A la cárcel miembro del Ejército señalado de entregarle información a 'Romaña'

Haría parte de una banda criminal que tendría nexos con las Farc y los carteles mexicanos.

Un juez de garantías de Bogotá envío a la cárcel La Picota de Bogotá a un oficial de la Inteligencia del Ejército señalado de pertenecer a una banda criminal que tenía nexos con la guerrilla de las Farc, la disidencia del Erpac y los carteles de la droga mexicanos.

Y es que según la Fiscalía, que le imputó el pasado martes el delito de concierto para delinquir agravado junto a sus otros cuatro compañeros de la organización, el uniformado entregaba información sobre operativos que se iban a adelantar en contra de los cabecillas de las Farc en diferentes departamentos del país.

“Se ha podido evidenciar que existen en esta organización criminal vínculos con militares activos de las Fuerzas Militares, esto es Ejército Nacional”, señaló el fiscal al señalar que en el caso del militar este le entregaba la información a su compañera sentimental quien se la pasaba a la guerrilla al cambio de un pago de dinero.

Según el fiscal de la unidad contra las Bandas Criminales, el uniformado haría parte fundamental de una compleja organización que vendía información reservada a la guerrilla de las Farc, y la cual además tendría vínculos con la disidencia del Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia (Erpac) y los carteles mexicanos de la droga, principalmente el de Sinaloa.

“Es orgánico de la regional de Inteligencia N°4 con sede en Villavicencio en el grado de agente de inteligencia, sería compañero sentimental de Doris Nayibe Joya. Usted sería la persona encargada de suministrar la información catalogada como reservada dentro de la estructura de las Fuerzas Militares, con el fin de ser comercializada a grupos delincuenciales y a las Farc”, señaló en la audiencia pública.

Y es que según la investigación obtenida por la Fiscalía, la organización le pasaba información principalmente al comandante guerrillero y miembro del Secretariado de las Farc, Henry Castellanos Garzón, alias ‘Romaña’, datos que fue confirmada por un desmovilizado de dicho grupo guerrillero.

Los nexos con el Cartel de Sinaloa

De acuerdo con el fiscal del caso, Doris Nayibe Joya Carrillo, conocida con el alias de ‘La Tía’, cabecilla de la organización, viajó en una oportunidad a Ciudad de México donde se entrevistaba, supuestamente, con miembros del cartel de Sinaloa, para negociar la venta de cocaína.

‘La Tía’ fue señalada además presumiblemente, conexión directa con el jefe del Frente 53 de las Farc y con mandos medios de otros cinco frentes de esa guerrilla en los departamentos de Meta. Guaviare, Arauca, Vichada y Casanare.

Igualmente el fiscal señaló que la mujer, quien se hacía pasar como directora de una ONG de desplazados es responsable además de ordenar y ejecutar una serie de secuestros, extorsiones y homicidios.

“Fue a México para hacer contactos y vender la droga allá y luego al regreso arrancó para el monte para verse con ‘Romaña’. Ella me contó que había hechos contactos con el cartel del Distrito Federal de México y con el de Sinaloa. Ellos llegaron a Villavicencio y las reuniones las hacen en hoteles y apartamentos”, señaló el fiscal citando la declaración rendida por el informante.

Y es que en pruebas reveladas por el testigo ante la Fiscalía se indica que ‘Romaña’ le pagó dinero para que le entregaran información de operativos en su contra.

“Por orden de ‘Romaña’ ella le pagó a un tal teniente por una información en donde habían datos de inteligencia militar de una
operación contra ‘Romaña’. También me dijo que ‘Romaña’ con esa información mandó a matar al informante”, señaló.

La organización criminal

Según la Fiscalía General, la organización criminal delinquía en los departamentos de Guainía, Meta, Vichada, Guaviare y Cundinamarca, principalmente.

De acuerdo el ente acusador La Tía’ era la encargada además de recoger la información de las futuras víctimas de extorsión y luego de esto alias el ‘Zarco Aldinever’, quien es el coordinador del Bloque Oriental de las Farc autorizaba que se hicieran las operaciones delincuenciales. 

Los cinco miembros de la banda, quienes fueron capturados el pasado lunes en Villavicencio, fueron cobijados con medida de aseguramiento y enviados a las cárceles La Picota, La Modelo y El Buen Pastor después de que no aceptaran el delito de concierto para delinquir agravado imputado por la Fiscalía.