Capturan a Assi Mosh, el israelí buscado por promover la explotación sexual en Colombia

La detención se hizo en Lisboa, Portugal. Según la Fiscalía, es una de las personas encargadas de una red proxenetas en Colombia que fue identificada el año pasado cuando se hicieron operativos en la costa caribe.

Captura de pantalla Noticias Caracol

El israelí Assi Moosh, quien estaba radicado en Colombia hace más de 10 años, estaba en la mira de las autoridades por su presunta participación en una red dedicada al turismo sexual, la explotación sexual de menores de edad y de proxenetismo en Colombia. Por esos hechos fue expulsado del país el 17 de noviembre de 2017, pero desde julio de 2018 tenía una orden de captura y una circular azul de Interpol para su ubicación. Este miércoles fue capturado en Lisboa, Portugal.

En junio pasado, la Fiscalía, la Policía Nacional y Migración Colombia allanaron un lugar conocido como ‘Casa Benjamin’, que permitió recopilar pruebas de estos casos de explotación sexual en Cartagena y se capturaron a seis personas, entre colombianos y extranjeros, que serían los responsables de las prácticas sexuales masivas y otros delitos. Ahora, Moosh deberá responder por los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, turismo sexual e inducción a prostitución.

De otro lado, en diciembre de 2018, la Fiscalía dio a conocer la existencia de una mafia israelí dedicada a estos delitos. Según la entidad, los paquetes eran promocionados exclusivamente entre nacionales de Israel, la mayoría empresarios y hombres que terminaban su servicio militar obligatorio en ese país. A su llegada a Colombia, los extranjeros cumplían tours en hoteles, hostales, fincas y yates, asistían a fiestas privadas de música electrónicas y diversos escenarios en los que primaba la esclavitud sexual de menores de edad, jóvenes y mujeres, y el consumo de licor y drogas.

En diciembre, se hicieron seis capturas y se allanron bienes que figuran a nombre de los presuntos proxenetas como el balneario Benjamin, en Taganga – Santa Marta; un inmueble conocido como Hotel Casa Medellín, ubicado en esa capital; y el hostal Casa Iftach, en Bogotá. Las mencionadas propiedades habrían servido de hospedaje exclusivamente a turistas israelíes y sus administradores, al parecer, auspiciaron la explotación sexual de niñas y adolescentes, y el consumo de estupefacientes.

Temas relacionados