Capturan al sargento (r) Bernardo Alfonso Garzón por retoma del Palacio de Justicia

Se trata de uno de los oficiales de inteligencia que reveló que la guerrillera Irma Franco había salido con vida del holocausto.

Este jueves fue capturado el sargento (r) del Ejército Bernardo Alfonso Garzón Garzón, uno de los testigos principales del holocausto del Palacio de Justicia ocurrido el 6 y 7 de noviembre de 1985. El suboficial (r) fue retenido en el Valle y trasladado a Bogotá en cumplimiento a una orden de captura que había producido la Unidad de fiscales delegados ante la Corte Suprema de Justicia y que era de orden internacional.

Según el fiscal general Eduardo Montealegre, “Garzón es una especie de eslabón perdido en el caso del Palacio de Justicia porque es una persona que tiene conocimientos muy importantes sobre los hechos del holocausto”.

Agregó que la colaboración del suboficial (r) es de gran importancia porque a partir de “su captura y sus declaraciones se van a producir nuevas revelaciones muy importantes en el caso del Palacio de Justicia. La declaración de este sargento (r) es supremamente importante en el tema de desaparecidos del Palacio como el de Nidia Erika Bautista y otras personas”.

Montealegre también aseguró que “inicialmente se dijo que Garzón no se encontraban en el Palacio de Justicia el día de los hechos, pero se están analizando unos videos que fueron realizados por un noticiero de amplia difusión constatar que este señor sí se encontraba en el lugar de los hechos (…) Ya había rendido ciertas declaraciones donde comprometía a altos oficiales y después se retractó”.

Entre las acusaciones de Bernardo Garzón Garzón, el suboficial sostuvo que durante la operación militar de recuperación del Palacio, miembros de inteligencia del Ejército habían retenido a la guerrillera Irma Franco en una camioneta y que, luego de sacarle información había sido asesinada y su cuerpo, arrojado en una vía. (Ver La inteligencia de un sargento viceprimero del Ejército)

El sargento (r) habló por primera vez de las irregularidades del Palacio de Justicia –y de otros temas que ponían en tela de juicio el actuar de la Brigada XX de Inteligencia del Ejército y el Batallón Charry Solano durante los años 80– el 22 de enero de 1991 cuando se presentó ante la Procuraduría.

En pocas palabras, el suboficial declaró que desde 1978 perteneció al Batallón Charry Solano y que después de participar en varias operaciones de infiltración al M-19 y las Farc, le encomendaron la misión de conseguir una finca para mantener a dos personas que iban a ser detenidas.

Según él, uno de los capturados logró huir, se presentó a las autoridades de Soacha, y él terminó acusado de secuestro. Supuestamente, abandonado por sus superiores y objeto de amenazas, decidió acudir a la justicia para reconocer casos de desaparición forzada perpetrados por oficiales y suboficiales del inteligencia del Ejército.

En particular, el sargento Bernardo Alfonso Garzón Garzón aseguró que en abril de 1989, personal de la Brigada XX del Ejército y el Batallón Charry Solano habían participado en el secuestro y desaparición de Amparo Tordecillas, compañera sentimental de un comandante del Epl.

De igual manera, sostuvo que en agosto de 1987 se había efectuado una operación semejante con la activista política del M-19 Nydia Erika Bautista, y que, por la misma época, entre otros casos, se repitió el procedimiento para el secuestro y tentativa de homicidio de Guillermo Marín y el plagio de José Cuesta, ambos dirigentes del M-19.

Aunque en ese momento los mayores dolores de cabeza recayeron en el comandante de la Brigada XX de Inteligencia para la época de los hechos, coronel Álvaro Velandia Hurtado, también los señalamientos alcanzaron al entonces coronel Iván Ramírez Quintero.
 

471908

2014-01-30T16:00:06-05:00

article

2014-01-30T16:03:31-05:00

ee-admin

none

Judicial

Capturan al sargento (r) Bernardo Alfonso Garzón por retoma del Palacio de Justicia

84

4153

4237