A la cárcel implicada en rapto de bebé en Bogotá

Cuando conoció la decisión del juez la mujer se desmayó.

El juez 72 de control de garantías cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario a Isaura Luzmnina Valencia Quiñónez, investigada por presuntamente haber participado en los hechos que rodearon el rapto de un bebé de 16 días de nacido el pasado miércoles en el barrio Marco Fidel Suárez, en el sur de Bogotá.

El funcionario judicial acogió la solicitud de la Fiscalía General, indicando que existe un grave riesgo de que la ahora procesada no se presente en las próximas diligencias judiciales, teniendo en cuenta además la gravedad del delito de secuestro simple agravado imputado por el ente investigador.

En este sentido consideró que según los elementos presentados la ahora procesada “muy probablemente” tenía conocimiento sobre la gravedad de su conducta y las consecuencias de sus actos. “La actitud de la aquí imputada causó daño, angustia y zozobra en la familia de la bebé raptada y de la misma procesada”.

Sin embargo en medio de la intervención del juez la mujer de 39 años sufrió un desmayo hecho que obligó a la suspensión de la diligencia judicial mientras llevaban los paramédicos y le realizaban una evaluación médica. Según se ha podido establecer la ahora procesada no había comido en todo el día que se extendió desde las 10 de la mañana a las 5 de la tarde.

La abogada Saturia Flechas Díaz, quien defiende los intereses de la mujer, aseguró que al parecer su cliente sufre un problema de tensión ya que esta situación se había presentado en otros escenarios. “Venía reportando respiración agitada y me manifestó que se sentía mal. Yo le di una botella de agua y de pronto se desmayó pero los familiares me han dicho que esto había sido constante”.

Igualmente le manifestó al juez y los otros sujetos procesales que envíen a su cliente a Medicina Legal para que se le haga un estudio psicológico con los mismos elementos materiales probatorios que se presentaron en esta audiencia para determinar si tiene algún trastorno permanente o transitorio que pudo llevar a verse envuelta en esta situación.

“En la diligencia se conoció que la Fiscalía entrevistó a la suegra, al esposo, a la dueña de la casa y refieren que ella estaba embarazada, que se realizó un baby shower. Yo no puedo decir que sea la hija pero algo irregular está aconteciendo en la mente de mi representante”, precisó la jurista quien manifestó que su defendida asegura que la menor raptada es su “hija, su bebé y que ella la tuvo”.

Por estos hechos la mujer se enfrenta a una pena entre los 25 y los 45 años de prisión. En las próximas horas, después de una nueva revisión, será trasladada a la cárcel El Buen Pastor en la capital de la República.

Temas relacionados