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’, uno de los jefe criminales más buscados por las autoridades.

En el marco de una redada contra el crimen que se realizó de manera simultánea en los departamentos de Antioquia, Chocó, Valle del Cauca, Sucre, Córdoba y Atlántico, la Policía reportó la captura de 72 integrantes del Clan Úsuga, señalados de homicidios, extorsiones, narcotráfico y proxenetismo.

De acuerdo con el informe oficial, entre los detenidos están seis cabecillas de estructuras urbanas, financieras y armadas, se notificó a siete reclusos que continuaban delinquiendo desde prisión y se capturó además a una mujer sindicada de inducir a niñas para asistieran a reuniones íntimas con los jefes de la organización.

Uno de los jefes de esta organización fue identificado como Manuel Palacio, conocido con el alias de ‘Calvo Coyote’, quien tenía su eje criminal entre los departamentos de Chocó y Antioquia. “Por instrucción de ‘Otoniel’, adquiría armamento, munición, explosivos y material logístico para distribuirlo a los diferentes grupos. Su captura se presentó en Riosucio (Chocó) y deberá responder por los delitos de concierto para delinquir y homicidio agravado”, señalaron fuentes de la Policía.

En el mismo municipio también fueron capturados: Eleuterio Murillo, alias ‘Lute’, un contratista de la alcaldía a quien se le decomisó una mini-ingram con silenciador; y Yarlington Gómez, alias ‘Yarlington’, un asistente de la Fiscalía de Riosucio, señalado de suministrar información de los procesos investigativos que se adelantaban contra los integrantes del Clan Úsuga en esa región del país.

Red de proxenetismo del Clan

Los investigadores de la Policía interceptaron varias comunicaciones en las que se evidencia la forma en la que operaba esta red de proxenetismo, que engañaba a niñas y adolescentes de la región de Urabá, y con falsas ofertas de trabajos domésticos, para llevarlas a viviendas rústicas para que los cabecillas de la organización las explotaran sexualmente.

Briseida Machado, alias ‘Paola’, capturada en Chigorodó (Antioquia), sería la mujer que buscaba a las jóvenes y las contactaba con los delincuentes. Así quedó evidenciado en varias horas de grabación obtenidas por los investigadores”, agregó la Policía.

El despliegue operativo permitió detener a alias ‘Rafa’, ‘Paula’, ‘Negro’, ‘Tito’, ‘Mandungo’ y ‘Napoleón’, entre otros delincuentes sindicados de múltiples muertes violentas, tráfico local de estupefacientes en Chigorodó, Carepa y Apartadó (Antioquia), y extorsiones en Montelíbano, La Apartada, Puerto Libertador, Valencia, Tierra Alta y San José de Uré (Córdoba).

En Chocó cayeron alias ‘Tiago’, hombre de confianza del cabecilla conocido como ‘Gua-Gua’; ‘Tocayo’, quien coordinaba los envíos de cocaína desde el Golfo de Urabá rumbo a Centroamérica; alias ‘Orlando’, señalado de conseguir las lanchas rápidas para sacar los cargamentos; ‘Gustavo’, determinador de las extorsiones a mineros; y ‘La Secretaria’, quien sería la encargada del pago de la nómina a los integrantes de la organización.

Otras cuatro capturas se cumplieron en Buenaventura (Valle del Cauca), están relacionadas con exigencias ilícitas a los comerciantes para establecerse en el puerto del pacifico y aumentar el nivel de intimidación a los pobladores.

Mientras que en Atlántico, la cifra de detenidos llegó a 20. Todos al servicio del “Clan Úsuga” e involucrados en cerca del 60% de las extorsiones al comercio, plazas de mercado, transportadores y profesionales, en Barranquilla y Soledad.

Sobresalen las capturas de John Jiménez, alias ‘Magangué’ y Deree Ramos, alias ‘Papa Jhon’, máximos cabecillas. También son judicializados recaudadores de los dineros producto de las exigencias ilícitas, intermediarios y sicarios que en varias oportunidades lanzaron artefactos explosivos contra establecimientos comerciales y confrontaban otras bandas que intentaban incursionar a sus zonas de influencia.

Las audiencias de judicialización de 65 de los 72 capturados, se cumplen en Medellín, Montería y Barranquilla. En la ofensiva que incluyó más de 60 órdenes de allanamiento, fueron encontradas armas de fuego, 84 teléfonos móviles, computadores y memorias USB con importante información sobre las acciones ilegales del clan criminal.